EL NIVEL DEL SER


¿Quiénes somos?, ¿de donde venimos?, ¿para donde vamos?, ¿para qué vivimos?, ¿por qué vivimos?…
El pobre rebaño humano está formado por «Animales Intelectuales».
De una manera equivocada se les llama hombres, pero sólo son fragmentos de hombre, caricaturas de éste.
Están aún muy lejos de ejercer la consciencia, la sensibilidad y el amor superiores que les permita ser considerados verdaderos seres humanos.
El rebaño no sólo no sabe, sino además ni siquiera sabe que no sabe…
Lo peor de todo es la situación tan difícil y tan extraña en que nos encontramos, ignoramos la razón de todas nuestras tragedias y, sin embargo, estamos convencidos de que lo sabemos todo…
El ser humano actual piensa de si mismo lo mejor, cree que puede desenvolverse maravillosamente en la vida mediante la enseñanza que recibe en sus escuelas y mediante el prestigio de ser un buen «ciudadano».
Desgraciadamente, después de tantos estudios y buenos modales, títulos y dinero, bien sabemos que cualquier dolor de estómago nos entristece y que en el fondo continuamos siendo infelices y miserables…
Basta leer la Historia Universal para saber que somos los mismos bárbaros de antaño y que en vez de mejorar nos hemos vuelto peores…
Este siglo XXI con toda su espectacularidad, guerras, terrorismo, degeneración, drogas, crueldad exorbitante, perversidad extrema y monstruosidad, es el espejo en que debemos mirarnos.
No existe ninguna razón de peso que nos indique que hayamos llegado a una etapa superior de desarrollo.
Es absurdo pensar que el paso del tiempo significa evolución, desgraciadamente la humanidad continúa embotellada en el Dogma de la Evolución.
En todas las páginas negras de la «negra historia» de la humanidad encontramos siempre las mismas horrorosas crueldades, ambiciones, guerras, etc.
Sin embargo, estamos todavía convencidos de que eso de la Guerra, del terrorismo o de la explotación son cosas secundarias, accidentes que no tienen nada que ver con la civilización moderna.
Verdaderamente, lo que importa es el modo de ser de cada persona.
La sociedad es la suma de las personas, y lo que es la persona -cómo es su relación con las otras personas, con los animales, con las cosas- así es la sociedad.
La sociedad es una continuidad de la persona. Por ello no es posible la transformación de las sociedades, de los pueblos, si los seres humanos, si cada persona, no se transforma.
Nadie puede negar que existan distintos niveles sociales; hay gentes de iglesia y de prostíbulo; de comercio y de campo etc.
De la misma manera también existen distintos Niveles del Ser.
Y lo que internamente somos, espléndidos o mezquinos, generosos o tacaños, violentos o apacibles, castos o lujuriosos, atrae las diversas circunstancias de la vida.
Un lujurioso atraerá siempre escenas, dramas y hasta tragedias de lascivia en las que se verá metido.
Un borracho atraerá a borrachos, y se verá metido siempre en bares y cantinas, eso es obvio.
Todos atraemos a nuestra vida las circunstancias que se corresponden a nuestro nivel de ser.
El usurero, el egoísta, el perezoso, el envidioso…
¡Cuántos problemas y desgracias nos atraemos por nuestra propia ignorancia!
Sin embargo, hay muchas personas que ya se han cansado de sufrir, y desean cambiar, pasar la página de su historia interminable.
Pero, pobres gentes, quieren cambiar y no saben cómo; no conocen el procedimiento; y se encuentran metidas en un callejón sin salida.
Lo que les sucedió ayer les sucede hoy y les sucederá mañana; repiten siempre los mismos errores y no aprenden las lecciones de la vida ni a golpes.
Todas las cosas se repiten en su propia vida; dicen las mismas cosas, hacen las mismas cosas, lamentan las mismas cosas.
Esta repetición aburridora de dramas, comedias y tragedias, continuará mientras carguemos en nuestro interior los elementos indeseables de la ira, codicia, lujuria, envidia, orgullo, pereza, gula, etc.
¿Cuál es nuestro nivel moral?, o mejor aún: ¿cuál es nuestro Nivel del Ser?
Mientras el Nivel del Ser no cambie radicalmente, continuará la repetición de todas nuestras miserias, escenas, desgracias e infortunios.
Todas las cosas, todas las circunstancias, que se suceden fuera de nosotros, en el escenario de este mundo, son exclusivamente el reflejo de lo que interiormente llevamos.
Lo exterior siempre es el reflejo de lo interior.
Cuando uno cambia interiormente y tal cambio es radical, lo exterior, las circunstancias, la vida, cambian también.
Ser pobres jamás puede ser delito, lo negativo no está en eso, sino en el Nivel de Ser.
Muchos individuos componen grupos en los que diariamente se pelean entre sí, se emborrachan, se insultan mutuamente, se convierten en asesinos de sus propios compañeros de infortunio, viven en inmundas chozas dentro de las cuales en vez de amor reina el odio.
Si cualquier sujeto de esos eliminara de su interior el odio, la ira, la lujuria, la embriaguez, la maledicencia, la crueldad, el egoísmo, la calumnia, la envidia, el amor propio, el orgullo, etc., le gustaría relacionarse con otras personas, se asociaría por la sencilla Ley de Afinidades Psicológicas con personas más refinadas, más espirituales.
Esas nuevas relaciones serían definitivas para que se realizara en su vida un cambio económico y social.
Esta es la única forma en que se le permitiría a un sujeto así abandonar la cloaca en la que vive.
Así pues, si realmente queremos un cambio radical, lo que primero debemos comprender es que cada uno de nosotros, sea cual sea nuestra situación -ya sea blanco o negro, ignorante o ilustrado, etc.-, se encuentra en un determinado Nivel del Ser.
¿Cuál es tu Nivel de Ser?
¿Has reflexionado alguna vez sobre esto?
No sería posible pasar a otro nivel si ignoramos cómo somos y el estado en que nos encontramos.

La Página de la Vida

Nuestro cuerpo, la mejor herramienta para el autoconocimiento

 

Esta entrada tiene 6 comentarios

  1. Alimontero

    Wouwwwww estas sí que fueron vacaciones!!!! llegas directo a la vena…;-)
    Querido amigo, no sé en qué nivel del ser estoy, si que voy aprendiendo y actuando. Modificando lo que se puede, aceptando lo que no puedo, y abriéndome a la diversidad…que la verdad no es una, y que cada uno es dueño de ella.
    He aprendido con cada persona que pasa por mi lado y por tener la suerte de viajar para aprender ciertos tòpicos que me interesan.

    Estuve por aquí dias pasados, que bueno que regresaste!

    Un gran abrazo,
    Ali

  2. Unknown

    me alegra que hayas publicado nuevamente..
    siempre me dejas pensando y tratando de hilvanar una respuesta!!
    creo que el primer paso……lo dí..
    el coraje de dar el primer paso, el que siempre cuesta más, está dado..
    ahora hay que seguir caminando,aprendiendo para cambiar el nivel del ser..

    sigo pensando y analizando..
    gracias…………

    besosss

  3. María Laura

    HOLA,

    YO NO SE CUAL ES MI NIVEL,
    LO QUE PUEDO DECIRTE ES QUE ESTOY CANSADA DE VIVIR CON FOBIAS, CON MIEDOS,CON ANGUSTIAS, HACE TRES DIAS QUE ESTOY LLORANDO A CADA INSTANTE SIN PODER CONTENERME Y SIN ENCONTRAR LA CLARA RAZÓN, ADEMAS DE LA PRESIÓN SANGUÍNEA DESCONTROLADA.

    ME QUERÉS DECIR, DONDE ENCUENTRO LA SALIDA?

    BESITOS.

  4. josé maría

    Joman, me ha ido muy bien esta entrada, estoy entrando en un cambio de nivel y me viene de perlas…
    Un abrazo,

    PAZ Y AMOR para todos, sobre todo para ELLOS…

  5. Anónimo

    Hola Joman:

    Una entrada espectacular, estoy totalmente de acuerdo contigo, he vivido bien de cerca un cambio tan radical como el que comentas jeje.

    Echaba de menos tus comentarios.

    Un beso desde Asturias

Deja una respuesta