AFTAS BUCALES, causas emocionales que las activan

 

Se trata de una úlcera o llaga abierta y dolorosa en la boca o labios. Suelen presentar una coloración blanquecina y están rodeadas por un área rojiza y brillante.

La función biológica es la de sensibilizar la zona para poder atrapar o soltar mejor el “bocado”, real o simbólico.

Como sabemos, la boca representa en nosotros nuestra capacidad para expresarnos, así como la entrada o no de un “bocado”, real o simbólico.

Todo aquello que reprimimos, las palabras que nos guardamos, principalmente el enfado y la ira, los problemas de los que huimos y nuestros enfrentamientos internos están manifestándose a través de las aftas.

Asimismo, pueden indicar mi limitación para expresarme, no poder abrirme y expresar la verdad.

“No puedo decir la verdad, me preocupa mucho qué pensarán o qué dirán los demás”.

De la misma forma, la aparición de las aftas puede indicarme que me encuentro separado de la palabra, de la comunicación con los demás.

“Es vital para mí saber lo que hay en la boca del otro. No quiero que el otro se separe de lo que tengo que decirle”.

Se pueden manifestar también cuando guardo un secreto que no lo puedo revelar.

“No puedo revelar un secreto, me preocupa las consecuencias que puede ocasionar a los otros”. 

También somos propensos a padecer aftas cuando, de alguna forma, nos reprimimos, nos frenamos a la hora de decir algo y como consecuencia nos hemos sentidos perjudicados.

Por ejemplo, cuando escucho un insulto hacia mí y no puedo responder. “Las palabras me han herido, pero yo no he contestado”.

Igualmente puede manifestarse en las personas introvertidas que no quieren hablar de sus problemas e intenta minimizarlos:

“No quiero hablar de mis problemas, me preocupa qué dirán”.

También puedo crear un afta si tengo dificultad para poder atrapar un bocado, real o simbólico.

“No puedo atrapar algo, me inquieta qué pensarán”.

De igual forma, puedo tener aftas cuando tengo el deseo de querer comer algo pero me reprimo (muy típico de las personas que están haciendo régimen).

Otro motivo  de tener aftas es por causa de haber perdido un “bocado”, real o simbólico, muy apetitoso.

“Quiero volver a recuperar el amor de mi pareja”.

Si está en la mejilla izquierda: me habla de un conflicto relacionado con mi trabajo.

En la mejilla derecha: se trata de algo relacionado con la familia.

Cuando afecta a ambas mejillas: me advierte de una verdad que “no puedo” decir.

Si están en la lengua: expresa que tengo una verdad que “no quiero” decir.

En los labios: me habla de una verdad que “me da miedo” decir.

Si se encuentran en las encías: me muestra una verdad acerca de mí, que me irritó.

En la garganta: me advierte de una verdad acerca de mí, que no tragué. 

Si desea conocer más acerca del origen emocional de las enfermedades o saber sobre el propósito del alma puede adquirir mis libros haciendo clic sobre el enlace de Amazon:

 

Deja una respuesta