Emociones que afectan a la COLUMNA VERTEBRAL

 
La columna vertebral es un tubo óseo largo y flexible que sostiene la cabeza y se apoya en la cadera.
Está formada por treinta y tres vértebras superpuestas que se distribuyen de la siguiente manera: cervicales, dorsales, lumbares, sacras y coccígeas.
La columna vertebral es el pilar del Ser, representa nuestro deseo de encarnarnos, de convertirnos en un ser vivo.
Está relacionada con las estructuras más profundas, aquellas en las que se fundamentan nuestras creencias y nuestro conjunto de valores más íntimos.
Es el símbolo de la firmeza interior, de la rectitud y la sinceridad.
La columna está implicada en el crecimiento, en el proceso de maduración como ser humano.
Es la que nos permite mantenernos en pie, hacer frente a las circunstancias de la vida, a la adversidad, y en definitiva, a nuestra condición humana.
Es la continuación de mis fundamentos y su materialización.
¿Quién soy yo? ¿Qué voy a hacer con mi vida? ¿Cuáles son mis proyectos, aspiraciones?

Los problemas en la columna vertebral nos remitirán a una temática centrada alrededor de la estructura de la personalidad del individuo.

Nos transmitirá información tal como, no quiero, no soy capaz, no puedo, me siento impotente o desvalorizado en mis opciones de vida, así como en mis aspiraciones o mis valores.
Disco intervertebral: Cada uno de los discos cartilaginosos que separan las vértebras de la columna vertebral.
Tienen la función de amortiguar y permitir ligeros movimientos de la columna.
Conflicto de desvalorización (más ligero que en el caso de un hueso) respecto a “amortiguar” una carga.
No poder descansar sobre uno mismo (sobre lo que hice, sobre mis actos).
Debo actuar como amortiguador entre dos seres queridos.
Conflicto de no estar a la altura en el trabajo.
Hay que tener en cuenta las vértebras que une el disco para poder encontrar el sentido.
Recomendaciones para recuperar la salud física, emocional y espiritual:
(Véase cervicales, dorsales, lumbares, sacro y coccix.)
 
 

Deja una respuesta