CONOCERNOS ¿qué nos quiere decir el cuerpo con la enfermedad?

CONOCERNOS ¿qué nos quiere decir el cuerpo con la enfermedad?
CONOCERNOS, es un libro de consulta, para que quien sufra de una enfermedad pueda averiguar de una manera sencilla y rápida la verdadera causa emocional de su problema.Pueden adquirirlo en papel y también en versión digital (Kindle) a la derecha.

08 diciembre 2019

VESÍCULA, significado emocional y mental



La vesícula biliar es un depósito en forma de pera en el que se acumula la bilis segregada por el hígado y donde es retenida, hasta verterla en la digestión cuando sea necesario. Es como una carga de agresividad que se retiene para utilizarla en el momento oportuno.
La vesícula no solo participa en la digestión física de los alimentos sino que también tiene un cometido equivalente en la digestión psicológica de los acontecimientos.
La vesícula biliar guarda la bilis que ayuda en la digestión, por lo tanto en los conflictos relacionados, habrá una necesidad de digerir y descomponer (destruir) algo grande, pero con un componente de agresividad, rabia y cólera.
Conflicto de pérdida de territorio con enfrentamiento (injusticia y rencor).
Celos profesionales, traición.
En la mayoría de los síntomas relacionados con la vesícula, existe un fuerte sentimiento de rencor, porque "algo ha sucedido" dentro de nuestro territorio (casa, trabajo, ciudad, país, etc.) en relación a la forma en que nos comunicamos con los demás o viceversa y a causa de ello, estamos viviendo una gran "injusticia" de la cual no nos podemos defender.
Se trata de una sensación de "Yo no puedo golpear a... (En relación a nuestro padre/madre, nuestro jefe/a, nuestra pareja, etc.)
Por lo tanto, nos guardamos, nos aguantamos ese rencor y lo interiorizamos de manera que queda bloqueado, reprimido.
Conflicto de cólera e ira con sentimiento de estar siendo engañado.
Del mismo modo, puede ocasionarnos problemas en la vesícula, el hecho de sentir que hemos perdido nuestra identidad dentro del territorio: Conflicto de no tener derecho a hacer (pensar, opinar, sentir) lo que uno quiere.
Ya no sé quién soy”.
“Mi opinión no vale, ya no me toman en cuenta”.
Cálculos biliares: Formación de acrecencias de material sólido (piedras) en las vías biliares y la vesícula biliar.
Conflicto de juicios con amargura y agresividad reprimida.
El sentido de un cálculo biliar es el de retener la bilis para que no salga. Puede ser para no digerir algo o para frenar un exceso de bilis (amargura, ira, rabia, rencor…) que no queremos que se manifieste.
Situaciones familiares conflictivas de pérdida de territorio por no tomar decisiones.
“No quiero que el otro tenga rabia hacia mí”.
“Van a pensar mal de mí”.
Conflicto de rencor con tonalidad de muerte, en el que estamos enfrentados a una oposición dura como una piedra.
También puede indicar que estamos viviendo un conflicto de cálculo. Por ejemplo, planeamos hacer algo y terminamos haciendo otra cosa, porque calculamos mal. Somos muy testarudos y deseamos tener todo calculado, planeado y si alguien nos desvía de nuestros objetivos o nosotros mismos cambiamos de decisión nos lo tomamos muy mal y nos enfadamos mucho.
Obsesión por planear las cosas.
Sentimiento de frustración si algo no planeado, surge.
Imposibilidad de valorar otras opciones.
Juzgarse duramente. No poder ser agresivo.
“Yo nunca puedo tomar decisiones en la vida”.
“No salió como yo quería”.
“Yo quería ir por ahí y me lo impidieron”.
“Calculé mal”.
“Esto no estaba calculado”.
 Afecta principalmente a individuos de carácter triste y amargado, insatisfechos consigo mismo, que no se sienten reconocidos ni saben cuál es su “sitio” en la vida, que siempre tienen algo que objetar y que son propensos a ataques súbitos de cólera.
Las madres que por sus obligaciones familiares no han podido dar libre curso a su energía y mantienen juicios condenatorios y resentimientos por su falta de libertad, son candidatas firmes a padecer cálculos biliares.
Conductos biliares intrahepáticos: Expresan un sentimiento de carencia (comida, dinero, etc.) y cólera.
Vía biliar extrahepática: Fuerte emoción de cólera.
Vías pancreáticas: Nos hablan de un sentimiento de carencia unido a una injusticia: “El dinero va allí, donde no tendría que ir”. “Siento un fuerte odio por...”. “Nunca  perdonaré al idiota que robó mi puesto en la empresa”. “Jamás olvidaré la traición de mi pareja”.
Las personas que padecen de trastornos en la vesícula sienten un fuerte deseo y una gran  tendencia  a forzar, utilizar, manipular y dirigir a los demás, aunque les cuesta mucho reconocerlo.
Mediante la vesícula biliar, expresamos la capacidad que tenemos para ver claro en nosotros mismos con honradez, es decir, nos ayuda a clarificar y a discernir.
Recomendaciones para recuperar la salud física, emocional y espiritual:




DIEZ CLAVES PARA SER MÁS CONSCIENTE



1 Escucha la sabiduría de tu cuerpo, que se expresa por señales de comodidad e incomodidad.
Cuando elijas cierta conducta, pregunta a tu cuerpo qué siente al respecto. Si tu cuerpo envía una señal de inquietud física o emocional, ten cuidado. Si tu cuerpo envía una señal de comodidad y anhelo, procede.
2 Vive en el presente, que es el único momento que tienes.
Mantén tu atención en lo que existe aquí y ahora; busca la plenitud en todo momento. Acepta lo que viene a ti total y completamente para que puedas apreciarlo y aprender de ello; luego déjalo pasar. El presente es como debe ser. Refleja infinitas leyes de la Naturaleza que te han traído hasta este pensamiento exacto, esta reacción física precisa. Este momento es como es porque el Universo es como es. No luches contra el infinito esquema de las cosas; por el contrario, sé uno con él.
3 Dedica tu tiempo al silencio, a meditar, a callar el diálogo interior.
En momentos de silencio, cobra conciencia de que estás recontactándote con tu fuente de conciencia pura. Presta atención a tu vida interior para que puedas guiarte por la intuición, antes que por interpretaciones impuestas desde fuera sobre lo que te conviene o no te conviene.
4 Renuncia a tu necesidad de aprobación externa.
Sólo tú eres el juez de tu valer; tu meta es descubrir el infinito valor de ti mismo, sin dar importancia a lo que piensen los demás. Al comprender esto se logra una gran libertad.
5 Cuando te descubras reaccionando con enojo en oposición ante cualquier persona o circunstancia, recuerda que sólo estás luchando contigo mismo.
Presentar resistencia es la reacción de las defensas creadas por viejos sufrimientos. Cuando renuncies a ese enojo te curarás y cooperarás con el flujo del Universo.
6 Recuerda que el mundo de allí fuera refleja tu realidad de aquí adentro.
Las personas ante las cuales tu reacción es más fuerte, sea de amor u odio, son proyecciones de tu mundo interior. Lo que más odias es lo que más niegas en ti mismo. Lo que más amas es lo que más deseas dentro de ti. Usa el espejo de las relaciones para guiar tu evolución. El objetivo es un total conocimiento de uno mismo. Cuando lo consigas, lo que más desees estará automáticamente allí; lo que más te disguste desaparecerá.
7 Libérate de la carga de los juicios; te sentirás mucho más ligero.
Al juzgar impones el bien y el mal a situaciones que simplemente son. Todo se puede entender y perdonar, pero cuando juzgas te apartas de la comprensión y anulas el proceso de aprender a amar. Al juzgar a otros reflejas tu falta de autoaceptación. Recuerda que cada persona a la que perdones aumenta tu amor a ti mismo.
8 No contamines tu cuerpo con toxinas, ya sea por la comida, la bebida o por emociones tóxicas.
Tu cuerpo no es sólo un sistema de mantenimiento de la vida. Es el vehículo que te llevará en el viaje de tu evolución. La salud de cada célula contribuye directamente a tu estado de bienestar, porque cada célula es un punto de conciencia dentro del campo de la conciencia que eres tú.
9 Reemplaza la conducta que motiva el miedo por la conducta que motiva el amor.
El miedo es un producto de la memoria, que mora en el pasado. Al recordar lo que nos hizo sufrir antes, dedicamos nuestras energías a asegurarnos de que el antiguo sufrimiento no se repita. Pero tratar de imponer el pasado al presente jamás acabarás con la amenaza del sufrimiento. Eso sólo ocurre cuando encuentras la seguridad en tu propio ser, que es amor. Motivado por la verdad interior, puedes enfrentarte a cualquier amenaza, porque tu fuerza interior es invulnerable al miedo.
10 Comprende que el mundo físico es sólo el espejo de una inteligencia más profunda.
La inteligencia es la organizadora invisible de toda la materia y toda la energía; como una parte de esta inteligencia reside en ti, participas del poder organizador del cosmos. Como estás inseparablemente vinculado con el todo, no puedes permitirte contaminar el aire y el agua del planeta. Pero, en un plano más profundo, no puedes permitirte vivir con una mente tóxica, porque cada pensamiento crea una impresión en el campo total de la inteligencia. Vivir en equilibrio y pureza es el más elevado bien y para la Tierra.
Cuerpos sin edad, mentes sin tiempos; de Deepak Chopra.




06 diciembre 2019

LOS INCREÍBLES BENEFICIOS DEL YOGA PARA NIÑOS



Se trata de un entrenamiento suave que permite desarrollar el autoconocimiento y la concentración, además de otras habilidades útiles para tu hijo. El yoga no tiene edad, y por ello te damos unas buenas razones para que pruebes esta actividad en casa con los más pequeños.
Si creías que es sólo una actividad para adultos, estás muy equivocada/o. El yoga no tiene edad y, precisamente por eso, desde las edades más tempranas hasta la vejez, este ejercicio es útil para mantener el cuerpo y la mente activos y encontrar el equilibrio corporal y emocional. Pero, ¿cómo puede el yoga ayudar a nuestros hijos? ¿A qué edad están preparados para realizar un ejercicio como éste?
Desde los 3 ó 4 años de edad ya es un buen momento para iniciar a tus hijos en el yoga. Es una actividad que requiere silencio y concentración, por lo que puede que al principio los niños necesiten motivarse con alguna canción. Antes de empezar con el yoga, es importante explicarle al niño en qué consiste la actividad y que es importante estar concentrado y tranquilito. Si consigues que se deje llevar y realice los ejercicios básicos, te prometemos que los beneficios para él pueden ser inmensos. ¿Quieres conocerlos? Te los detallamos a continuación.
Según la fisioterapeuta Elena Periáñez, experta en yoga infantil, practicar esta actividad desde la niñez significa «plantar una semilla que, con el paso del tiempo, dará sus frutos». Estos son algunos de sus increíbles beneficios:
Les permite descubrir su cuerpo:
Durante una sesión de yoga, los niños y niñas desarrollan la capacidad de autocontrol. Entienden que deben permanecer relajados y quietos durante un periodo de tiempo, y esto les obliga a centrarse en su propio cuerpo y los movimientos que están realizando. Es una manera de descubrir su propio cuerpo: sentir y regular su respiración. Según indica Elena Periáñez, el yoga significa «sentarse y sentirse».
Proporciona serenidad:
Es importante para los niños en edades tempranas tener momentos de tranquilidad y relajación. Los niños pequeños también sufren ansiedad, que necesitan aliviar para sentirse de nuevo seguros. El yoga puede ser la ocasión perfecta para que esto ocurra. Gracias al yoga, nuestros hijos crecerán como adultos serenos y capaces de regular sus niveles de estrés.
Les enseña a concentrarse:
El yoga implica que los participantes estén centrados en un único objetivo: sentir su propio cuerpo y respirar. Ir practicando las habilidades de concentración es muy beneficioso, dado que es una habilidad útil para su futuro. Sin ir más lejos, en el rendimiento académico. Los niños que practican yoga tienen menos dificultades para centrarse en el cole y adquirir nuevos conocimientos.
Desarrolla el lenguaje corporal:
El yoga abre a los niños una nueva dimensión del lenguaje corporal. Les permite imaginar, moverse, respirar, trabajar en grupo, jugar y desarrollar de manera creativa todo su potencial.
Identifica sus emociones
El yoga permite a los niños identificar lo que están sintiendo en cada momento. La concentración que implica el yoga también permite escucharse a uno mismo: si estoy triste o contento, si estoy relajado o inquieto, enfadado o decepcionado… Un niño que sabe identificar sus emociones se convertirá en una persona capaz de gestionar bien sus sentimientos en el futuro. ¡Un adulto mentalmente sano se forja desde la infancia!
Favorece su bienestar
Todos los beneficios del yoga para los niños tienen una consecuencia directa: su felicidad. Gracias al yoga, aprenden a quererse a sí mismos, a conocerse, a respetar al resto de compañeros, a aprender en grupo y a reconcerse a sí mismos en grupo con los demás. Si quieres que tu hijo crezca sano mental y físicamente, ¡el yoga es una de las mejores opciones!

Edición: Romina Medina – Profesora de Hatha Yoga Dinámico
Fuente: https://www.enfemenino.com/bebes/beneficios-del-yoga-para-ninos-s2229121.html




04 diciembre 2019

Causas de la LEUCEMIA. Vivir, ¿Para qué?





Esta enfermedad deriva su nombre del griego leuco (blanco) y heima (sangre), lo que equivale a la enfermedad de la sangre blanca o, dicho de otro modo, significa que hay excesivos glóbulos blancos inmaduros en la sangre.
Órgano afectado: La Médula Ósea (lugar donde se produce la sangre).
Conflicto de desvalorización total y absoluta que afecta  al propio sentido de la existencia. “La vida ya no tiene sentido”.
Ésta desvalorización suele estar relacionada con la familia ya que se trata de un problema que concierne a la sangre (lazos de sangre-familia, clan).
Cuando alguien presenta leucemia necesariamente ha vivido o está heredando (de la familia, del clan) un conflicto emocional relacionado con "ya no querer luchar más" para conseguir lo que para nosotros representa el amor, la felicidad, lo que hemos soñado. Es la muestra de que nos hemos rendido a seguir intentando, esperando, añorando, etc.
La leucemia aguda puede afectar a hombres y mujeres por igual. Puede también surgir en personas de todas las edades, aunque es más habitual que las leucemias linfoblásticas se diagnostiquen más frecuentemente entre los niños, y las mieloblásticas (monocíticas) entre adultos y ancianos.
Leucemia linfoblásticas: Conflicto de desvalorización global por prohibición o por un peligro a crecer.
Suele afectar a los niños porque se trata de una desvalorización global, vivida por toda una familia y tal vez por generaciones, en donde se ha vivido con un permanente conflicto emocional de prohibición a crecer, a madurar, a volar, a dejar el nido. Donde varios miembros han vivido un miedo atroz a dejar de ser niños por circunstancias que les hicieron temer al futuro, al mundo, a salir...
“Tengo valor en el caso de que siga siendo un niño”. “No tengo derecho a crecer”.
“No tengo derecho a madurar en el seno de la familia”. “Me siento impotente para proteger a mi madre”. “No quiero hacerme mayor”. “No me autorizo a defenderme”. “Para continuar con vida, no respondo, no me defiendo”. “Mi familia ha sido atacada, pero yo no digo nada”.
Leucemia monocítica: Nos expresa un miedo casi terrorífico a defendernos o defender a los nuestros. Por lo general, son circunstancias de la vida que nos ponen en situaciones en donde sólo nosotros podemos ayudar, salvar, proteger y nos sentimos incapaces. “No me autorizo a defenderme”. “Para continuar con vida no respondo, no me defiendo”. “Ataque de la familia, no digo nada”.
El afectado de leucemia se siente desvalorizado  e impotente en su estructura íntima, como si hubiera sufrido la pérdida de su propia identidad.
Ha ocurrido algún acontecimiento (en los niños pequeños la llegada de un hermano por el que se siente desplazado y separado del amor de su madre, una muerte, estrés, los problemas de los adultos que les quitan las ganas de luchar por la vida, etc.) que le ha golpeado con tal fuerza que ha afectado a lo más profundo de su estructura, de sus convicciones íntimas  y se siente frustrado e “indefenso”. Su deseo de vida se ha visto afectado y su actitud respecto al amor se ha vuelto desconfiada y despreciativa. A partir de ese momento no permite que la vida circule dentro de sí mismo, es como un abandono de la lucha por la vida, ha perdido la alegría y el placer de vivir; como si una parte de él hubiera decidido “impedir” la vida. 
Vivir.... ¿para qué? 
¿Para qué vivir si voy a morir? 
¿Para qué amar si me van a engañar? 
¿Para qué trabajar si me van a despedir? 
¿Para qué defenderme si me volverán a atacar? 
¿Para qué luchar si voy a perder?
Cuando afecta a menores de 14 años, necesariamente hay que analizar el árbol genealógico.
En el caso de personas mayores se habrá de detectar el conflicto de desvalorización preciso, para que se exprese lo que nunca hemos dicho.
La leucemia, al contrario de lo cree, no es un cáncer, es la fase de curación de un cáncer de médula que no se manifestó.
Recomendaciones para recuperar la salud física, emocional y espiritual:
-¿Me siento cansado de luchar para intentar tener mi lugar en la vida?
-¿Siento que este combate va más allá de mis fuerzas? ¿Siento que he perdido?
Aceptar y mantener una relación consciente con la vida.
Dejar atrás las normas impuestas por los otros o por uno mismo y dirigir la atención hacia las leyes superiores, hacia el mundo espiritual.
Abrir las puertas al amor. El amor no tiene fronteras. El amor transforma.



03 diciembre 2019

LAS FUNCIONES DEL NOMBRE



El nombre es la primera marca que se imprime, sobre todo ser humano. Es una palabra y, como tal, trae consigo una serie de significados y una larga cadena de asociaciones. Además, por lo general, el nombre lleva implícita una intención de quien lo otorga, en parte consciente, en parte inconsciente.
Casi siempre el nombre viene dado por otros, no es elegido. Y casi siempre también hay alguna historia detrás del por qué te dieron esa denominación y no otra: así se llamaba tu abuelo, o esos nombres estaban de moda. A tu mamá le parecía que era una manera tierna de nombrarte o tu papá pensaba que era un nombre propio de personas ilustres.
También tu nombre puede ser el homenaje a una persona fallecida, o a alguna figura que tus padres admiran. Incluso, pueden haberte puesto un nombre para competir con sus amistades, o para impactar a quienes están alrededor, o para hacerle un homenaje a algún santo o a Dios. Razones sobran, al menos para el que te nombra.
Lo cierto es que con esas asociaciones, esos significados y esas intenciones, también delinean una parte de tu destino. Siembran o quitan una expectativa sobre ti. Te dan también un sutil mandato sobre la clase de persona que esperan que seas. Ponerle nombre a alguien equivale a darle un lugar dentro de una cosmovisión.
Las funciones del nombre
El nombre de una persona tiene tres funciones básicas: la identifica, la ubica dentro de una determinada cultura y le sugiere un proyecto de vida. Identifica porque es lo que habitualmente te va a diferenciar del resto en un contexto compartido, por lo que vas a responder. Te inscribe en una cultura en primer lugar por la procedencia y la comprensión de ese nombre, por parte de quienes están en tu entorno; en segundo lugar por tu apellido: dice a qué familia perteneces.
‌También el nombre sugiere un proyecto de vida, por las expectativas, las fantasías y las motivaciones que tuvieron tus padres o los adultos que te nombraron. Al darte un nombre también están haciendo algo así como una apuesta por tu destino. Lo que sienten y lo que piensan en el momento en que naciste se ve reflejado en la forma en la que te nombran.
Así mismo, aunque quienes te nombren no lo sepan, la mayoría de los nombres tienen su propia etimología y, por lo tanto, su significado. Este significado podría ubicarse dentro de lo que llamamos “inconsciente colectivo”. Es algo que la sociedad maneja, pero explicíta. Así, termina delineando también el significado de esa vida a la que se le puso un nombre.
Las determinaciones del nombre
Cuanto más común sea un nombre, menos condicionantes opositará sobre quien lo porta. Por el contrario, cuando se trata de un nombre rebuscado, extranjero, extraño o incluso ridículo, su influencia será mucho mayor. Lo mismo ocurre cuando se lleva el nombre de una persona muerta, o cuando se porta el nombre de otra persona de la familia: el padre, la madre, o alguien cercano a ellos.
En el caso de los nombres exóticos, por lo general denotan fuertes fantasías de los padres. Quieren destacarse a través de sus hijos. Saben que los demás tendrán dificultades o sentirán extrañeza a la hora de nombrar a sus hijos, pero eso es precisamente lo que buscan: llamar la atención de los demás, poner un sello de diferecial.
‌Hay nombres tan raros o tan rebuscados que terminan siendo ridículos. Es usual que sean fruto de la ignorancia o de la alienación de los padres. Se sabe que en Ecuador varios niños llevan el nombre “Eveready”. En Colombia apareció una persona con el nombre “Usnavy”, porque su padre, un militar que fue a la guerra en Corea, había visto esa palabra impresa en un barco de los Estados Unidos.
En todos estos casos, el nombre induce a ser de determinada manera. A veces origina sutiles inconformidades o abiertos rechazos. Algo de nuestro destino se está jugando en ese nombre que nos dieron sin permiso y al que con el paso de los años la mayoría de nosotros le vamos cogiendo aprecio. Quizás porque lo vamos haciendo más a nuestra medida, más nuestro.
¿Puede un nombre hacerte vivir más tiempo? Un curioso estudio llevado a cabo por Lisa D. Cook concluye que un nombre puede alargar la vida de una persona, aunque también puede ser perjudicial... »
Edith Sánchez.




02 diciembre 2019

Origen emocional de la CIRROSIS



La cirrosis es el resultado al que llega el tejido hepático tras haber sufrido múltiples procesos inflamatorios.
Se produce un endurecimiento del tejido que se ha ido desgastando, para poder ser más resistente antes de que siga cambiando y termine perdiendo definitivamente su función.
Aparece en fase de reparación o de aceptación de un conflicto de pérdida o carencia sufrido mucho tiempo atrás: “Me quitaron algo injustamente”, algo que era mío y la vida, Dios, otra persona, etc. me lo quitó, (mamá, casa, dinero, esposa, hijo, etc.). La persona puede tomar alcohol porque enviudó, se divorció, fue abandonado, etc. pero el verdadero conflicto que daña su hígado es el de “me quitaron”.
La cirrosis también puede estar relacionada con el odio que sentimos hacia una madre considerada como tóxica: “Prefiero ahogarme en alcohol antes que enfrentarme a mi madre”. Rencor con miedo, con desvalorización, desprotección o separación.
Del mismo modo, puede provenir de un conflicto de falta de información sobre nuestros orígenes, sobre nuestra procedencia: “Vivo sin saber de dónde provengo”. Suele tratarse de personas que han sido adoptados o, tal vez, porque la madre murió siendo él muy pequeño o, quizás, porque nadie le ha hablado sobre su nacimiento y sobre sus raíces.
La persona enferma de cirrosis suele estar muy atado a su pasado y tiene un profundo miedo a cambiar: Soy demasiado apegado a mis cosas, dinero, objetos, etc.,  y me cuesta mucho cambiar. Me siento incapaz de crecer, de avanzar en la vida, de renovarme, de adaptarme a ambientes nuevos a responsabilidades nuevas, etc.
Conflicto de bocado tóxico. Miedo.
Es muy importante, para las  personas afectada de cirrosis, liberar las emociones de ira y rencor que tienen reprimidas.




29 noviembre 2019

COLESTEROL, falta de apoyo familiar:



El colesterol es un  lípido (tipo de grasa natural)  presente en todas las partes del cuerpo. El cuerpo necesita determinada cantidad de colesterol para funcionar adecuadamente. Pero el exceso de colesterol en la sangre, combinado con otras sustancias, puede adherirse a las paredes de las arterias. Esto se denomina placa. Las placas de colesterol tienen la función de reparar y reforzar (reconstruir) las membranas plasmáticas y las paredes ulceradas de los vasos sanguíneos. 
Por ello, a nivel simbólico o psicosomático, el colesterol hace referencia a la noción de “construcción de la personalidad, la construcción del Yo. Nos habla sobre una problemática de construcción de la personalidad propia o de algún miembro de su entorno más cercano.
Ésta es una tarea que ocupa al ser humano toda su vida, desde su nacimiento. Y dependiendo del trabajo personal realizado podemos hablar de un Yo fuerte cuando un individuo es equilibrado y responsable en sus actos y de un Yo débil, si se trata de individuos inestables, indecisos o de una madurez débil en su vida cotidiana.
Desde el punto de vista psicosomático cualquier conflicto que tiene que ver con la sangre se relaciona directamente con el clan familiar y la emoción que estamos viviendo hace referencia a una desvalorización con respecto a la familia.
Conflicto de falta de apoyo familiar. La persona que tiene colesterol alto lleva mucho tiempo en su vida viviendo con una total ausencia, carencia de apoyo y comunicación familiar. Puede ser porque su familia se ha separado o que viven lejos y nunca se llaman o se visitan. “Me siento solo, sin nadie que me apoye o que me comprenda”
El individuo se siente incapaz de hacer las cosas solo, siempre pide ayuda o depende de los demás para “ser” o “vivir”. Incluso pueden tener el sentimiento de que no les importa a los demás y por eso deben afrontar todo solo.
“Crecí solo, siempre he estado solo”
“Solo puedo contar conmigo mismo para construirme, física y sobre todo moralmente”.
“Me construyo yo solo”
“Todo depende de mi propia capacidad, de mi fuerza, de mi economía, todo depende de mí para asegurar mi supervivencia y esto me afecta mucho”
“No puedo lograr esto solo”
Cuando quiero realizar un proyecto, construir o crear algo que deseo especialmente, no consigo recibir ayuda de nadie.  
"No recibo el apoyo de mi familia, nadie me ha ayudado a llegar donde he llegado”
“En mi familia nadie me llama”
“Nunca veo a mi familia”
“Me niego a abrirme a la alegría” 
Indudablemente, esta situación, no deseada,  hace que la persona se sienta triste, sola, impotente, incomunicada, porque obviamente, siente que necesita a los demás para estar bien y, esta dependencia es la que hace que su nivel de colesterol aumente, ya que un individuo independiente y con una relación familiar satisfactoria, no tendría el colesterol elevado.
Se puede presentar un nivel alto de colesterol, por simpatía, cuando alguien  inconscientemente, está muy preocupado por algún familiar cercano al que real o simbólicamente, no encuentra lo suficientemente maduro y responsable y necesita estar muy pendiente de él para ayudarle. “Necesito estructurar a mi pareja, a mis hijos, padres, etc.”
Si en el momento actual, no estamos viviendo ninguna experiencia de las mencionadas anteriormente y estoy presentando colesterol alto, entonces habremos de buscar historias de Proyecto Sentido (experiencias vividas por la madre), o del Transgeneracional (programa heredado de algún antepasado) relacionadas con sentimientos de abandono, real o haber tenido la sensación de ser abandonado y, por consiguiente, “estoy solo, en peligro y nadie puede alimentarme. Solo cuento conmigo mismo”.
Hemos de tener en cuenta que las placas de colesterol aparecen en fase de reparación de un conflicto de infarto de coronarias, por lo cual, siempre guardará relación con conflictos de pérdida, invasión o conquista de algún territorio o de su contenido; por ejemplo, pérdida de la pareja, la casa, el trabajo o cualquier otra cosa que, para el afectado, sea considerado como territorio propio. También hay que tener en cuenta la conquista de una hembra, que es vivido por el hombre, como un conflicto sexual masculino o la lucha, por ser el jefe de un territorio.
La persona que padece exceso de colesterol tiene tendencia  a un autocontrol excesivo. Siente una gran desconfianza, no sabe entregarse y tampoco es capaz de abrirse y recibir. Considera la vida como una lucha constante, con muy poco tiempo para la relajación o el disfrute. Sin duda se trata de alguien que no se ha sentido amado y protegido en su infancia.
Estas personas han de ocuparse de sí mismas en cuanto a centrarse en el propio placer de vivir y no en el de acumular logros para probar su grandeza y buscar un cierto reconocimiento ante sus padres.
Triglicéridos: Conflicto por  sentirse obligado a dar o recibir “material de construcción”. “Cuento con los demás para que me ayuden a sobrevivir y yo no aporto nada”.
Ambas patologías son las dos caras de la misma moneda. Colesterol, polo masculino, relacionado con “dar” y los triglicéridos, polo femenino, que simbolizan el “recibir”.
Recomendaciones para recuperar la salud física, emocional y espiritual:

Leer en CONOCERNOS, versión kindle y papel


28 noviembre 2019

NO INTERFIERAS EN LAS EMOCIONES DE LOS DEMÁS



Deja que cada quien pase por lo que tiene que pasar en el momento presente. Todo el mundo está agotado y desea descansar. Están cansados de luchar, cansados de fingir y de mentir, de tener que sostener, mantener y pretender, y grandes olas de energía están siendo liberadas a través de su cuerpo.
Mantente presente con ellos. Olas de tristeza, desesperanza, miedo, vergüenza y culpa están emergiendo en este momento.
Permite que todas esas energías salgan a la luz, deja que todo su cuerpo vibre, tiemble y se agite si es que así debe ser, deja que lloren, griten, rujan, rían, si así es como tiene que ser. No les ofrezcas nada, excepto el regalo más grande de todos: tu apacible presencia.
Quédate a su lado en cada respiración, en cada movimiento, momento a momento. Toma su mano, pero no hagas el intento de componerlos, de cambiarlos, de que dejen de experimentar esas emociones que están experimentando, ni tampoco les ofrezcas respuestas prematuras.
Si comienzas a sentirte incómodo, o como si quisieras apresurarte para “sanarlos”, o “salvarlos”, o evitar que se sigan sintiendo como se sienten, o hacer que todo les parezca “bien”, acéptalo – es tu necesidad, tu incomodidad, tu temor, y no el de ellos. No los trates como víctimas o como inválidos. No los confundas con aquello que tú crees que son. Honra el poder que se mueve dentro de ellos; valida su experiencia, absolutamente.
Confía en la impredecible inteligencia del sanar, y sabe que sus “síntomas” podrían acentuarse justo antes de empezar a mejorar; que la energía podría intensificarse antes de apagarse. Lo que ahora aparece como caos y desintegración podría, de hecho, ser una liberación necesaria y reorganización inteligente de un sistema bloqueado.
A veces, nuestros corazones necesitan romperse completamente para poder abarcar más vida, para poder aceptar un amor mucho más poderoso. Recuerda que lo que realmente son jamás podrá ser descompuesto, ni siquiera por la más intensa de las energías, y que tampoco pueden ser arreglados, y que la vida jamás comete errores, aunque de pronto parezca que todo ha sido un error.
El amor es todo lo que importa. La lluvia cae, las estrellas explotan silenciosamente en la inmensidad del espacio, y aquí, en este diminuto planeta llamado Tierra, algunas veces nos encontramos y nos regalamos un abrazo.
Por Jeff Foster




Causas emocionales del HIPOTIROIDISMO




Se produce una disminución de producción de hormonas tiroideas y se corresponde con el resentir: “quiero que el tiempo se pare”.
Conflicto: Paciencia/lentitud. 
“Deseo que el tiempo pase lentamente”. 
“Necesito más tiempo para disfrutarlo”. 
"Debo ir lento para no arruinar las cosas”. 
“Necesito más tiempo para hacer más cosas”.
En general son situaciones donde todo va demasiado rápido y la solución es parar el tiempo, por ejemplo: cuando hay un diagnóstico de una enfermedad terminal de un familiar, uno puede sentir que quiere que el tiempo pase más lento para estar con esta persona.
Del mismo modo puede traducir un sentimiento de impotencia en actuar en una situación urgente.
Conflicto de no poder actuar con bastante rapidez, de estar atado de manos, de no poder hacer nada, cuando es urgente. “Miedo a tener que luchar y sentirse impotente”. ¡Es infranqueable! “Miedo de afrontar los problemas”. “No poder conseguir algo, por no ser lo suficientemente rápido”. “He de ir deprisa, pero de todos modos no lo conseguiré”.
Conflicto de miedo frontal frente a un peligro.
“Hay que hacer algo rápido, yo no lo consigo, y hay tanto que hacer…”
Conflicto de esperar siempre al último momento para hacer una cosa y ver entonces que no somos capaces o que “nunca lo seremos”.
Ante un conflicto de miedo frontal la reacción femenina es de impotencia total, de huida. En el modo masculino, se pasa al ataque.
Zurdo/a: Miedo a la enfermedad. “El cuerpo me va a fallar”. “No puedo contar con mi cuerpo”. “Tengo miedo de lo que viene de mi cuerpo”.
Miedo impotente ante una urgencia. “No tengo derecho a defenderme” “El ser que quiero y que tengo que proteger está enfermo, y eso es peor que si yo estuviera enfermo”.
En el caso de la persona que sufre por una falta de actividad de la glándula tiroides (hipotiroidismo), su cuerpo le dice que desea pasar a la acción, que no hace las demandas suficientes para obtener lo que quiere en lo más profundo de sí. Está segura de no ser suficientemente rápida para lograr lo que quiere. No está en contacto suficiente con su "yo quiero".