Conflictos emocionales que causan el cáncer de HUESO

El cáncer siempre es la consecuencia de una situación grave, impactante, dramática, de larga duración y que está relacionada con un aspecto de vital importancia para mí.

Si tengo un cáncer de huesos me indica que he vivido un conflicto muy profundo de desvalorización, de impotencia, de falta de confianza y falta de respeto hacia mí mismo.

Puede que la estructura en la que se apoya mi vida, mis principios, mi identidad se haya venido abajo o haya sido puesta en entredicho.

Como consecuencia, tengo la impresión que no valgo nada, que no tengo ningún valor.

“Yo soy completamente nulo”, “Me siento una basura”.

Una pérdida repentina del valor propio puede ser iniciada por una observación injusta, por ser degradado, por sentirme “debilitado hasta los huesos”.

O, tal vez, por haber fallado en el aspecto familiar, el trabajo, en el deporte, etc.

Durante dicho conflicto de desvalorización los huesos experimentaron una alteración y una vez resuelta la situación emocional estresante el cerebro comienza a restaurarlos, ayudado por los gérmenes correspondientes.

Por lo tanto, podemos decir, que el cáncer de hueso se manifiesta una vez que he superado el conflicto emocional que lo generó.

Posteriormente, es cuando se produce la multiplicación celular (tumor), gran dolor, fiebre, edemas, etc.

Desde el punto de vista biológico “estoy sanando el hueso” y lo único que debo hacer es buscar medicamentos que me ayuden a controlar el dolor o la inflamación para darle tiempo al cerebro de que regenere los tejidos y órganos dañados por el estrés emocional que sufrí.

El sentido biológico es el de fabricar un tejido más fuerte, para así poder afrontar mejor esa función que no se realizó correctamente cuando viví el estrés por primera vez.

Si el cáncer está en la médula ósea es porque la desvalorización que he vivido está relacionada con algún miembro de mi familia, especialmente con los colaterales.

Si se manifiesta en el hueso es porque soy yo el que me desvalorizo.

Es recomendable mirar en el árbol genealógico y en el Proyecto Sentido si ha habido historias de desvalorización y, debido a ello, soy vulnerable ante experiencias de ese tipo.

En general, los problemas en los huesos hablan de mí temor a no tener el soporte de mí familia, sus palabras de aliento, su confianza, su presencia en mi vida.

O, quizás, me expresan mi inquietud a no poder apoyar y ayudar bien a los otros.

Si desea conocer más acerca del origen emocional de las enfermedades o saber sobre el propósito del alma puede adquirir mis libros haciendo clic sobre el enlace de Amazon:

Imagen:amlcc.org

Deja una respuesta