CONOCERNOS ¿qué nos quiere decir el cuerpo con la enfermedad?

CONOCERNOS ¿qué nos quiere decir el cuerpo con la enfermedad?
CONOCERNOS, es un libro de consulta, para que quien sufra de una enfermedad pueda averiguar de una manera sencilla y rápida la verdadera causa emocional de su problema.Pueden adquirirlo en papel y también en versión digital (Kindle) a la derecha.

23 abril 2013

Causa emocional de la ENDOMETRIOSIS



Es una afección ginecológica que se caracteriza por la presencia anormal de mucosa uterina en lugares del cuerpo donde no debería estar, por ejemplo: en la cavidad pélvica (ovarios, detrás del útero, en los ligamentos uterinos, en la vejiga urinaria o en el intestino).
El sentido biológico de este síntoma es el intentar concebir a toda costa. No hay concepto de “primera casa” o no se puede concebir en ella (por memorias de aborto, por ejemplo). “Tengo ganas de quedar embarazada, pero no puedo recibir a mi hijo en este hogar, en esta casa donde yo vivo, porque es pequeña, fría, no está bien ubicada, quiero que esté en otro lado”. “Yo no soy como mi madre, seré una gran mamá y quiero un buen lugar para mi hijo”.
Dependiendo hacia dónde se desplaza la mucosa uterina:
Interior: Hubo problemas con niños que murieron por no tener un hogar.
Exterior: Conflicto de localización, debo buscar otro lugar.
En el ovarios: “Quiero una descendencia muy rápida, porque han habido abortos y quiero cuidar los óvulos.
En la vejiga: conflicto entre su madre y su pareja. Éste no la soporta e impide que aquella frecuente su hogar. Aunque ella desea tener un hijo para complacer a su madre, no puede tenerlo en la casa, ya que en ella su madre está vetada y, es por eso, que la mucosa del útero se desplaza hacia la vejiga, el órgano que sirve para marcar el territorio.
“Tengo muchas ganas de estar embarazada, pero no puedo acoger al hijo en el lugar que debiera, de modo que lo alojo fuera (el hogar está fuera; la familia está desintegrada).
Impresión de que la casa no es nuestra. “No estoy en casa”. “Estoy excluida de la casa”.
En el ombligo: Suciedad que hay que eliminar respecto al embarazo. Atentado contra la integridad con connotaciones familiares.
En el intestino: Conflicto de guarrada relacionada con el embarazo que no puedo eliminar (perdonar).
Adenomiosis uterina: Incapacidad para llevar a buen término el embarazo. “No estoy lista para ser madre, no tengo recursos para serlo. No tengo la pareja perfecta. Fui abusada”.
Causas transgeneracionales: Hay que buscar en nuestros antepasados, por si somos dobles, niños que han vivido sin casa segura o niños fallecidos fuera de casa. También abortos relativos a casas inseguras.
La endometriosis también puede manifestarse en mujeres que aunque desean tener un hijo, no lo pueden concebir porque inconscientemente tienen miedo a las consecuencias del parto (sufrir enormemente o morir), o tal vez porque temen que el niño rompa la armonía de la pareja, o por miedo en relación al mundo tal como es y a las incertidumbres del futuro.
Muchas de las mujeres que sufren endometriosis han mantenido una relación emocional tensa, difícil, dolorosa y, en ocasiones hasta violenta con su propia madre.
Se trata de madres que invaden la vida de su hija, que carecen de capacidad afectiva y que constantemente la reprocha y la ofende. Como consecuencia de esta relación complicada, la mujer tiende a endurecerse físicamente y, a desarrollar una actitud masculina en la vida, como la inclinación a forzar las cosas, a querer dirigirlo todo,  a mantener relaciones de poder o a cargarse en exceso de actividades.
Recomendaciones para recuperar la salud física, emocional y espiritual: