CONOCERNOS ¿qué nos quiere decir el cuerpo con la enfermedad?

CONOCERNOS ¿qué nos quiere decir el cuerpo con la enfermedad?
CONOCERNOS, es un libro de consulta, para que quien sufra de una enfermedad pueda averiguar de una manera sencilla y rápida la verdadera causa emocional de su problema.Pueden adquirirlo en papel y también en versión digital (Kindle) a la derecha.

28 diciembre 2018

Causa emocional de la GRIPE

La gripe es una afección del aparato respiratorio, causada por un virus, que presenta los siguientes síntomas, catarro, fiebre, dolores musculares, dolor de cabeza, tos, agujetas y cansancio.
La gripe expresa nuestra dificultad para relacionarnos. Se trata, en la mayoría de los casos, de personas que tienen dificultades para expresar sus deseos y manifestar sus necesidades.
Por eso casi siempre el origen tenemos que buscarlo en los encuentros familiares, en las fiestas alrededor de una mesa.
Conflicto de peleas, disputas o invasión en el territorio, “alguien que me quita lo vital (el aire)”.
Nos hemos sentido heridos por palabras o por silencios “muy fríos, helados”.
“Me han dejado helado”.
“Es como si hubiese recibido un jarro de agua fría”.
“Ya no doy más”.
Pequeños conflictos familiares recurrentes, que en un momento determinado “no tragamos más”. Algo en nuestra vida normal nos ha “hinchado las narices” y nos produce enfado. Esa rabia que no puede escapar, termina por manifestarse en forma de gripe.
La fiebre, las agujetas y el cansancio nos obligan a relajarnos y nos permiten aislarnos y desconectarnos de nuestro entorno, por un tiempo. Es el medio que utilizamos para protegernos del exterior y poder liberar las tensiones almacenadas. En la mayoría de los casos, la persona afectada no tiene más remedio que descansar durante varios días para reponerse adecuadamente.
Gripe intestinal: Peleas en el territorio familiar que no queremos asimilar.
Bronquitis gripal: “No puedo o no tengo derecho a quejarme”.
Recomendaciones para recuperar la salud física, emocional y espiritual:
En lugar de querer huir de una situación o de alguien, trata de transformar tu actitud interna;  tu sentimiento de víctima no te beneficia, por el contrario, bloquea tu centro de poder.