COSTILLAS, conflictos emocionales que pueden afectarles

Huesos planos y curvados que recubren y forman la caja torácica que protege a los pulmones y el corazón. 

Las costillas tienen la función de proteger la caja torácica, son como las rejas del corazón.

Las costillas simbolizan a los miembros de la familia (árbol genealógico).

Según la costilla que tenga afectada podré saber con qué miembro de mi familia tengo el problema: si  se trata de las costillas superiores T1-2-3-4 tendré un problema con mis ascendentes  (padres, abuelos, bisabuelos, etc.)

Las costillas centrales: T5-6-7-8 me expresarán una situación conflictual con alguno de mis colaterales, (hermanos, primos, pareja, compañeros de trabajo, etc.)

Si se trata de las costillas inferiores: T9-10-11-12 harán referencia a algún conflicto emocional vivido con alguno de mis descendientes (hijos, sobrinos, nietos).

Lado derecho: conflicto afectivo. Madre, familia.

Lado izquierdo: peligro, trabajo exterior, familia política.

En el costado: conflicto en el presente.

Parte de delante: conflicto relacionado con el futuro. También con la autoridad y con mi propia realización.

En la espalda: Pasado, sentimientos. Viejos conflictos que siguen ahí.

Costillas flotantes: híper-rigidez de los ascendentes.

La distribución según Claude Sabbah:

1ª Costilla: “El orden de las cosas no es respetado”. Problemas con coberturas que no cubren bien. 

2ª Costilla del padre.

3ª Costilla de la madre.

4ª Costilla de los colaterales.

5ª Costilla de los hijos.

6ª Costilla de los nietos o hijos más pequeños.

7ª Costilla: Primos, primas, sobrinos, alumnos, discípulos, nueras, yernos…

8ª Costilla: Pérdida de un gemelo (real o virtual).

9ª Costilla: Suprarrenales, conflicto de dirección.

10ª Costilla: Riñón, conflicto de desmoronamiento existencial. Gran desvalorización por errores dentro de la familia.

Conflicto de desvalorización afectiva o de protección.

No sentirme lo bastante querido.

Cuando alguna se fractura me indica que me encuentro en una situación que me oprime, que hace que me sienta arrinconado.

Siento que mi protección está disminuida y que soy vulnerable a las presiones exteriores frente a mi autonomía y a mi necesidad de espacio.

Tengo la impresión que he perdido mi armadura, que me siento frágil y abierto a todas formas de ataque, que no puedo defenderme ni protegerme.

Tengo la sensación que he perdido el control sobre mi vida, que estoy expuesto al peligro constantemente.

Con la fractura también se rompe con una situación angustiosa y se abre una grieta que obliga a adoptar una actitud asimismo sincera.

Recomendaciones para recuperar la salud física, emocional y espiritual:

Acepto expresar lo que siento y estoy receptivo a escuchar lo que me dicen los demás.

Me comunico desde el corazón. Soy flexible y me abro a nuevas experiencias.

Si desea conocer más acerca del origen emocional de las enfermedades o saber sobre el propósito del alma, puede adquirir mis libros haciendo clic sobre el enlace de Amazon:

Imagen: kenhub.com

Deja una respuesta