¿Cómo reconocer nuestro ego?

¿Qué es el ego?

¿Cómo interfiere en nuestra vida?

¿Por qué y para qué se nos repiten las mismas vivencias una y otra vez en la vida?

¿Por qué me cuesta relacionarme?

¿De dónde procede el miedo a la carencia y al abandono?

¿Por qué atraigo siempre personas que me humillan?

Desde mi punto de vista, somos muchos los que estamos interesados en saber sobre nuestro ego.

En reconocerlo, en averiguar cómo funciona, en saber por qué nos afectan ciertas cosas y para otros, las mismas vivencias pasan desapercibidas.

¿Por qué las mismas situaciones a mí me provocan un problema en el estómago y a otra persona le afecta al hígado?

O, quizás, queremos averiguar por qué atraemos determinadas experiencias que se repiten en nuestra vida cuando, en realidad, las detestamos y nos gustaría, o preferiríamos, que todo fuera absolutamente al contario, opuesto a lo que nos sucede.

Conocer el funcionamiento de nuestra personalidad y sus cinco estructuras constituye una buena base para descubrir y afrontar todo aquello que quedó atrapado, reprimido, en el inconsciente y poder trabajar sobre ello para liberarlo e integrarlo.

Los seres humanos venimos a esta vida con un propósito divino, claro y preciso que fue definido por nuestra alma en el mundo anímico y espiritual antes de encarnar.

Este propósito forma parte del proceso de aprendizaje, de evolución y de crecimiento de nuestra alma y constituye la esencia y el sentido de nuestra vida en el cuerpo físico.

En nuestro inconsciente se encuentran las memorias de las experiencias vividas en nuestras vidas anteriores que no fueron integradas.

Una vez que decidimos volver, estas creencias se irán manifestando por medio de diferentes vivencias.

Pueden ocurrir a través de programas heredados de nuestros ancestros, antes o durante la gestación, en el parto o en los primeros años de vida e irán creando nuestra personalidad o ego.

Para su evolución, el alma elige la vida y el cuerpo más adecuado para experimentar y desarrollar sus karmas.

Se puede considerar que el cuerpo (ego) es la cristalización de los problemas básicos que una persona ha elegido para encarnarlos y solucionarlos.

La tarea se cristaliza en el cuerpo para que el individuo pueda verla y es su responsabilidad descubrirla, conocerla y trascenderla.

Como podemos ver, el cuerpo es la expresión del alma y esta lo necesita para llevar a cabo su misión.

Nuestro cuerpo es una gran fuente de información que, además, nos ayuda a ser conscientes del estado de nuestra alma.

Extraído de mi nuevo libro LA TAREA DEL ALMA, si deseas adquirirlo haz clic sobre el enlace de Amazon:

Imagen:dskpanillo.org

Deja una respuesta