Conflictos emocionales que me causan GASES

Cuando presentamos aerofagia o expulsamos una gran cantidad de flatulencias todo el tiempo, nos indica que vivimos en un permanente estado de angustia.

Deseamos fervientemente «aspirar» vida (aire).

Es la consecuencia de estar continuamente tragándonos nuestras emociones negativas, porque tenemos un miedo

profundo a no lograr aquello a lo que aspiramos en la vida, nuestros sueños, nuestras metas, etc. 

Por eso nuestro inconsciente nos hace fabricar gases, para ayudarnos a empujar hacia abajo la porquería y eliminarla.

“Quiero evacuar, para sacar de mi toda esta mierda que me rodea, para sentirme libre”.

Las personas que sufren estos síntomas aparentan vivir tranquilos y en calma, pero todo les causa terror y miedo y no pueden tragar eso, no lo digieren.

Siempre tienen miedo a perder el trabajo, miedo a no tener suficiente dinero, a no triunfar, a padecer alguna enfermedad, miedo a que nuestra pareja no sea la indicada, es decir, miedo, miedo y miedo.

Por lo tanto, vivimos quejándonos de todo, del clima, la comida, el salario, etc.

Nada es perfecto, porque como tenemos miedo a perderlo, mejor lo criticamos para sentir que no nos importa, pero nuestra angustia continúa.

También pueden manifestarse gases cuando nos encontramos sometidos a presión, cuando estamos estresados por causa del mundo material, profesional o financiero.

“Me presionan, sufro y tengo que desahogarme”.

Asimismo, pueden estar relacionados con una jugarreta, un engaño o una traición que me han hecho y no consigo digerir, deslizar ni evacuar, intento eliminarla pero no lo hago.

A nivel simbólico, el vientre se asocia a una segunda sepultura, los gases aparecen en los “muertos que fermentan”, deberíamos buscar posibles duelos no hechos en nuestro clan (dobles, fantasmas…).

Flatulencia: Este síntoma está vinculado a conflictos de eliminación de un “bocado” indigesto que he ingerido y que no proceso.

Puede tratarse de algo que va en contra de mis principios fundamentales.

“Mi jefe me obliga a mentir a los clientes y no lo acepto”,

“No digiero ni acepto que mi madre o mi suegra me critique el orden o la limpieza de mi casa”

Si desea conocer más acerca del origen emocional de las enfermedades o saber sobre el propósito del alma puede adquirir mis libros haciendo clic sobre el enlace de Amazon:

Imagen:biomes.world/es

Deja una respuesta