CONOCERNOS ¿qué nos quiere decir el cuerpo con la enfermedad?

CONOCERNOS ¿qué nos quiere decir el cuerpo con la enfermedad?
CONOCERNOS, es un libro de consulta, para que quien sufra de una enfermedad pueda averiguar de una manera sencilla y rápida la verdadera causa emocional de su problema.Pueden adquirirlo en papel y también en versión digital (Kindle) a la derecha.

14 agosto 2011

Causas emocionales ANOREXIA



Es una disminución del apetito que produce un adelgazamiento, que puede llegar a ser tan grave, que lleve a la persona a la desnutrición total y a provocarle la muerte.
La anorexia es una enfermedad típicamente femenina, aparece con frecuencia cuando la muchacha está madurando y tiene que afrontar la etapa de su desarrollo sexual.
A menudo aparece coincidiendo con una etapa en la que mantiene profundos conflictos con sus progenitores, especialmente con su madre.
“La comida (simbólica) de mamá es tóxica:”
Se trata de madres sobreprotectoras, que controlan constantemente a su hija.
“Mi madre controla mi vida, mi espacio, mi identidad”.
El amor, el afecto, la nutrición emocional que me ofrecen me resulta indigesta e inaceptable; por consiguiente: “no como.”
La relación que mantenemos con la comida es un fiel reflejo de la relación que tuvimos con nuestra madre cuando fuimos alimentados.
El niño asocia desde el principio las ideas de comida  y amor.
La anorexia manifiesta que la relación de afecto, amor y de protección que el niño experimenta cuando está siendo amamantado no ha sido satisfactoria.
Bien porque ha sido un hijo no deseado o porque la madre hubiera preferido un chico en vez de una chica, o al contrario.  
Como consecuencia la madre no está a gusto cuando da de mamar al niño, no se muestra cálida y amorosa, sino todo lo contrario, fría y ausente, sólo lo hace por necesidad. Y el niño así lo percibe, se siente rechazado.
Por eso guarda inconscientemente el recuerdo de que la comida no es atractiva, no es saludable; más bien es repulsiva.
Como la relación con la alimentación expresa la relación con la vida, el niño también pierde la confianza en esta.
Este rechazo de la vida se manifiesta en la paciente de diferentes maneras: Se niega a ingerir alimentos físicos o come cosas de escaso valor alimenticio. Cuando se encuentra sola, circunstancia que aprovecha para comer de todo lo que encuentra, no quiere retener el alimento y lo expulsa provocándose ella misma el vómito. También suele practicar algún tipo de ejercicio físico o tomar sustancias específicas para eliminar las grasas y mantenerse bien delgada.
El rechazo de la alimentación puede ser tan grave que lleve a la enferma a la destrucción total, y ocasionarle la muerte.
Por otra parte la anoréxica también siente, consciente o inconscientemente un gran repudio a su propia feminidad, es por ello que la mayor parte de ellas tienen problemas con la regla o sufren de amenorrea. Tienen miedo a las “curvas” símbolo femenino y al vientre abultado, símbolo de maternidad. “Tengo miedo de mi cuerpo, de sus formas, de mi energía sexual”.
En sus relaciones con los demás existe algo de hipocresía, ganas de llamar la atención, egocentrismo, manipulación y miedo a la proximidad, a la intimidad y al calor familiar por lo que tiende al ascetismo y a la soledad.
Recomendaciones para recuperar la salud física, emocional y espiritual:
A estas personas no se les puede ayudar, aconsejándoles u obligándoles a alimentarse, pues de ello es precisamente de lo que huyen, de lo corpóreo, lo físico. Lo rechazan pues simboliza lo malo, lo impuro.
Sin embargo sí le podemos ayudar tratando de que se comporten con autenticidad, íntegramente, que sean sinceras consigo mismas.
La persona anoréxica debe aceptarse a sí misma, a su feminidad, a su ansia de amor, al sexo y admitir su egocentrismo.
Necesita cambiar cuanto antes la percepción que tiene de su madre y comprender que aquella ha hecho siempre lo mejor que ha podido y tiene derecho a tener sus miedos y sus limitaciones, como cualquier ser humano. Si acepta a su madre y su manera de nutrirle afectivamente, aprenderá a aceptar a la mujer que hay en ella y recuperará el gusto por la vida y por los alimentos.
Si empezamos a admitirnos tal como somos, habremos dado el primer paso hacia la salud, hacia la vida. La aceptación es el primer paso. Luego, integrarlos y vivirlos porque esta es la única manera de lograr el punto intermedio, el equilibrio entre el ascetismo y los deseos.
Necesitan integrar la parte física en su Ser y dejar de vivir de ideales porque nos impiden vivir la realidad. El Ser humano forma una totalidad-cuerpo, alma y espíritu- no es posible la separación, aunque nosotros lo creamos.
La materia es parte de la creación con el mismo valor que el aspecto espiritual, es nuestro deber llevar nuestro Ser espiritual a lo físico, y esto no es posible reprimiendo esta condición o huyendo de ella.
Sugerencias para las personas afectadas:
Hablar con la madre, aclarar y expresar sus sentimientos.
No sentirse obligada, bajo ningún concepto, a dar cuentas a su madre.
Si no tuviera más remedio, alejarse de su madre para poder vivir su vida plenamente.
Afirmaciones:
“Me siento a salvo”.
“Me amo y soy feliz, por mí y para mí. Soy una persona maravillosa”.