El cuerpo físico tras la herida de HUMILLACIÓN

Dado que el masoquista está muy encerrado en sí mismo y sobre su sufrimiento no irradia energía, la tiene comprimida en su interior.

Es una estructura muy cargada energéticamente, pero la energía está bloqueada y contenida en el tronco.

Esta carga energética es percibida como una tensión constante, como una presión que lucha impotente por salir y expresarse y que se puede describir como una «olla a presión».

Solo permite dar salida a las manifestaciones verbales y las quejas.

Desarrolló un cuerpo grueso, del cual se avergüenza.

Se trata de una estructura muscular poderosa y maciza.

Se caracteriza por tener un cuerpo bajo o no muy alto, recio y muscular.

Tiene un cuello musculoso, corto y grueso.

La cabeza la tiene hundida y desplazada del cuerpo hacia delante, salvo si es de estructura activa, que entonces la levanta de forma provocativa adelantando el mentón.

La espalda es ancha con los músculos muy desarrollados y tensos, para poder soportar todo el peso que lleva encima.

Se prolonga así a lo largo de todo el tronco, sin estrechamiento en la cintura, que también suele ser ancha y corta.

La cara suele ser plana y redonda y tiene una expresión bondadosa.

Los ojos suelen ser grandes y la mirada tierna; en ocasiones dejan traslucir un sentimiento de tristeza y de resignación.

La expresión de su rostro podría describirse como «la cara de un niño bueno y un poco triste».

El abdomen es redondeado, blando y abultado.

La pelvis es prominente y hace meter hacia adentro los glúteos.

Como consecuencia del estancamiento de energía, la piel suele ser oscura y, habitualmente, el vello es espeso.

Los brazos son proporcionales con el resto del cuerpo, es decir, de musculatura muy desarrollada.

Las manos son fuertes, la palma ancha y los dedos cortos.

Las piernas son robustas y poco ágiles, dando la sensación de pesadez al caminar.

Extracto de mi nuevo libro LA TAREA DEL ALMA, si deseas adquirirlo haz clic sobre el enlace de Amazon:

Imagen:psicologo-barcelona.org

Deja una respuesta