Conflictos emocionales que afectan a las ENCIAS

Es una barrera protectora con el exterior. Recubre la base de los dientes protegiendo su raíz de gérmenes o restos de alimentos y nos dan el contacto y la sensibilidad con el bocado. 

Conflicto: Separación del bocado, que ya tocábamos. Entendido como “bocado” o como “palabras”.

Desvalorización muy grande por la palabra no dicha o por no lograr lo que se desea con lo que se dice.

Conflicto con las decisiones tomadas que no fueron bien recibidas.

Encías sangrantes: La sangre hace referencia a la familia y la inflamación a la ira.

Afecta a personas sensibles, que absorben los problemas de los otros, que se dejan invadir y que no se atreven a decir “no”.

Conflicto: Bocado con connotación de decisión. “Tenía una decisión y al final no la he seguido o no la he podido seguir”. Indecisión.

No nos sentimos felices con la decisión que hemos tomado.

Gingivitis o inflamación de las encías: Cuando se inflama es para aumentar el espesor  de la barrera protectora, para crear un colchón capaz de amortiguar los golpes de la vida.

Conflicto de atrapar o retener el bocado y conflicto de expresar el bocado.

Conflicto con las palabras no dichas y los deseos no expresados.

Sucede cuando alguien “traspasa nuestras fronteras” y no somos capaces de responder (por no tener permiso, capacidad o fuerza…).

Por ejemplo: alguien nos insulta de forma desagradable y no podemos responderle. “Palabras no dichas”. “Mi palabra no da la talla”.

También el conflicto contrario: Cuando decimos algo importante y eso no logra traspasar las fronteras del otro: Dije algo y el otro no comprendió nada.

“Deseos no expresados”.

“No puedo expresarme”.

“Si por lo menos lo hubiera dicho”.

Conflicto con las decisiones tomadas que no fueron bien recibidas.

Miedo de llevar a cabo una decisión que ya hemos tomado porque tememos las consecuencias.

Incapacidad de mantener la decisión que hemos tomado. Aplazamiento de las decisiones que hemos de tomar.

Flemón: Un gran conflicto. Nos estamos preparando para una gran batalla en la que se espera que haya muchos daños.

Ulceración de las encías: Depende de la ubicación:

Paladar, representa a la autoridad, se afecta cuando tenemos algún problema con esta.

Lado externo, está relacionado con conflictos de tipo social o con el trabajo.

Parte interna, hace referencia a conflictos con la intimidad del hogar, la vida secreta.

Próximo o debajo de la lengua, nos habla de problemas con la pareja y más concretamente, con la sexualidad.

Conflicto con lo que digo: “Si hablo, se entiende otra cosa. ¡Lo digo yo, no me creen! ¡Me tratan de mentiroso!

Periodontitis: Inflamación del periodonto, zona de las encías.  

Una inflamación implica ira y rabia por el pedazo que no termino de atrapar. 

Conflicto de no poder morder.

Conflicto de impotencia para atrapar el bocado en forma de decisión.

Miedo e impotencia a tomar decisiones.

Retracción de las encías: Indica que la persona cede terreno, se muestra impotente para protegerse y defenderse.

Da demasiado de sí misma con tal de agradar o que le consideren buena persona. Siente miedo a ser juzgada, criticada o considerada como perversa.

En los incisivos inferiores nos puede hablar de nuestra sexualidad. Tal vez nos indican problemas de represión, de abortos o de separaciones con la pareja.

Recomendaciones para recuperar la salud física, emocional y espiritual:

Necesitan permitirse expresar sus necesidades.

Estas personas necesitan aprender a aceptar y acoger las nuevas ideas, opiniones, experiencias, digerirlas y asimilarlas con calma analizando todos los aspectos, para expansionar su mente y su espíritu.

Han de aprender a confiar en su poder interior a la hora de tomar una decisión.

Dejar de considerar los errores como fracasos y aprender a verlos como forma de aprendizaje que nos permite cambiar de rumbo.

Necesitan permitirse decir lo que tienen que decir, sin pensar que los demás van a condenarlo. “Digo las cosas sin temor”. “Hablo siempre con la verdad”.

Necesitan concederse permiso para auto defenderse.

Deben permitirse poder saborear y disfrutar de los placeres de la vida.

Si desea conocer más acerca del origen emocional de las enfermedades puede adquirir mi libro haciendo clic sobre la imagen:

Imagen: bladegrup.com

Deja una respuesta