CONOCERNOS ¿qué nos quiere decir el cuerpo con la enfermedad?

CONOCERNOS ¿qué nos quiere decir el cuerpo con la enfermedad?
CONOCERNOS, es un libro de consulta, para que quien sufra de una enfermedad pueda averiguar de una manera sencilla y rápida la verdadera causa emocional de su problema.Pueden adquirirlo en papel y también en versión digital (Kindle) a la derecha.

25 noviembre 2013

ALZHEIMER (Conflictos emocionales que pueden originar ésta enfermedad)

Múltiples conflictos repetitivos no resueltos, vividos en todos los dominios (dinero, pareja, trabajo, hogar…) que provocan múltiples cicatrices hasta un nivel que fue insoportable.
Conflicto de no poder comprender las cosas. Si no comprendo algo, no puedo aplicarle una solución.
Conflicto de falta de reconocimiento: “No puedo reconocer a los demás porqué yo mismo no fui reconocido”.
Conflictos con recuerdos demasiado duros (asesinatos, suicidios, grandes pérdidas…). 
Conflictos de contrariedad: Exigirse constantemente hacer algo que no se quiere hacer hasta que la única solución es olvidarse de las obligaciones. “Quiero que estén conmigo, pero yo no quiero estar con ellos”.
Conflictos de separación y agresión.
La persona que contrae esta enfermedad ha vivido en un estado de angustia y cólera constante. (Se siente desesperada porque no sabe aceptarse, ni es capaz de aceptar la vida tal como es).
El hecho de haber pasado por muchas dificultades o haberse sentido psicológicamente muy presionados por ellos mismos, por los demás, o por la convivencia íntima con una persona avasallante y dictatorial o por un agotamiento de las energías como consecuencia de una vida muy activa en la que han tenido que tomar muchas decisiones y han asumido muchas responsabilidades, han servido como causas para que el individuo se desespere y busque una protección de su entorno, a la vez que una venganza,  a través de una patología como el Alzheimer con la que el contacto con la realidad queda bloqueado por la pérdida de sus facultades conscientes.
También puede manifestarse esta enfermedad en un momento en el cual el enfermo ha perdido algo a lo que estaba muy apegado: “conflicto de separación”. Puede tratarse de la pérdida de contacto con alguien o a la separación simbólica de su juventud, del poder, del éxito, de la belleza, etc.  Como consecuencia creen que su vida se derrumba porque le faltan los cimientos e, inconscientemente, cortan la relación con el mundo y se niegan a responsabilizarse de su vida, obligando a los demás a que asuman  sus propias responsabilidades.
En definitiva, es como una regresión en el plano corporal, psíquico y espiritual hacia la infancia.
Recomendaciones para recuperar la salud física, emocional y espiritual:
Una vez que este malestar se ha desarrollado, es muy difícil volver al principio debido a la negativa del afectado por curarse, lo adecuado para no llegar a estos extremos, es el acto de prevenir.
La mejor prevención para esta grave enfermedad es el desapego de las cosas materiales y buscar la conexión con nuestro verdadero poder, con la divinidad interior.
Asumir que también podemos continuar siendo una persona importante y querida, aunque ya no queramos tener la responsabilidad de hacernos cargo de todo, ni acordarnos de todo.
Desprendernos del pasado y vivir aquí y ahora. Relajarnos. Asumir la muerte. Volver a ser como un niño.
Ha de prestarse mucha atención a la pérdida o debilidad notable de la memoria que suele presentarse como mecanismo de protección frente al sufrimiento provocado por una separación no deseada.


CONOCERNOS  ¿qué nos quiere decir el cuerpo con la enfermedad?