CONOCERNOS ¿qué nos quiere decir el cuerpo con la enfermedad?

CONOCERNOS ¿qué nos quiere decir el cuerpo con la enfermedad?
CONOCERNOS, es un libro de consulta, para que quien sufra de una enfermedad pueda averiguar de una manera sencilla y rápida la verdadera causa emocional de su problema.Pueden adquirirlo en papel y también en versión digital (Kindle) a la derecha.

11 febrero 2019

Demoledor informe sobre las vacunas

"Cuatrocientos niños españoles van a arriesgar esta semana su salud y su vida para que dos multinacionales se enriquezcan con una vacuna absolutamente innecesaria. Y eso sólo es posible porque a los padres no se les ha contado la verdad ya que de lo contrario jamás habrían accedido a que sus hijos hagan de cobayas humanas".
Quien de forma tan contundente se expresa es José Antonio Campoy, director de la revista Discovery DSALUD (www.dsalud.com) y actual presidente de la World Association for Cancer Research (WACR)- en declaraciones hechas esta misma mañana a MEDNEWS cuando le localizamos para comentar el sorprendente monográfico que esa publicación acaba de sacar a la venta hoy lunes.
"Hay numerosos trabajos científicos, algunos de los cuales los citamos en el informe que acabamos de publicar, según los cuales las vacunas, a causa fundamentalmente de las sustancias adyuvantes que llevan, pueden provocar autismo, síndrome de Guillain-Barré, lupus eritematoso sistémico, esclerosis múltiple, esclerosis lateral amiotrófica, artritis, fibromialgia, fatiga crónica, úlceras, mareos, debilidad, pérdida de memoria, convulsiones, cambios de humor, problemas neuropsiquiátricos, diarrea crónica, sudoración nocturna, adenopatías, erupciones, dolores de cabeza crónicos y muchas otras patologías, Pero de eso nadie habla. ¿Se lo han explicado las autoridades sanitarias y médicos a los padres de esos niños a los que van a usar de cobayas", pregunta José Antonio Campoy.
"Nadie habla de ello -seguiría diciéndonos- pero resulta que la cepa del virus A-N1H1 produce entre un 30% y un 50% menos ingrediente activo del esperado así que para resolver la falta de materia prima, dados los cientos de millones de vacunas que quieren vender los laboratorios, están usando sustancias que aumenten la respuesta inmune del organismo obviando que muchas son altamente tóxicas. En suma, para producir más y reducir costes usan adyuvantes y así necesitan diez veces menos cantidad de antígeno por dosis. Solo que las mismas pueden causar fuertes reacciones adversas".
"La sociedad tiene derecho a saber que lo que está pasando en España con la gripe A -agregaría Campoy a MEDNEWS- es posible porque hace tres años nuestro Ministerio de Sanidad aprobó una norma, la Ley 29/2006, de 26 de julio, de garantías y uso racional de los medicamentos y productos sanitarios, que en su artículo 24, punto 5, establece que "la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios podrá autorizar temporalmente la distribución de medicamentos no autorizados, en respuesta a la propagación supuesta o confirmada de un agente patógeno o químico, toxina o radiación nuclear capaz de causar daños. En estas circunstancias, si se hubiere recomendado o impuesto por la autoridad competente el uso de medicamentos en indicaciones no autorizadas o de medicamentos no autorizados, los titulares de la autorización y demás profesionales que intervengan en el proceso estarían exentos de responsabilidad civil o administrativa por todas las consecuencias derivadas de la utilización del medicamento salvo por los daños causados por productos defectuosos". Es decir, se han autoconcedido patente de corso a nivel jurídico. Algo inconcebible en una democracia. Por eso proponen con tanta tranquilidad que la gente se vacune y tome antivirales a pesar de su inutilidad y de sus potenciales peligros. Saben que no les pasará nada. Ni a ellos, ni a los laboratorios, ni a los profesionales sanitarios que les hagan el juego. Y alguien debe transmitir este hecho a los padres de esos niños".
MEDNEWS ha podido comprobar que el informe especial de Discovery DSALUD -de decenas de páginas- viene apoyado con numerosos trabajos científicos que ponen en entredicho todo lo que se ha estado contando sobre la presunta necesidad, eficacia y seguridad tanto de las vacunas como de los antivirales.
"Si la credibilidad de la Organización Mundial de la Salud (OMS), la Administración de Alimentos y Fármacos (FDA) estadounidense, la Agencia Europea de Medicamentos (EMEA), los ministerios de Sanidad y las grandes multinacionales farmacéuticas sigue intacta tras el esperpento de la gripe A es que el grado de alienación de la sociedad ha alcanzado límites inauditos. Porque lo que está sucediendo con la presunta pandemia que se achaca al A-N1H1 es sencillamente nauseabundo", afirma Campoy en el Editorial de este número especial.
"La propia Organización Mundial de la Salud (OMS) ha reconocido públicamente que la mayoría de los enfermos infectados por el virus de la gripe A se recuperan por completo al cabo de una semana sin recibir tratamiento médico y que las personas sanas que contraen la gripe no necesitan ser tratadas con antivirales... luego ¿a cuento de qué el estado de infopánico generado de forma tan irresponsable", agregaría José Antonio Campoy.
El informe de Discovery DSALUD explica asimismo que la OMS ha dejado claro que los antivirales sólo deben ingerirlos personas con gripe A "que se encuentren graves" así como "aquellas con riesgo de complicaciones" añadiendo que "no necesitan administrare a personas sanas con síntomas leves de gripe".
"El Tamiflu -asegura Campoy- es un antiviral que no previene ni cura nada. Está pues muy lejos de ser un medicamento eficaz como se ha hecho creer. Ni siquiera ha demostrado que sea seguro. Y de hecho a los niños sanos no se les debe dar antivirales para la gripe A porque los daños potenciales son superiores a los beneficios. Así lo afirman entre otros científicos, como explicamos en el informe que aparece en la revista, Mathew Thompson y Carl Heneghan, prestigiosos investigadores de la Universidad de Oxford. Hay que decirlo sin subterfugios: ni el Tamiflu de Roche ni el Relenza de GlaxoSmithKline previenen la infección de la gripe. Es más, ingerirlos estando sanos es un error porque no sirven como preventivos".
En cuanto a las muertes que se dice el virus de la gripe A ha provocado en personas sanas Campoy es contundente: "Que personas con muy distintas patologías graves hayan muerto estando infectadas por el virus de la gripe A no implica que éste haya sido la causa de la muerte como gratuitamente se intenta hacer creer. La posibilidad de que el A-N1H1 provoque la muerte de alguien sano es nula. Así pues nos están mintiendo"
MEDNEWS debe decir que las referencias a estudios científicos e investigadores de prestigio internacional es una constante en todo el informe que publica Discovery DSALUD. Se trata sin duda de un trabajo sobre el que se podrá pues discrepar pero ciertamente constituye una investigación seria, rigurosa y documentada.
"Hace tres años -explica Campoy- denunciamos que la gripe aviar era un montaje y el tiempo nos daría la razón. Ahora llevamos tres meses haciendo lo mismo en solitario y parece que por fin los demás medios de comunicación se han empezado a informar y a entender la verdad. Tarde pero nos congratula. Aunque nadie mencione nuestra labor".
Cabe agregar que en su informe Discovery DSALUD no sólo denuncia que la OMS ha mentido al afirmar desde el principio que se trataba de una pandemia que podría provocar cientos de millones de afectados y millones de muertos sino que está claramente implicada en una operación que no duda en calificar de conspiración cuyo único objetivo es vender millones de vacunas y antivirales.
"Todo esto-asevera Campoy- es fruto de una conspiración para que unos cuantos individuos y empresas carentes de escrúpulos se enriquezcan. Porque si la gripe A fuera una pandemia tan terrible y a la Organización Mundial de la Salud (OMS) le preocupa tanto, ¿por qué no la declaró un problema de salud pública mundial autorizando la fabricación de medicamentos genéricos para combatirla? Porque les hunde el negocio a los que lo han montado. Y es que la OMS no es una organización independiente. Está completamente controlada por la gran industria farmacéutica".
Discovery Salud www.dsalud.com


Si desean saber más acerca del origen emocional de las enfermedades pueden consultar CONOCERNOS ¿qué nos quiere decir el cuerpo con la enfermedad?


03 febrero 2019

LA ENFERMEDAD ES EL CAMINO QUE NOS LLEVA HACIA LA CURACIÓN


"La enfermedad es el esfuerzo que hace la naturaleza para curar al hombre"
Carl Gustav Jung
La enfermedad es el camino que nos lleva hacia la curación. Nuestro cuerpo es un universo que funciona con la misma perfección, precisión e inteligencia que el cosmos. El 99,999% del átomo es vacío, por lo que nuestro cuerpo está proporcionalmente tan vacío como el espacio intergaláctico. Aunque nuestros sentidos, nos digan lo contrario, somos vacío y energía vibrando armónicamente. Energía es información inteligente, es vibración y por tanto es, sonido. Nuestro cuerpo también es como un delicado instrumento musical que puede desafinarse, cualquier perturbación en él lo puede afectar.
Muchísimas veces la enfermedad es el resultado de nuestra forma de pensar y de sentir, y sobre todo de nuestra actitud frente a los sucesos y circunstancias de nuestra vida que modifican nuestra energía. Porque muchas veces no es lo que nos pasa en la vida, sino como nosotros reaccionamos frente a los acontecimientos.
Nuestra forma de ver la vida, es lo que determina como nos va en la vida. Síntomas y enfermedades, manifestaciones físicas de conflictos psicológicos y emocionales. No son otra cosa que la punta del iceberg. Lo que se ve a simple vista, es una pequeñísima parte. La verdad permanece oculta en nuestro subconsciente.
El que busca verdaderamente una solución a su enfermedad tiene que ir hacia su interior para poder sanar. Sobre todo si padece una enfermedad incurable, porque enfermedad incurable en realidad quiere decir curable desde el interior, desde nuestra conciencia.
Cuando una persona sufre un desequilibrio en su interior más profundo a nivel psicológico o mental, se manifestará en su cuerpo como un síntoma o una enfermedad física o psíquica. Un síntoma o una enfermedad es un toque de atención, nos están avisando de que prestemos atención, porque algo erróneo está pasando.
Nuestra forma de ver la realidad determina nuestra realidad.
Es un mensaje del alma, un aviso del universo, es hora de hacer un cambio en nuestra vida. Muchas veces es cuestión de cambiar nuestra forma de pensar, de sentir y de ver la realidad. Ya que nuestra forma de ver la realidad, determina nuestra realidad.
¿Con que ojos sueles mirar la realidad? El síntoma o la enfermedad son procesos físicos visibles de un proceso nuestro psicológico invisible. El síntoma no es un monstruo al que debamos eliminar, es sólo un sistema de alarma que se ha puesto en funcionamiento, es una lucecita roja que se ha encendido, avisándonos de que algo en nuestro interior no anda del todo bien.
De la misma forma que tampoco hay que eliminar la fiebre, sólo controlarla, que no sobrepase los 40º. La fiebre en realidad nos cura, hace que el metabolismo de todo nuestro cuerpo se intensifique de tal forma que quema todas las toxinas, virus, bacterias o todo tipo de desechos metabólicos que ensucian nuestro medio interno. La fiebre en realidad, no sólo está acelerando el proceso de curación, sino que nos está sanando.
Para curarnos lo que hay que hacer es investigar en nuestro interior más profundo y buscar la causa de la enfermedad. Hay que apartar la mirada del síntoma o de la enfermedad y buscar más allá. Ir al origen, ir a la raíz del problema.
La enfermedad sólo tiene un fin, ayudarnos a reparar nuestras faltas, errores o carencias. La enfermedad en realidad es el camino hacia la curación. De hecho saca al exterior lo que estaba escondido y oculto. La enfermedad es el camino hacia la perfección, porque nos mejora como personas (sino a la corta, a la larga) y nos aporta una serie de valores que quizás antes no teníamos.
Si hacemos examen de conciencia, finalmente descubriremos la parte positiva que nos aporta la enfermedad. Si realmente queremos curarnos, deberemos sincerarnos con nosotros mismos y llevar estas faltas o carencias a nuestra conciencia, reconocerlas como tal. Muchas veces el problema no es tener faltas, defectos o carencias, sino no darse cuenta de ellos. Reconociéndolos, tenemos hecho la mitad del camino.
Todo el mundo ve los defectos de los demás, pero ¡qué difícil es ver nuestros propios defectos! Muchas veces las personas con las que interactuamos, son espejos de nosotros mismos. Aunque nosotros nos veamos muy diferentes a ellas, en el fondo no lo somos. La sinceridad para con uno mismo es una de las más difíciles peticiones que nos podemos hacer. El síntoma y la enfermedad ponen en evidencia cuestiones reprimidas y mantenidas ocultas, y por tanto nos hacen sinceros.
El ser humano tiene que aprender a comprender lo que la enfermedad viene a decirle. Cada trastorno, molestia o síntoma que ocurre en nuestra vida significa que hay una necesidad no cubierta. Debemos descubrir cuáles son esas necesidades. Y descubrir las pautas mentales causantes, la mayoría de las veces suelen ser rabia, crítica, auto-crítica, resentimiento, culpa, problemas afectivos, agresividad sin canalizar, problemas sexuales y todo tipo de pensamientos y emociones negativas.
Nosotros somos responsables en un porcentaje muy alto de nuestra salud y de nuestra enfermedad. Pero esto no se tiene que percibir de forma negativa, sino todo lo contrario, hay oculto un mensaje positivo. De la misma forma que tenemos el poder de crearnos una enfermedad, tenemos el poder de curarnos esa enfermedad. Nuestra mente es tremendamente poderosa, nos puede hundir y enfermar pero al mismo tiempo nos puede salvar y curar. Sólo de nosotros depende.
Para sanar es esencial ver y reconocer la verdad acerca de nosotros mismos
Dentro nuestro, en nuestro interior más profundo, existe un lugar desde el cual todas las cosas son posibles. Los terapeutas estamos para ayudar pero quien realmente se cura es el paciente, el propio enfermo, y se cura cuando decide curarse. Cuando decide ir hacia su interior y preguntarse qué está haciendo mal, o quizás deberíamos decir que está pensando mal y por tanto sintiendo mal. Es responsabilidad de cada uno de nosotros, el buscar, indagar, cuestionar, perseverar hasta poder encontrar el mensaje, la enseñanza valiosa que se oculta en cada situación, suceso, vivencia, circunstancia, síntoma y enfermedad.
Cada vez que veamos un defecto en otra persona, deberíamos hacernos un examen de conciencia, y cuando seamos capaces de ver nuestros propios defectos, sentiremos más comprensión ante los defectos de los demás. Otra práctica de crecimiento interior es centrarnos en encontrar virtudes en el prójimo, en lugar de enfocarnos en sus defectos. Si verdaderamente lo intentamos de corazón, las descubriremos. Ya que todos absolutamente todos, somos un compendio de defectos y virtudes. Es sólo cuestión de cambiar nuestro enfoque, en vez de mirar lo negativo, mirar lo positivo. La cara siempre mirando a la luz, y de espaldas a la oscuridad. En la vida no todo es blanco o negro, hay una gama infinita de grises.
Necesitamos cuidar bien nuestro pensar y sentir. Hay que tener una actitud mental positiva ante nosotros mismos, hacia los demás y hacia la vida en general. Y sentirnos conectados espiritualmente. Si realmente queremos una vida dichosa, deberemos tener pensamientos dichosos, lo cuales crearán emociones dichosas. Tenemos que aprender a observar a las personas y a los hechos sin que nuestro ego automáticamente cree un juicio de aprobación y conformidad o bien de condena o repulsa. A todos nos resulta tremendamente doloroso asumir nuestra responsabilidad total en nuestra vida, nuestras circunstancias y situación de vida. Y siempre tendemos a evadirnos de esa responsabilidad y buscar la culpa en el exterior.
Sentirnos conectados espiritualmente, es saber que algo muy superior a nosotros guía nuestros pasos. Que nada es casual, que todo tiene un por qué. El azar y la casualidad no existen. Todo lo que nos pasa, todo lo que acontece en nuestra vida es por algo, tiene una razón de ser. Lo único permanente, que perdura más allá de la tumba, es la conciencia. Porque nuestro cuerpo desaparecerá, al igual que nuestros pensamientos, emociones, sentimientos, nuestra mente, nuestra personalidad, nuestro ego. Sin embargo dentro nuestro, en nuestro interior más profundo, está nuestra esencia real, la que es eterna, inmutable, permanente, la que no puede ser destruida jamás.
Cuando nuestro cuerpo, mente, emociones y acciones estén en armonía será cuando estemos en sintonía, en un óptimo estado de vibración y por tanto se manifestará una salud plena. La única forma de empezar a controlar nuestra propia vida es controlar nuestra forma de ver la vida, nuestra forma de pensar y de sentir, y así controlaremos nuestra palabra y nuestras acciones. Todo lo que pensamos y creemos, justamente va creando nuestro destino y futuro.
Todos nuestros problemas no son sino que oportunidades para crecer interiormente, la mayoría de ellos proceden de las vibraciones que hemos estado emitiendo en el pasado. ¿Quieres cambiar tu futuro? el único camino posible es trabajando desde el presente, aquí y ahora. Si cambias tu presente, cambiarás tu futuro. El mayor negocio que existe es el negocio de la enfermedad. No dejes tu salud en manos de otros, responsabilízate tú mismo. Recordemos que la única forma de curar una enfermedad incurable, es desde nuestro interior más profundo.
Para sanar es esencial ver y reconocer la verdad acerca de nosotros mismos, acerca de nuestra participación en la creación de nuestra vida y acerca de cómo nos relacionamos con los demás.
Enfermedad incurable, quiere decir curable desde el interior.
Por John Demartini

30 enero 2019

CONJUNTIVITIS origen emocional y metafísico:


La conjuntivitis es una inflamación de la conjuntiva, la membrana que tapiza la cara posterior del párpado y la superficie anterior del ojo. Los síntomas que se manifiestan son los siguientes: dificultad para abrir los ojos al despertar, ya que las pestañas se pegan a causa de una secreción; hinchazón de los párpados y enrojecimiento e hinchazón del ojo.
¿Qué sentido biológico tiene este síntoma?: Se ha producido una ulceración de la conjuntiva en la fase activa de un conflicto de “no querer ver lo que pasa” y en fase de reparación se produce una inflamación para recuperar el tejido perdido en la fase anterior. 
Estamos viviendo o hemos vivido un conflicto emocional, gracias al cual hemos dejado de ver algo o a alguien importante para nosotros. Nos hemos separado de ver algo o a alguien que nos interesaba.
“Estoy separado de los ojos de tal persona”. “Lo he perdido de vista”. “No veo más aquello que me gusta”. “Ya no veo a la persona que amo”.
Si se presentan picores, se añade la pérdida del placer de ver a alguien”.
“Quisiera volverlo a ver, pero eso no es posible”.
O también puede indicar que estamos viendo algo en nuestra vida que no nos gusta  y nos sentimos irritados y frustrados. “No soportar ver lo que se mira”.
“Estoy enfadado y frustrado con todo lo que estoy viendo”. “Nadie me protege de lo que veo”. “Me miran y se burlan de mí”.
Lente: conflicto de separación visual “severo”.
Córnea: conflicto de separación visual “moderado”.
Córnea superior: En relación con la vida, historias de espiritualidad.
Córnea media: Simpatía, antipatía.
Córnea inferior: Conflictos materiales.
Úlcera de la córnea: Perder a alguien de vista.
Conjuntiva: conflicto de separación visual “leve”.
Queratitis: (inflamación de la córnea) Conflicto de separación visual:
“Pierdo el contacto visual con mi preciosa novia”.
Conflicto de contacto impuesto: “estoy todo el día obligado a ver a…”.
“Estoy muy molesto, tengo ira y coraje por algo que vi”.
“Deseo golpear al primero que se me ponga enfrente”.
“Deseo hacer daño”.
Queratoconjuntivitis herpética: “Lo que veo me ensucia”. La realidad es hiriente.
Conflicto de engaño o incesto: “Rápido, mi conyugue no puede ver esto”.
Conjuntivitis primaveral o estival: Separación en un contexto de contacto con la naturaleza. Conflicto de visión sucia de algo sexual.
Pterigión:   El pterigión, también conocido como “carnosidad en la parte blanca del ojo”, es un crecimiento de conjuntiva fibroso y vascularizado sobre la superficie de la córnea.
“Nadie me protege de lo que veo. Mis ojos se meten bajo un ala protectora”.
Recomendaciones para recuperar la salud física, emocional y espiritual:

CONOCERNOS  ¿qué nos quiere decir el cuerpo con la enfermedad?




Joman Romero

28 enero 2019

LOS DIEZ ERRORES METAFÍSICOS MÁS COMUNES




Cuando comenzamos a transitar el camino espiritual, buscamos la perfección en nuestras vidas. Tratamos de mejorar nuestro carácter, costumbres, ideas, alimentación, y hasta la vida social.
A veces, hacemos sacrificios con el fin de alcanzar una vida más plena y feliz; sin embargo, muchas veces no llegamos al estado de éxtasis o plenitud que anhelamos.
La decepción puede llevarnos a rechazar la disciplina que habíamos emprendido, o en el peor de los casos, puede desmoralizarnos a tal punto de pensar que “Dios se ha olvidado de nosotros”. Cualquiera sea la reacción, ésta sólo nos está señalando que hemos cometido un error. Y un error puede ser corregido.
El Universo funciona como una gran computadora: hay que saber presionar las teclas adecuadas para obtener lo que se desea. Cuando no lo estamos haciendo, la computadora se detiene, espera fría y silenciosamente la señal eléctrica correcta. El Universo tiene sus “teclas” y la metafísica nos enseña.
¿Cuáles son? Algunas escuelas esotéricas han tergiversado estas enseñanzas, quizá sin ninguna mala intención, con lo que han llevado a muchas personas a cometer errores y a frustrarse en sus expectativas.
Algunos de los errores más comunes son los siguientes:
1. ENVOLVERSE EN UNA BURBUJA DE PROTECCIÓN, O EN UNA LUZ, O EN COLOR, O EN ÁNGELES, O EN CUALQUIER OTRA FORMA QUE PROTEJA DE LOS PELIGROS QUE EXISTEN AFUERA
Lo único que logra este tipo de ejercicio es fomentar la idea de que algo externo puede tener más poder que nosotros. Nuestra mente percibe que hay algo allí afuera que puede, por ejemplo, lastimarnos o hacernos daño. Pero, según las enseñanzas espirituales, TODO ES DIOS; por lo tanto, nada puede hacernos daño. En realidad, debería practicarse algún tipo de ejercicio de reconocimiento de la seguridad personal. Este ejercicio podría decir: “Vaya donde vaya, estoy siempre a salvo, estoy rodeado de hermanos, vivo en el mundo que Dios ha creado y sólo veo amor en todas partes”. En síntesis, al elegir qué ejercicio mental o meditación hacer, se deberá buscar aquel que nos recuerde la naturaleza divina de la vida y no el peligro que percibe nuestro ego.
Muchas personas creen que repitiendo ciertas afirmaciones pueden transformar su situación personal, lo que encierra un error. No son los pensamientos lo que determinan nuestra realidad sino nuestras “creencias”. Solamente los pensamientos que hemos interiorizado y tomado como nuestra verdad son los que se manifiestan.
Dicho de otra manera, aquello que “sentimos” internamente que es así es lo que toma forma en el mundo externo.
La mente humana produce un promedio de 60,000 pensamientos diarios, la mayoría de los cuales son negativos. Las afirmaciones son necesarias para lograr implantar una creencia nueva en nuestra mente subconsciente y la repetición de estas afirmaciones es un procedimiento adecuado, pero hasta que no le agregamos la emoción o sensación que acompaña a esa idea, no la interiorizamos como una verdad dentro de nosotros.
La repetición de palabras carentes de emoción no es efectiva. Por lo tanto, si yo repito “Vaya donde vaya, estoy siempre a salvo” pero no me siento realmente seguro, de nada me servirá. Es necesario seleccionar ejercicios mentales, meditaciones o visualizaciones que fomenten las creencias de: paz, armonía y prosperidad.
2. ENVIAR LUZ A OTROS PARA QUE MEJOREN
Se puede enviar luz o energía a otras personas para que se curen de cierta enfermedad, para que mejoren su situación económica, su vida afectiva, y demás.
La mayoría de estos ejercicios se parecen más a una forma de manipulación que a una verdadera ayuda espiritual. Primero y principal: si se va a ayudar a otro, hay que asegurarse de que la persona lo pida y lo necesite. Si esto no se da, tenemos que trabajar con lo que estamos percibiendo, porque “el problema” es algo personal que nos atañe a nosotros mismos y no a la persona que está sufriendo.
La mayoría de los problemas son sólo momentos de prueba que está viviendo un individuo; son necesarios y muy útiles para el “despertar de su conciencia”. Nunca sabemos en realidad desde afuera cuán importante puede ser para cada persona la situación que está atravesando en determinado momento. Podemos percibir esa situación como algo terrible, doloroso, injusto o innecesario, pero cualquiera sea nuestra interpretación nunca será correcta ni completa.
El enviar la luz a la persona podría acelerar o entorpecer su ritmo personal. Nuestra intervención es innecesaria y, la mayoría de las veces, no es más que un deseo egoísta de que la persona resuelva rápido su problema porque éste nos despierta angustia o dolor. Personalmente, recuerdo que una vez se acercó un amigo íntimo a decirme que estaba muy preocupado por mi situación. Yo le respondí que su preocupación no me ayudaba, que si realmente quería hacer algo bueno por mí, tenía que confiar en mí y saber que mi Guía Interior me revelaría en el momento adecuado lo que yo necesitaba hacer.
En lugar de enviar luz a otros cada vez que veas una situación difícil, comienza por enviarte luz a ti mismo para que tu Guía Interior te haga ver la Verdad que está operando en dicha situación.
3. CREER QUE VAMOS HACIA DIOS, QUE EVOLUCIONAMOS ESPIRITUALMENTE
No vamos hacia Dios, YA ESTAMOS EN DIOS. Todo lo que nos rodea forma parte del gran cuerpo universal de Dios. No evolucionamos espiritualmente. Nuestro Espíritu es Perfecto y Completo; no puede ni tiene que evolucionar.
En realidad, es un problema semántico, ya que la evolución espiritual no existe. Lo que queremos significar con eso es el despertar de nuestra Conciencia a esa perfección y cuanto más rápido lo hacemos, más plenos y felices vivimos.
Tal vez el error provenga de las enseñanzas religiosas que nos dicen que Dios está “en el cielo”, como si nosotros estuviéramos separados de Él. Nosotros y el “cielo” somos UNO, y debemos aprender a reconocerlo y a vivenciarlo; en eso consiste nuestra Evolución de Conciencia o Despertar Espiritual.
4. ANGUSTIARSE O PREOCUPARSE CUANDO HAY UN FAMILIAR ENFERMO O ATRAVESANDO ALGÚN TIPO DE CRISIS
En nuestra cultura está bien visto que uno se aflija o sufra a la par de sus seres queridos; sin embargo, eso sólo aumenta el pesar. Si interpretamos nuestro pesar desde otro nivel, esto significa que creemos más en el poder de la enfermedad o la crisis que en la solución.
Cuando te afliges por la enfermedad de un ser querido, agravas esa enfermedad, le das más fuerza y poder. La solución es hacer un esfuerzo personal y reconocer que, más allá de nuestro entendimiento, hay una Inteligencia Superior que está actuando y que tiene el poder de restaurar completamente a nuestro ser querido, si así lo desea dicha persona.
Lo mismo ocurre con cualquier tipo de problema o crisis. Si nos afligimos, es porque nuestro ego ha aceptado que hay una fuerza más potente que el Poder Divino.
5. CREER QUE UNO HA SIDO “ELEGIDO” POR DIOS
Muchas personas que estudian en escuelas esotéricas se sienten especiales y evolucionadas. Sienten que Dios los ha conducido al lugar adecuado para su crecimiento y evolución; que la información que va a recibir es muy importante y no puede divulgarse a personas que no están tan evolucionadas, porque no tienen la capacidad para entenderla o para darle un buen uso.
Esta presunción se convierte en una forma de arrogancia, nada espiritual, que nos hace pensar que somos privilegiados, especiales, elegidos, y que los demás están descarriados o perdidos en la vida.
Esta forma de arrogancia también se ve en las religiones que se sienten propietarias de Dios. Si uno no sigue su culto, está perdido. En el Universo existe un solo Dios y es el mismo para Todos. Los humanos inventan diferentes maneras de rendirle culto, crean dogmas y doctrinas, pero, en esencia, todos adoramos al mismo Dios.
Todos somos iguales ante los ojos de Dios. Para Él, nadie está más adelante ni más atrás. Nadie vale más ni menos. Cualquier interpretación y clasificación como ser especial corresponde al terreno del ego humano y no al terreno de lo divino.
6. SACRIFICARSE POR OTROS
No hay nada más inútil e insatisfactorio que sacrificarse por los demás. Las tareas que se hagan por los demás deberán hacerse con amor o, de lo contrario, evitarse. Todo lo que se hace con amor es placentero; por lo tanto, no pesa ni molesta. Por el contrario, todo lo que se hace con sacrificio genera presión interna, rencor, enojo, molestia y, a veces, hasta odio.
El sacrificio por los demás está aprobado socialmente y es muy bien visto. Uno puede sacrificarse, por ejemplo, por los hijos, por los padres, por la pareja, por la profesión, por los niños desamparados, por alguien enfermo, por la institución religiosa a la que pertenece, por la empresa que da trabajo. La lista podría ser interminable y no es más que un muestrario de la acción equivocada de nuestro ego.
El sacrificio va muy de la mano con la manipulación. Por ejemplo, una madre que ha dejado su vida de lado por los hijos, tarde o temprano, usará su postura como válida para exigir algo de ellos; el novio o novia que cambia su rutina y deja de hacer ciertas actividades por el otro tratará después de exigir lo mismo.
La próxima vez que vayas a sacrificarte por alguien, pregúntate primero si ese alguien te lo pidió. La actitud de mártir no lleva hacia Dios como muchos creen, sólo el camino del amor. Haz las cosas con amor o no las hagas.
7. DEPENDER DE AMULETOS, ESTAMPAS RELIGIOSAS, CRISTALES, VELAS, IMÁGENES, O CUALQUIER OTRO TIPO DE ELEMENTO
Es cierto que los materiales tienen su propia energía y que el contacto con ellos (en especial, con ciertos cristales cuarzos) produce cambios en nuestra vibración personal y que pueden ayudarnos en el proceso curativo. También es cierto que algunas figuras, imágenes y colores producen reacciones psicológicas que nos estimulan; a veces para bien, otras para mal.
Las estampas religiosas y otros objetos, tales como cadenas con cruces, estrellas de David y demás nos recuerdan nuestras posturas espirituales. El problema es que la mayoría de estos elementos se convierten en amuletos y les damos más poder del que en realidad tienen.
Hay personas que se sienten indefensas sin su cruz, la estampita de su santo protector, su cristal preferido o cualquier otro amuleto de su preferencia. El amuleto pasa a ser Dios. Vivir pendiente de un objeto es limitar la Presencia Divina a ese objeto. Dios es Omnipresente: está aquí, allá y en todas partes.
Lo peor sucede cuando una persona extravía su amuleto o éste se le rompe. La mayoría de las veces esto se interpreta como un presagio de que algo malo va a suceder. Esta idea es producto de creer que la persona se encuentra sin su protección y que, en consecuencia, las energías negativas pueden afectarla.
Vivimos en un Universo Mental. “Todo lo que Creemos se hace Realidad“. ¿Por qué no creer entonces que el mejor amuleto con el que cuento es mi Naturaleza Divina? Nadie ni nada puede despojarnos de lo que somos realmente.
8. CREER QUE UNO PUEDE GUIAR A OTROS O QUE PUEDE SER GUIADO
Sentir que gracias a uno otras personas se iluminan o, al revés, que la presencia de otros nos devuelve la luz es pura ilusión del ego. La verdadera Guía es Interna, es tu Intuición, la Voz de tu Espíritu. Muchas veces esa voz coincidirá con lo que escuchas de afuera y pensarás que alguien te está guiando. Pero, apenas aceptes a alguien como tu ídolo, comenzarás a fabricar tu propia decepción. Ocurre lo mismo si alguien te ha entronizado y te ha tomado como líder; en algún momento los problemas de tu vida personal lo decepcionarán.
Todos aprendemos y enseñamos al mismo tiempo. Por tal motivo, es conveniente mantener una actitud receptiva hacia las señales que recibimos de nuestro entorno y ver qué resonancia producen en nuestro interior.
No eres el salvador ni la guía de nadie. Ninguna vida depende de tus conocimientos ni de tus esfuerzos. Esto es cierto también al revés. Nadie te rescatará ni te salvará, excepto tú mismo.
El mejor Guía con que contamos está dentro de Nosotros. Nos habla con voz suave y paciente, sin obligarnos a nada; nos indica siempre el camino más corto y más feliz, nos da la idea más adecuada y la respuesta que racionalmente no podemos encontrar.
Por eso, es conveniente practicar meditación y ejercicios de relajación para poder escuchar esa voz. Si vives de prisa, tenso, angustiado y con un ritmo acelerado, seguramente no oirás la “voz de tu intuición” y buscarás guías externas.
Hay personas que son muy positivas y estimulantes, y podrán ayudarte en un principio.
Evita idolatrarlas y evita también ser idolatrado. Recuerda siempre que la “Guía más válida y acertada está siempre dentro de ti”.
9. CREER QUE LOS MAESTROS ESPIRITUALES SON AQUELLOS QUE NOS PROVEEN DE LA INFORMACIÓN TEÓRICA 
Tendemos a caer muy fácilmente en la creencia de que las personas que nos enseñan son adelantadas y que ya han superado muchas pruebas en su vida. En algunos casos, esto es totalmente cierto; en otros, no. El hecho de que una persona transmita una determinada información no la coloca en un grado superior. Debes recordar que cualquier forma de idealización o selectividad corresponde al terreno del ego.
Los verdaderos maestros espirituales son aquellos que nos ponen a prueba y vienen “disfrazados” de hijos, padres, jefes, amigos, enemigos, animales, plantas y demás.
Son aquellos que nos traen problemas. Ellos son los que realmente nos enseñan las lecciones que tenemos que aprender porque nos ponen a prueba.
Todas las religiones del mundo enseñan que Dios es Amor, que vivir con Dios significa expresar Amor a los demás. Algunas personas asisten a templos, iglesias, o escuelas esotéricas, donde reciben esta información, pero luego van a sus casas y se pelean con sus familiares, critican a sus vecinos, odian a sus jefes, a los políticos, a los animales, a individuos de otras razas o culturas. Ellos todavía no han aprendido la lección y la vida los llevará a enfrentarse una y otra vez con la misma situación o persona… hasta que aprendan a mostrar amor.
Haciendo una comparación con la enseñanza tradicional, los líderes espirituales o religiosos son los “libros” que nos dan la información; las personas que nos traen problemas son los maestros que “nos toman el examen” para ver si pasamos la prueba o no.
Existe una Ley en el Universo: Todo lo que nos molesta, complica, enreda, o todo lo que odiamos, se nos “pega”. Esto ocurre hasta que aprendemos a amar la situación.
Entonces, ese problema o esa persona se convierten en el maestro espiritual de ese momento.
10. CREER QUE UNO NO PUEDE ENFADARSE, TEMER, O SENTIR CUALQUIER OTRA EMOCIÓN NEGATIVA POR ESTAR EN EL CAMINO ESPIRITUAL
Esta creencia nos lleva a una gran represión de la ira y de los enojos, que hacen su reaparición más tarde bajo la forma de rencor, crítica o rechazo.
Mientras estamos en el plano terrenal, vivimos las sensaciones y las emociones de este plano.
Algunas de ellas son muy placenteras, otras no.
El tener un conocimiento intelectual acerca de la acción destructiva de ciertas emociones no las hace desaparecer. Uno puede saber lo malo que es el enojo y, sin embargo, no puede evitar enojarse.
En realidad, uno sí puede evitar enojarse, o asustarse o angustiarse, pero eso exige un entrenamiento. Durante dicho entrenamiento, hay momentos en que podemos dominar la rabia y la ansiedad, y otros en los que nada puede calmarnos. Una vez que aparece el enojo, lo mejor es descargarlo de la manera más positiva posible. Es mucho peor reprimirse e intentar decir: “Todo está bien en mi mundo”, cuando uno internamente está sintiendo el deseo primitivo de querer atacar a alguien.
La mayoría de las personas que transitan el terreno espiritual son muy exigentes consigo mismas y pretenden erradicar completamente de sus vidas este tipo de reacciones. Esto no resulta desacertado pero se logra a través de un proceso. Sé amable contigo mismo y, de vez en cuando, date el permiso necesario para maldecir, golpear un almohadón, gritar, llorar y expresar, como mejor te resulte, todas las emociones negativas que te toca vivir.
La mayoría de los errores aquí enunciados están generados por la actitud crítica de nuestro propio ego. El ego no puede desaparecer porque necesitamos de él para actuar en este plano. La “solución” es ponerlo alineado con nuestro Espíritu.
Amablemente, le podemos decir al ego que: “A partir de ahora, deberá seguir las indicaciones de un nuevo Maestro amoroso, amable, paciente y permanente, que nunca juzga y que sabe que siempre estamos haciendo lo mejor que podemos”. Si seguimos las indicaciones de nuestro Maestro Interior, nunca podemos fallar.
Extraído de internet




Si deseas profundizar en el conocimiento sobre ti mismo, puedes adquirir mi libro CONOCERNOS en el siguiente enlace:

27 enero 2019

Dolor en el CUELLO significado emocional



Es el canal de unión entre el cuerpo y la cabeza y, en el sentido metafísico, el cuerpo espiritual con el material. Es una zona de gran sensibilidad porque a través de él pasa todo lo que es esencial para el hombre. Desde la cabeza fluyen los pensamientos, las ideas, las órdenes, los deseos y descienden por el cuello (nuca) hasta el cuerpo. El cuerpo representa la acción, el gesto y los actos. También desde el cuerpo fluyen las emociones y los mensajes que son captados por el cerebro. Por lo tanto el cuello hace referencia a la comunicación en dos sentidos: de la cabeza al cuerpo y del cuerpo a la cabeza. Los dolores en ésta parte del cuerpo expresan nuestras dificultades para concretar nuestros deseos. Es decir, existe un desajuste entre lo que pienso y deseo y lo que hago con ello en realidad. Por ejemplo, pienso algo pero hago exactamente lo contrario; deseo algo, pero alguien me lo impide, o soy yo mismo, quien me lo impido realizarlo.
Artrosis cervical: Conflicto de desacuerdo entre lo que pienso y lo que hago. “Pienso una cosa, pero luego hago otra distinta”.
“Hago algo en contra de mis creencias”.
El cuello representa la flexibilidad, la seguridad y el conocimiento. La persona que está dispuesta a aprender y a experimentar y no se deja influenciar por actitudes negativas como “no puedo o no quiero”, no acumulará tensiones y problemas en el cuello, por el contrario se sentirá satisfecho con su actitud ante la vida y se sentirá seguro con sus ideas y sentimientos.
El individuo  que se mantiene en una actitud interna inflexible, que se niega a ver y a reconocer todos los aspectos de una situación, de adaptarse o de dar muestras de humildad y no está dispuesto a cambiar, no le quedará más remedio que ponerse un collarín.
La injusticia, el temor al ridículo, a la humillación, a expresarse, la sobrecarga y el agobio, la actitud de intentar cambiar a otras personas, cualquiera de estos comportamientos erróneos nos ocasionarán dolores y problemas en el cuello.
Recomendaciones para recuperar la salud física, emocional y espiritual:
La flexibilidad, la movilidad y la naturalidad  para tener en cuenta otras perspectivas, otros puntos de vista, otras maneras de ver y de hacer las cosas; la seguridad y el conocimiento es lo que proporciona al cuello la fuerza y el equilibrio necesario.


CONOCERNOS  ¿qué nos quiere decir el cuerpo con la enfermedad?





25 enero 2019

Esguinces, torceduras del TOBILLO, causas emocionales:


Simbolizan nuestra estabilidad, movilidad y flexibilidad con respecto a nuestras creencias, a nuestra capacidad de decidir y de cambiar de dirección en la vida. En ellos también se refleja nuestra capacidad para recibir placer.
Se trata de la principal articulación de los movimientos relacionados con la dirección. Se articula con la tibia y el peroné, por lo tanto tiene una parte paterna y una materna.
Cuando se presentan síntomas en el tobillo, significa necesariamente que nos sentimos desvalorizados con respecto a la dirección que decidimos tomar, con el estilo de vida que llevamos, o por el rumbo que ha tomado nuestra vida. Cualquier daño en el tobillo, nos indica que debemos poner un alto a lo que estamos haciendo a diario y analizar lo que en realidad queremos hacer. Puede expresar que lo que hemos hecho hasta ahora o lo que estamos haciendo en éste momento, no es lo que realmente queremos hacer.
“Esto que hago no está bien”.
“Esta vida o ésta actividad que yo hago, no son lo que yo quiero”.
El tobillo de igual manera, simboliza a nuestra madre, nuestra relación con ella, la manera en que ella dirige nuestros movimientos, la forma en que nos hemos distanciado de ella, el modo en que ella nos indica el camino a seguir o la manera en que debemos cargar con ella, así que será necesario analizarla.
Conflicto de separación respecto a la madre.
Desvalorización por el movimiento o acción: por no poder correr, bailar, guardar el equilibrio, etc.
Conflicto de obstinación, por creernos más inteligente y no querer aprender de los demás.
Conflicto por haber sido y ya no ser.
Parte exterior: nos expresa que estamos pensando en irnos, en mudarnos, en cambiar de profesión, de actividad, independizarnos, dejar el trabajo, renunciar, separarnos, divorciarnos, hacer otra cosa distinta, pero con un profundo sentimiento de RENCOR.
Parte interior: nos indica estamos pensando en irnos, en mudarnos, en cambiar de profesión, de actividad, independizarnos, dejar el trabajo, renunciar, separarnos, divorciarnos, hacer otra cosa distinta, pero con un profundo sentimiento de OBLIGACIÓN.
Las torceduras, normalmente están relacionadas con una situación o una vivencia “momentánea” que no resistimos y ante la cual, debemos mostrarnos más flexibles.  Nos ocurren en momentos de desequilibrio emocional, cuando nos sentimos obligados a tomar una dirección en contra de nuestra voluntad o cuando,  la posición que ocupamos en relación a los demás, no nos  conviene o no nos sentimos a gusto, pero nos falta valor para oponernos al criterio de los otros.
Desvalorización en la dirección que tomo o que no tomo.
“Hay una dirección o algo, que me imponen, y una dirección o algo distinto, que yo quiero tomar o hacer”. “No estoy tomando el buen camino”. “No voy por buen camino”.  “No estoy seguro sobre en qué pie debo apoyarme”. “He sido cogido a contrapié”.
La torcedura nos proporciona la justificación necesaria para detenernos.
Los esguinces de tobillo casi siempre están relacionados con una situación que ya llevamos tiempo viviendo y que nos disgusta enormemente. Nos advierten de que es mejor que hagamos un alto en aquello que estamos haciendo.
“Esto que hago no está bien”.
“Me está matando lo que hago”.
Para los diestros (al revés para los zurdos):
Tobillo Derecho: No poder tomar una dirección debido a la pareja, al padre o un socio, etc.
Conflicto en relación a mis valores fundamentales.
Conflicto de desvalorización en un contexto de separación de la madre o función materna.
Tobillo izquierdo: No poder tomar una dirección debido a la madre o los hijos. Conflicto en relación a la pérdida de apoyo.
Conflicto de desvalorización en un contexto de separación del padre o función paterna en fase de reparación.
Ligamento lateral externo: cuando hay dolor anterior puede indicar un conflicto relacionado con la vesícula biliar, puede expresar problemas de rencor, injusticias, cólera no expresada, etc.
Cuando el dolor es posterior, puede tratarse de un conflicto relacionado con el territorio, como el 5º dedo (meñique).
Ligamento lateral interno: Cuando está relacionado con el páncreas puede deberse a un conflicto de: “La dulzura, en relación a los hijos”.
Cuando afecta al bazo nos indica un conflicto de: “La preocupación, en relación con los hijos”.
Maleolar (fracturas): Conflicto en relación a la madre.
Conflicto relacionado con las decisiones, piso demasiado fuerte cuando no creo en la decisión que tomo.

Recomendaciones para recuperar la salud física, emocional y espiritual:
Véase: ARTICULACIONES,


CONOCERNOS  ¿qué nos quiere decir el cuerpo con la enfermedad?





24 enero 2019

Origen emocional de la HERNIA DISCAL




Hernia por el desplazamiento de un disco intervertebral.  
Un disco intervertebral es una estructura plana y redonda que se sitúa entre cada par de vértebras de la columna vertebral y que rodea una sustancia gelatinosa. Los discos intervertebrales son estructuras que poseen cierta flexibilidad y permiten los movimientos de la columna. En una hernia discal, la “presión” de las vértebras se transmite sobre esta gelatina y se vierte una parte de la misma, lo que disminuye el efecto de amortiguación y origina dolor bastante intenso en los nervios inmediatos  obligando, en muchos casos, a los afectados a permanecer en reposo e inmóvil.
A nivel psicológico la persona también puede sentir “presión” ejercida por ella misma, en un intento por hacer o ser algo más de lo que es; o bien, puede provenir de algo o alguien ajeno a nosotros, que intenta inculcarnos el sentimiento de que debemos tratar de vivir de acuerdo con algo. En éste caso la hernia discal podría expresar nuestro deseo de “romper” con esa regla o de rebelarnos contra esa estructura.
Este síntoma se manifiesta en aquellos individuos que le dan muchas vueltas a un asunto, porque tienen dificultades para tomar decisiones. Anhelan salir de una situación, pero no encuentran la salida. Están "atascados", "detenidos", "paralizados" porque se sienten incapaces de decidirse y avanzar. Esperan ayuda,  pero tienen la sensación de no recibir ningún apoyo de la vida, ni de los demás.
¿Qué es mi vida? ¿Qué voy a hacer con ella?
Conflicto de dirección: ¿Qué es lo que quiero hacer…?
Conflicto de desvalorización central, fundamental (de nuestros pilares, columnas), en relación al órgano u órganos que esas vértebras inervan. El conflicto es de larga duración y se ha sufrido varias veces.
¿No soy potente desde el punto de vista sexual? ¿Soy una mala pareja sexual?
¿Me siento a la altura en el trabajo?
¿Me apoyo en mi mismo? ¿Me quiero?
¿Qué me hace sentirme prisionero? ¿En qué situación me siento “atrapado”?
¿He de hacer de amortiguador entre dos seres queridos que discuten?
Recomendaciones para recuperar la salud física, emocional y espiritual:
En la vida siempre tenemos que estar tomando decisiones y siempre hay dos posibilidades para elegir; es imposible eludir la decisión ya que “no decidir” es una decisión contra la decisión.
Lo ideal ante cualquier decisión, es no dejarnos llevar por la duda, o por el miedo a equivocarnos, sino hacer las cosas siempre lo mejor que podamos. Para desarrollar la confianza en nosotros mismos, hemos de adquirir el hábito de decidirnos más rápidamente y no estar esperando el apoyo de los otros o que todas las circunstancias sean seguras y  perfectas.  Como dijo Albert Einstein: Una persona que nunca cometió un error, jamás probó nada nuevo. 
Para reconocer el camino verdadero, antes debemos de caminar por senderos inseguros o erróneos, si no, ¿cómo íbamos a saber cuál es el  acertado? No existen los errores, ni los problemas, lo que realmente se dan son situaciones distintas; pero en realidad, todas contribuyen a nuestro crecimiento.