CONOCERNOS ¿qué nos quiere decir el cuerpo con la enfermedad?

CONOCERNOS ¿qué nos quiere decir el cuerpo con la enfermedad?
CONOCERNOS, es un libro de consulta, para que quien sufra de una enfermedad pueda averiguar de una manera sencilla y rápida la verdadera causa emocional de su problema.Pueden adquirirlo en papel y también en versión digital (Kindle) a la derecha.

27 enero 2020

Origen emocional de la CISTITIS


Hasta hace muy poco tiempo, ha sido la mujer la que cuidaba el territorio familiar, la que se ocupaba del orden y el funcionamiento del hogar. Su función de “ama de casa” la hizo más sensible y más consciente de la necesidad de un espacio vital, de un lugar que pueda considerar como suyo. Por lo tanto, el primer territorio en el que debemos pensar es la casa, pero actualmente y gracias a que la mujer ya no sólo se asocia a este ámbito, debemos tener en cuenta al igual que en el hombre, muchas más posibilidades de organización. “No me puedo organizar en éste territorio”. -Miedo a que el territorio pierda su organización o que deje de estar ordenado súbitamente...





23 enero 2020

Causas emocionales del PARKINSON: "Quiero pero no debo"

bbc.com

Las neuronas que producen dopamina mueren o no funcionan adecuadamente. La dopamina es el neurotransmisor que envía señales que ayudan a coordinar los movimientos. Frecuentemente clasificada como un trastorno del movimiento. Los síntomas característicos son: temblor, rigidez, la cabeza se inclina hacia delante, el rostro está fijo, el habla se modifica y el timbre de voz es cada vez más débil, se producen trastornos de la motricidad y se ralentizan todos los actos de la vida común.
Se da con mayor frecuencia en hombres de edad avanzada que han tenido una vida muy activa, ambiciosos y con un profundo miedo a la muerte y al fracaso.
Coincide, en la mayoría de los casos, que han convivido con mujeres, madre-hermana-esposa, de carácter fuerte y dominante, que siempre les han dicho lo que tenían que hacer, cómo y cuándo y,  en lugar de rebelarse, han contenido la cólera que le provocaba dicha situación.
De hecho estas personas siempre han tratado de contenerse para ocultar sus sentimientos, su vulnerabilidad y sus temores, especialmente a la hora de tomar decisiones. Hacen planes para el futuro, pero no actúan, no se mueven:
“Quiero actuar y no me dejan; quiero actuar, pero no sé cómo”.
Siempre han padecido un intenso deseo de controlarse y de controlarlo todo, incluso su vida y la de los demás; lo que le ha provocado una incapacidad casi total de relajación.
Su sistema nervioso no puede soportar más tanta represión.
Para que se manifieste parkinson he tenido que haber vivido o estar viviendo un conflicto relacionado con tener un deseo y, al mismo tiempo, tener miedo de ser castigado por ello, miedo a que me juzguen a que me critiquen, a que califiquen negativamente mi acción, a que me abandonen, etc. Por consiguiente, se trata siempre de un deseo no satisfecho, por un movimiento contrariado: “Quiero pero no debo”, se trata  de no poder concluir una acción comenzada, lo desea, pero no puede llegar hasta el final, en el último momento, se detiene y no la realiza. Como un intento de querer, lograr algo, golpear, agarrar, salir, maniobrar, etc. y no acabar nunca de conseguirlo. “Quiero separarme, pero no hago nada” “Quiero dejar mi trabajo, pero no me animo” “Quiero dejar de cuidar a mi nieto, pero no me atrevo a decírselo a mi hijo” “Quiero que mi hijo se vaya de mi casa, pero no me atrevo a decírselo”.
El pie, la mano, vacila una y otra vez por miedo o impotencia. El cerebro ordena el comienzo de una acción, pero en el último momento me detengo. ¡Ahora sí! ¡No, no… ahora no! ¡Aquí!… ¡No! ¡Aquí! No, ¡allá!
Otro conflicto emocional que puede causar parkinson, es cuando me siento incapaz de retener algo, que ya he atrapado, que ya tengo. Ejemplos: “Por fin me dieron el divorcio, ahora no sé si podré vivir solo” “Por fin conseguí un nuevo trabajo, ahora no sé si estoy preparado para esta nueva responsabilidad”.
También puede causar esta enfermedad cuando vivo un estrés relacionado con querer hacer un movimiento que muy en el fondo no deseo hacer, se trata de una combinación de: ¡Ah, qué ganas tengo de…! Mezclado con una emoción de, no, no debo hacerlo porque no está bien. Por ejemplo: Robar, realizar un acto sexual reprochable, etc.
Otro conflicto que puede generarlo es cuando he vivido o estoy viviendo una situación de miedo por no poder revivir o retener a alguien. Si uno sufre un conflicto de ver a un ser querido accidentado y no encuentra o no sabe qué hacer, intenta socorrerlo y al mismo tiempo vacila, teme perjudicarlo si lo toca, teme que muera si no lo hace, siente una terrible impotencia, una indecisión angustiosa, sus manos se acercan, se alejan. Es la enfermedad típica de la pareja de ancianos. La mujer hace el gesto de retener a su esposo cuando él se está muriendo; no quiere que se marche.
Existen otras situaciones de estrés que pueden, a la larga, causar parkinson como sentir miedo al futuro, a vivir en soledad, a tomar el control o miedo a morir y no poder terminar las cosas.
Las personas que tienen parkinson pueden llevar consigo un programa heredado de un antepasado, por lo tanto, hay que buscar si somos doble o Yacente de alguien que haya vivido historias similares a las narradas y hacer una carta de duelo.





MIENTRAS NO ENFRENTES LOS MONSTRUOS EN TU INTERIOR, SEGUIRÁS VIÉNDOLOS EN TU EXTERIOR



Solemos intentar arreglar todo lo que ocurre en nuestro exterior, sin notar que la fuente de generación de absolutamente todo, incluyendo nuestros monstruos, se encuentra justo dentro de nosotros mismos.
Muchas veces nos pasamos la vida luchando en miles de batallas, sin ser capaces de ver que somos los productores de la película que protagonizamos. Toda la oscuridad que vemos afuera, no es más que una proyección de nuestro mundo interior. Solo cuando nos hacemos conscientes de ello y anclamos la mirada en quienes somos, podemos escoger lo que necesitamos atender, para que aquello que nos afecta de nuestro entorno cambie, desaparezca o deje de generarnos algún efecto.
El viaje hacia nosotros mismos requiere de mucha madurez, de sabiduría y de consciencia de que es la única manera que tenemos de conocernos y de sacar el mayor provecho a nuestra experiencia vital. Se requiere de mucho valor, para decir: esto a lo que le estoy haciendo frente en mi mundo exterior, corresponde a algo que tengo que atender en mi mundo interior. Es mi creación y me haré cargo de ella, para mi mayor bien y el de quienes me rodean.
Vernos con ojos de humildad, entendiendo que llevamos con nosotros un enrome equipaje de cosas que tenemos que clasificar, filtrar, desechar y conservar, nos lleva a garantizarnos experiencias, que van a reflejar nuestro deseo de hacerlo mejor, de obtener mayor provecho y de fluir y confiar en el proceso natural de la vida.
LOS MONSTRUOS NO VIVEN DEBAJO DE TU CAMA, VIVEN EN TU MENTE
A veces la ignorancia acerca de nosotros mismos nos ahorra el reto de encontrar a los monstruos que se esconden en nuestra mente. Esos monstruos, que aunque no los logremos identificar, se hacen presente en nosotros a través del subconsciente para que tomemos decisiones y nos dirijamos por un camino en particular.
Mantenernos en ese estado de ignorancia solo nos resta posibilidad de actuar de manera consciente y así como a veces las verdades duelen, pero normalmente es mejor que salgan a la luz cubriendo cualquier engaño,  ocurre con nuestros monstruos internos… Nos puede costar encontrarlos, nos puede doler verlos a la cara, pero dar con la manera de acabarlos es sin duda un proceso de sanación muy potente. Proceso que nos evitará seguir percibiendo la manifestación de esos monstruos en nuestro mundo exterior.
Ocurre que no siempre tenemos que eliminarlos, a veces solo basta con reconocerlos, con tenerlos identificados, para que nos dejen de perturbar. Podemos quitarle la careta a un monstruo, para notar que debajo de ella solo hay una gran mentira, un gran miedo o un creencia absurda… Y ese monstruo enmascarado, muchas veces querrá quedarse solo para que creemos en su nombre algo valioso, que nos haga bien, sintiendo que sin él, eso positivo que nos ocurrió, ese crecimiento que obtuvimos, no hubiese sido posible… Es algo como si pasaran de monstruos a mascotas.
UBICANDO A LOS MONSTRUOS
Los monstruos se caracterizan por causarnos temor y esto es bastante positivo cuando de ubicarlos se trata, puesto que solo tenemos que estar atentos  a lo que nos genere temor en nuestro mundo exterior, para buscar a ese monstruo que habita en nuestra mente.
Si tenemos miedo a fracasar en nuestras relaciones, podemos comenzar a buscar y tratar de sanar por ejemplo nuestros primeros vínculos, los que nos unen a mamá y papá, los fraternales o bien revisar cuáles fueron nuestros modelos de relaciones, identificando las creencias que se fueron sembrando en nuestra mente, que nos hacen manifestar experiencias que nos hablen de lo mismo y confirmen lo que ha sido sembrado y mantenido.
Aprovecha las señales de tus emociones. Cuando algo de nuestro entorno, no nos hace sentir bien, debemos buscar su raíz en nuestro interior, porque nada lo manifestamos por error o por casualidad.
ATIENDE A TUS MONSTRUOS DENTRO Y MIRA COMO DESAPARECEN AFUERA.
Por: Sara Espejo – Reencontrate.com







22 enero 2020

Origen emocional de la OTITIS: "No quiero oír esto"

pulsosip.com.mx



La otitis es la inflamación del oído, debida generalmente a una causa infecciosa. El conflicto emocional que provoca la otitis es básicamente uno: No quiero oír algo o a alguien. “No quiero oír esto”
Cuando nos referimos a oír, puede tratarse de un hecho real o hacer referencia a  algo simbólico: aceptar, tolerar, etc.
Cuando sentimos que no queremos oír, puede tratarse de cualquier cosa: Las palabras de mi pareja que me resultan hirientes, la música de mi hijo que la pone a todo volumen, el sonido permanente de una máquina que no la soporto más, etc.
Otitis externa: (ocasionada por la presencia de un cuerpo extraño, traumatismo, agua contaminada, eccema, forúnculo, tapón de cera, etc.) Siempre estarán relacionadas con conflictos emocionales de “necesito encontrar una solución para poder identificar esto que oigo mal o que no identifico” ”No puedo entender por qué me dicen lo que me dicen, o la manera en que me dicen las cosas o por qué no identifico lo que se me está diciendo.
Conflicto por sentirse separado de un sonido o atacado por un sonido. “Escuché que alguien decía algo negativo sobre mí” “Yo sabía que aquello que me dijeron eran mentiras” “No logro identificar las palabras o comprender lo que me dicen” “He escuchado algo que me ha hecho sentir servil, humillado, doblegado”
Me siento desvalorizado y triste porque no puedo comprender, me siento incapaz de comunicarme, de preguntar o reclamar y además, tengo un miedo tremendo a que se burlen de mi, a que se rían de que soy el único que no oye bien, el único que acepta las mentiras y que no reclama y siento que, por mi comportamiento, me estoy perdiendo cosas importantes de la vida.
Pericondritis: Gran desvalorización.  La persona se rinde, cuando no escucha bien, en lugar de defenderse y pedir que bajen el volumen de la música o cuando no se enfrenta a  aquel que le miente, que le recrimina, etc.
Otitis media: Casi siempre se trata de una inflamación en el oído medio de un niño. Aparece sobre todo cuando no quieren oír más gritos, malas palabras, discusiones, manotazos, etc., es decir, están hartos de oír cómo se pelean sus padres o las personas que los están cuidando.
O porque no soportan la tendencia a chillar de alguno de ellos o cuando están hartos de oír críticas, recriminaciones y reprimendas de los adultos.
“Nadie en casa me dice palabras de cariño”
“Mi padre jamás me dice palabras dulces”
“Mi mamá me grita mucho, me da órdenes gritando”
“Mis padres me mienten mucho, me prometen cosas que luego no cumple”
En los niños pequeños se manifiesta cuando quieren coger un juguete, pero no se lo permiten; no hacen más que oír ¡No! ¡No!
Otitis media serosa o exudativa: Es la presencia de líquido espeso o pegajoso por detrás del tímpano  en el oído medio, pero no hay ninguna infección del oído. La otitis media exudativa es muy común en invierno o a comienzos de la primavera, pero puede ocurrir en cualquier época del año. Puede afectar a personas de cualquier edad, aunque ocurre más a menudo en niños menores de 2 años.  A diferencia de los niños con una infección del oído, los niños con otitis serosas no se comportan como enfermos. A menudo ésta afección del oído no tiene síntomas claros. Los niños mayores y los adultos se suelen quejar de una sensación de llenura en el oído. A los niños pequeños se les puede sorprender porque intentarán subirle el volumen al televisor debido a la pérdida auditiva.
El oído se tapa para disminuir la audición.
“No desear oír”.
“No quiero oír, quiero volver al vientre de mi madre, al líquido amniótico, recuperar esos ruidos acuosos”.
Recomendaciones para recuperar la salud física, emocional y espiritual:
Como se puede observar la inflamación del oído es la consecuencia de no oír la verdad, lo agradable, lo bueno, lo honesto, etc.
O el resultado de vivir en un lugar donde el ruido es tóxico.
Por consiguiente, para recuperar de nuevo la capacidad para escuchar, es necesario que tengamos el valor suficiente para aclarar nuestros problemas auditivos.
Cuando la otitis afecta a los niños hemos de analizar el ambiente en el que viven, en el que se desarrollan, para descubrir de dónde procede el ruido tóxico que perciben (casa, colegio, abuela, etc.).




20 enero 2020

Origen emocional del VITÍLIGO. "Quiero ser más puro"




anandabazar.com

Es un problema de falta de pigmentación en la piel. Se caracteriza por manchas blancas de tamaño y formas diferentes. La melanina que es un pigmento que da color a la piel, no se metaboliza correctamente.
Aunque exceptuando este problema de decoloración, la piel es perfectamente normal, el vitíligo es muy difícil de aceptar ya que el efecto estético que da, es muy molesto para la persona y además no hay ningún tratamiento sintomático eficaz.
Por otra parte el sol también agrava la apariencia, porque si el resto de la piel está bronceado, las zonas afectadas de vitíligo se vuelven rosas y el efecto queda aún más resaltado.
Conflicto de desvalorización estética: El vitíligo expresa que tenemos una imagen negativa sobre nosotros mismos, que ha podido ser causada  por otra persona. Generalmente se trata de un elemento masculino, el padre o alguien que ejerce la función paterna, a veces puede ser la madre si ocupa esa función, el hermano, el padrino o alguien a quien admiramos. Curiosamente en el mundo de la simbología el Sol representa al padre y precisamente la despigmentación de la piel nos deja sin protección frente a la violencia de los rayos solares. 
“Quiero desaparecer, ocultarme de mi padre castrante” “Quiero que mi padre vea mi interior.”
“Me falta la "luz" de un padre que apoye o me oriente”. “Puedo tener un padre sí, pero no me sirve de nada, estoy sólo”. 
“No existo para mi padre o madre, no me ven, soy invisible.” “Estoy separada de la mirada de mis padres.”
Conflicto de sentirme sucio en el interior por algo horroroso que hice yo y quiero ser invisible para que no me descubran. Cometí un homicidio o un fraude, quizás mentí para perjudicar a otra persona o vi como se cometía un delito y me callé o tal vez, abusé de alguien, etc. y quiero ocultar mi delito, no quiero que mi familia se entere. 
“Quiero desaparecer, quiero ser invisible, que no se descubra lo que hice” 
“Quiero ser "transparente" para pasar desapercibido” “Quiero ser más puro.”. 
Por eso mi cerebro envía la orden de despigmentación, para lavarme, para limpiar mi culpa y hacerme invisible. 
“Soy una mala persona, me arrepiento de ello”
Del mismo modo, el vitíligo puede aparecer tras un conflicto de "suciedad" en mi familia o en mi entorno, y he tomado la orden inconsciente de "limpiar" tanta porquería. 
“Hay que lavar lo que se ha manchado. Hay que tener las manos limpias”. 
“Tengo un miedo atroz a que la "mancha en mi familia" avance”. 
“Debo limpiar toda esa porquería, debo limpiar las manchas de mi familia”. 
“Todos son malos, menos yo y no lo puedo demostrar. Soy inocente”.
Asimismo el vitíligo puede responder a un conflicto desagradable y brusco de separación de un ser amado, alguien a quien yo quería más que a nada en el mundo.
Ejemplo: He visto como asesinaban a mi padre, madre, hermano, etc.
Recomendaciones para recuperar la salud física, emocional y espiritual:




16 enero 2020

Origen emocional de la CELIAQUÍA

diario16.com


El gluten es una proteína que se encuentra en la semilla de muchos cereales, en especial el trigo con el que se elabora el pan, dulces y pasta. Por tanto, la alergia al gluten es una intolerancia alimentaria.
Algunas personas tienen alergia al gluten, otras tienen intolerancia y otras padecen celiaquía, enfermedad autoinmune, por lo que en todos los casos han de hacer dietas libres de gluten. Es decir, desean eliminar el alérgeno, pero ésta medida conlleva un estrés muy grande, ya que han de estar permanentemente controlando dónde hay o no hay gluten y además, no por ello se libran de su intolerancia.
En cuanto a la alergia siempre hay un conflicto (psicosock) que la programa,  mientras que en el caso de los celíacos, la mayoría de las veces, se trata de un conflicto relacionado con el clan familiar o de proyecto sentido, es decir, del periodo comprendido entre la concepción, pasando por el embarazo y hasta los tres años de edad.
Alergia al gluten=alergia al papá. El pan es un arquetipo universal, representa la reunión familiar alrededor de la mesa, el ambiente familiar. Las personas que sufren de intolerancia al gluten han de tomar conciencia que su verdadero problema no es el gluten, sino el pan. El pan representa simbólicamente a la familia, al ambiente familiar y más concretamente al cabeza de familia, al padre. “No puedo asimilar a mi padre” “No puedo digerir a mi padre” “Mi padre me hizo o me hace algo sucio, una marranada, una guarrada, en el territorio” “Mi papa me discrimina ante mi hermano, me deja de lado” “Mi papá cree que no soy su hijo” “No es fácil ser hijo de mi padre” “Tengo lo que no quiero y no tengo lo que quiero”
También puede manifestarse por alguna historia relacionada con la ausencia de mi papá por causa del alcoholismo, padre ausente, muerte, etc., que ha provocado un ambiente familiar inestable, nocivo, peligroso, una falta de cohesión familiar. A partir de ese momento no tolero el gluten, el pan, porque mi inconsciente, simbólicamente, lo relaciona con una experiencia negativa, peligrosa.
Si actualmente no me está ocurriendo nada de esto, he de analizar mi árbol genealógico para encontrar dobles mío que hayan tenido problemas con su padre o buscar algún padre simbólico, que haya vivido historias relacionadas con semillas, esperma, hijos, padre, discriminación, traición, rechazo, etc.
Si tampoco encuentro nada en mis antepasados he de buscar en el proyecto sentido historias que haya vivido mi madre con mi padre o con su propio padre o con su suegro o tal vez, con la pareja que pensó que sería el padre de sus hijos, etc.
¿Por qué elegí a éste padre para mis hijos? “Mi marido no es un buen padre para mis hijos”
Conflicto de separación  real de la familia o de los padres, sin el consentimiento del afectado.  Por ejemplo, por haber sido ingresado en un internado, guardería, pensión, etc. o haber quedado al cuidado de un familiar, porque los padres no pueden atenderle.
Conflicto de abstinencia, por haber sido privado de algo de forma drástica, radical. Ejemplo: una señora que durante el embarazo toma la decisión de dejar de fumar repentinamente.
Durante la lactancia, si la mamá tiene algún problema y deja de alimentar al bebé de forma natural prematuramente, puede ser causa para que, posteriormente, el niño contraiga celiaquía.
-Intolerancia a todo lo que se parece al gluten.
Alergia al gluten: “Me han echado de mi familia”.





14 enero 2020

Síndrome del TÚNEL CARPIANO: Causas emocionales que le afectan

tn.com.ar

Hay un espacio en la muñeca llamado “túnel carpiano”, donde el nervio mediano y nueve tendones pasan desde el antebrazo a la mano. El síndrome del túnel carpiano se presenta cuando hay un aumento de presión en este túnel debido a una hinchazón, y esa presión se transmite al nervio. Cuando la presión debida a la hinchazón aumenta lo suficiente como para perturbar la forma en que trabaja el nervio, se experimenta insensibilidad, hormigueo y dolor en la mano y los dedos.
La muñeca está asociada simbólicamente con el trabajo, con el control del orden en el trabajo, con una desvalorización e indecisión en la acción respecto al trabajo.
Conflicto por un trabajo que no queremos hacer: “Ya no quiero seguir haciendo este trabajo, porque no me gusta y porque ya me aburrí de hacer siempre lo mismo” “Siento hartazgo de tener  que sostener, presionar, cargar algo, cada día, en mi trabajo y encima mi jefe me presiona y me pone plazos para terminarlo”
¿Qué hago diariamente y con lo cual ya no disfruto, pero por mi orgullo o mi carácter perfeccionista sigo haciéndolo aunque no me guste?
Desvalorización: “No soy lo bastante bueno para encontrar un trabajo mejor” “Voy a tener problema porque no lo hice bien”
Celo excesivo en el trabajo: “control del orden en el trabajo”.
Conflicto entre soltar y agarrar.  “Quiero tener las riendas”.
La cabeza crea las ideas y las manos las manifiestan, por lo tanto un síndrome que impide el movimiento de la mano tendrá que ver con no querer ejecutar lo que tenemos en mente. Conflicto de falta de coherencia: “Algo que estoy pensando y la mano no quiere hacer”. “Lo que pienso, no lo realizo”. “Tengo un conflicto particular, y sobre todo no lo quiero ver o no quiero actuar para solucionarlo (o no puedo)”.
Enfermedad de los intermediarios. Desvalorización por sentirme incapaz de separar a alguien, de evitar una pelea entre personas conocidas. “No logro conciliar las dos partes”.
Negación de mis conflictos. “Tengo un conflicto y no puedo actuar o no quiero actuar para solucionarlo”. Lo negativo no existe. Todo está bien.
Asimismo debemos  tener en cuenta el significado de la mano como “padre”, y el ligamento asociado a proyectos de futuro. Puede ser en un contexto de padre, como padre, o algo relacionado a nivel simbólico.
Recomendaciones para recuperar la salud física, emocional y espiritual:






13 enero 2020

Problemas en los DEDOS de las MANOS

aprenderjuntos.cl

Los dedos son los elementos móviles de las manos, los cuales nos permiten realizar gran número de movimientos, manejar las manos, asir y poder actuar con precisión.
Los dedos representan las terminaciones de nuestros actos, nos ayudan a ser precisos en los detalles (ejecución, trabajo, acción).
Siempre que nos cortamos, quemamos, pillamos o torcemos algún dedo, no es por casualidad, sino que se trata de la liberación de una tensión interna.
Básicamente, si me ocurre algo en algún dedo de la mano significa que me siento desvalorizado. Que algo o alguien me hace sentir menos con relación a cómo hago las cosas, cómo trabajo, cómo me manejo, etc. Y esto claro, lo sumo al significado de cada dedo.
Los dedos de las manos, en general representan heridas emocionales, enfados conmigo mismo, conflictos mentales y culpas, relacionados con mi vida diaria, con hechos simples y circunstanciales.
Las personas que se hieren los dedos con más frecuencia son las perfeccionistas; estas personalidades le dan gran importancia y se aferran mucho a los detalles.
Pulgar: Es éste dedo el que nos permite tomar bien las cosas y agarrarlas con fuerza.
Los problemas en el pulgar pueden expresar el sentimiento de que hemos perdido el control de los acontecimientos o el dolor que sentimos por no poder actuar ni tomar el control de una situación.
El pulgar por otro lado, también es símbolo de poder, de protección o condena. En los combates de gladiadores, la suerte de estos dependía del pulgar de la persona que presidía el combate. También en el circo romano el pulgar hacia abajo significaba dejar al hombre frente a la bestia salvaje sin protección ni defensa.
En nuestros días solemos utilizar el pulgar para expresar un juicio de valor, cuando queremos mostrar una satisfacción ante algo levantamos el pulgar, o lo bajamos cuando queremos mostrar nuestra desaprobación.
El pulgar representa nuestra voluntad y nuestra responsabilidad.
Conflicto de desvalorización porque alguien me hace sentir menos, en relación a cómo hago las cosas, a cómo trabajo, a cómo me desempeño.
Cuando sufrimos algún daño en este dedo puede significar que estamos preocupados por algo, ya sea relacionado con nuestra madre, con algo que dijimos o incluso porque sentimos que alguien nos presiona a hacer algo que no queremos hacer.
Del mismo modo puede indicar que nos sentimos débiles y necesitamos protección frente a lo que consideramos una agresión externa y además nos sentimos derrotados y sumidos en la tristeza.
Asimismo el dedo pulgar representa a la madre, está relacionado con la "nutrición afectiva", los bebés suelen introducírselo en su boca y chuparlo cuando echan en falta el alimento afectivo de su madre. Tiene relación con el sentido del gusto.
Índice: Mi autoridad y mi independencia. Es el dedo que muestra autoridad, el que ordena y dirige. El índice se utiliza para señalar, acusar, regañar, dar órdenes o para intentar hacer comprender algo a alguien, muestra “que sabe”. También nos expresa la manera en que yo me someto a las órdenes de los otros, mi manera de obedecer, mis juicios y la forma en que acuso a los demás.
Es el dedo de nuestro “Ego”, de él nos servimos para mostrar nuestras convicciones, nuestro punto de vista y también para emitir una crítica.
“Debo justificarme en mi función”.
Este dedo marca nuestra fuerza, nuestro carácter y nuestro poder de decisión.
Cuando sufrimos algún daño puede indicar que hemos tenido algún problema de autoridad o bien, con lo que para nosotros signifique la autoridad. Tal vez hemos perdido nuestro liderazgo, tal vez alguien nos ha sometido o bien nuestra independencia y seguridad se tambalean. Estamos viviendo algo que nos causa miedo. Alguien nos está juzgando equivocadamente.
Asimismo puede manifestar nuestra dificultad para decir las cosas, para afirmar nuestro punto de vista. Pueden expresar el temor a ser criticado o juzgado o a emitir una crítica por falta de confianza, o por miedo al otro o al “qué dirán”.
También puede indicar que estamos abusando de cierto autoritarismo en nuestra tarea o en nuestro empeño de dirigir a los demás o que nuestra tendencia autoritaria ha sido contrariada, o bien que nos sentimos señalados por quien representa a la autoridad.
Autoridad del padre. Noción de control.
Está conectado con el sentido del olfato.
El dedo corazón: Es el  más grande y el más fuerte, completa al pulgar en su acción de tomar.
Es el dedo de la vida interior, del gobierno interior de las cosas y también tiene fuertes lazos con la sexualidad.
Está relacionado con el poder sobre el otro, con el placer y la satisfacción de poseer al otro, con el grado de satisfacción en nuestras experiencias sexuales.
Refleja la sexualidad más primitiva, los deseos sexuales más ocultos.
Los problemas en este dedo podrían indicar la insatisfacción que sentimos por la manera en que ocurren las cosas a ese nivel. Quizás hemos tenido algún problema de tipo sexual, ya sea con nuestra pareja o bien, algún tema sexual nos afecta. Pueden reflejar dificultades para asumir la propia sexualidad porque buscamos demasiado la perfección en este terreno, porque nos sentimos rechazados en la intimidad o por un sentimiento de culpabilidad.
Por otra parte, este dedo suele avisarnos cuando estamos enfadados o molestos con alguna persona. Está relacionado con el tacto.
El anular: El dedo anular representa mis compromisos, mis cambios. Tiene relación con la firma y cierre de contratos, inicio o conclusión de proyectos. También hace referencia a momentos de cambio en mi vida, cambio de nombre, apellidos, de casa, trabajo, etc. Es el dedo de la unión, del vínculo entre dos personas. El anillo de matrimonio o de la unión se pone en ese dedo.
Está relacionado con el sentido de la vista. Representa los ojos, lo que vemos real o simbólicamente. Y hay un poco de relación con los duelos que  vivimos. Si alguien querido muere o bien, algo ha muerto para nosotros simbólicamente, este dedo se verá afectado.
Las tensiones en este dedo nos hablan de pesar por nuestra vida íntima. Estamos sufriendo por algo o por alguien. Alguna unión sentimental puede estar a punto de romperse o bien, hemos sufrido una separación. Nos indican cierta dificultad para unir, para unificar nuestro entorno, para establecer alguna alianza.
Puede señalarnos también que, algo relacionado con contratos legales, no va bien o que algún compromiso que vamos a contraer no es bueno para nosotros.
Asimismo puede indicarnos que queremos formar una pareja con valores, bases y formas diferentes a como nosotros fuimos educados.
El dedo meñique: Secretos. En éste dedo se reflejan los secretos familiares y las mentiras. Todos esos hechos y sucesos que se han ocultado en la familia, a causa del "qué dirán". Representa el lado sucio de la familia. El lado hipócrita, lo superficial, la apariencia y la pretensión de la familia. Está relacionado con el sentido del oído y lo que oímos, real o simbólicamente.
Cuando sufrimos algún daño en este dedo, puede significar que alguien de la familia nos oculta un secreto o nos ha mentido y viceversa, que la persona que ha ocultado algún secreto o ha mentido somos nosotros.
Las personas con problemas en este dedo muestran una tendencia a aparentar, a no mostrarse tal como son, ya que les molesta lo que los demás piensan de ellos.
Refleja también nuestra intuición, por lo que si nos dañamos este dedo, seguramente nuestra intuición falló y nos sentimos traicionados.
Recomendaciones para recuperar la salud física, emocional y espiritual:






12 enero 2020

Causas emocionales de la ARTRITIS: Falta de respeto a mi mismo.

reumaquiensos.org.ar


Es una inflamación aguda o crónica de una articulación. El 90% de los afectados son mujeres.
Conflicto de desvalorización de uno mismo, ligado al movimiento, en el trabajo, en la profesión, propio de la localización del tejido cartilaginoso.
El sentido biológico de la artritis es el de detener o frenar el movimiento de una articulación para que pueda ser regenerada más fuertemente.
El dolor en la artritis, que generalmente se manifiesta por la tarde/noche, aparece en fase de reparación de un conflicto de desvalorización con crítica y negatividad,. Se puede considerar que la artritis es consecuencia de las  graves faltas de respeto que tenemos hacia nosotros mismos. “He sentido que no valgo nada”
La persona afectada por esta enfermedad siente una gran desvalorización de sí misma y piensa que tiene que vivir a través de los demás, deben ser los otros los que cumplan sus expectativas, los que tienen que hacerla feliz. “Me desvalorizo y pongo mi felicidad en manos de terceros”
Sin embargo, por el contrario, cree que no se le trata como ella merece ser tratada. Piensa que no le ayudan o que nadie le pregunta si necesita ayuda, o que nadie reconoce lo que hace, ni le felicitan ni le dan las gracias por lo que hizo; más bien, por el contrario, lo que recibe son críticas. Se siente desvalorizada pero no dice nada, ni reacciona, cree que sería peor y siempre está esperando a que los demás adivinen lo que ella espera.
Como se siente dependiente, su felicidad está basada en que los otros estén bien. Por eso vive angustiada por lo que hagan o les pueda pasar a sus seres queridos. Cualquier cosa que les afecte a los demás, es como si le sucediera a ella misma. Generalmente y por su tendencia a la negatividad, siempre piensa que les va a suceder algo grave, algo malo y siempre viven con ese estrés.
Otro conflicto emocional que puede producir artritis es cuando se vive diariamente en un ambiente de peleas, discusiones, ofensas, humillaciones, etc., y el individuo siente que no puede defenderse, que no es lo suficientemente fuerte para defenderse.
Del mismo modo, si yo no sé qué lugar ocupo en la vida y coloco mi valía en terceros, bien sea en otra persona o en alguna cosa y sufro alguna contrariedad importante, puedo desarrollar artritis. Ejemplo: “Yo no valgo sin mi pareja, sin mi hijo, sin mi trabajo, etc.”
La persona que presenta artritis suele ser muy crítica consigo misma y con los demás. Critica todo en la vida y en las personas que le rodean. Se fija siempre en las cosas negativas, juzga todo y a todos. Nada le complace, ni le satisface, ni nada le hace feliz, todo está mal, incluso ella misma. No se siente amada ni tiene intención de amar o demostrar su cariño. Cree que no la comprenden, no la reconocen y no la respetan, cuando en realidad es sólo una proyección suya, ya que ése es su verdadero problema; la falta de respeto y de reconocimiento propio.
Por regla  general, las personas con artritis, presentan una apariencia de calma y docilidad, pero viven con una gran ira interna, la cual rechazan profundamente. Quizás para sobrevivir a su infancia tuvieron que admitir la imposición de sus progenitores de agradar continuamente a los demás y no expresar la ira.
A veces pueden parecer personas débiles, para que todo aquel que les rodea sienta "lástima" u "obligación" hacia ellas. Pero, generalmente, se trata de personas manipuladoras que jamás expresarán directamente lo que desean o necesitan. Sólo soltarán indirectas o frases al aire, esperando que todo el mundo les "asista".
Por ejemplo: "...ay...tengo tanta sed..."
En general, la artritis se manifiesta en personas que tienen dificultad en reconocerse, verse y aceptarse tal y como son. Son personas duras consigo mismas, que no se permiten el derecho a hacer lo que les gusta y que siempre están en la búsqueda de responsabilidades externas.
Artritis reumatoide: Conflicto de fuerte desvalorización por gestos realizados o sufridos relativo a la parte afectada. Ejemplo: Al tratar de reparar  un objeto en su casa, éste se le rompe: “he hecho algo mal”, “soy un torpe”. El reumatismo afectará a los dedos de las manos. “Me desvivo por ayudar a los otros y en lugar de agradecimiento, recibo críticas”.
Conflicto crónico, de lenta y continua desvalorización. No es un gesto preciso, es continuado y es probable que aún siga. Entramos en conflicto y reparación de forma continua.
Concepto de culpabilidad en gestos realizados, impedidos o recibidos en el tiempo. “Si pudiera volver atrás en el tiempo, haría esto de diferente manera”.
Artritis de los dedos: Se trata de un proceso de reparación de un conflicto de desvalorización con crítica y negatividad.
En los dedos esta crítica va dirigida a algo que se “hace” o se desearía hacer, como el trabajo (sobre todo si afecta a todos los dedos y a la mano). También los dedos simbolizan el contacto, la caricia, la sensibilidad.  “No debí hacer, tocar, acariciar…” o “no debo hacer, tocar, acariciar…”. 
Conflicto de desvalorización muy profundo en relación al trabajo.
Movimiento culpable: “Me culpo de no cuidar a mi madre, de no protegerla”.
Conflicto de dirección: que afectará a las glándulas suprarrenales: ¿hacia dónde voy, hacia mi madre o hacia mi marido?
El paciente de artritis reumatoide posee un sentido crítico interno muy fuerte hacia la autoridad. Tiene la sensación de ser manipulado, explotado, de sentirse atado y desea liberarse.
¿A qué articulación afecta?
La artritis es la consecuencia de un impulso para lograr libertad y la represión de ese mismo impulso.
Es muy importante comprender el conflicto para salir de él, porque la desvalorización nos produce dolor y el dolor nos vuelve a producir más desvalorización porque no nos podemos mover, es el conflicto de "la bola de nieve".
Recomendaciones para recuperar la salud física, emocional y espiritual: