La relación de pareja cuando hay MIEDO AL ABANDONO

En el amor sus exigencias son considerables y su respuesta es limitada, es de intereses narcisistas.

Su actitud en la relación amorosa no se basa en dar y recibir, si no que se basa en una actitud de necesidad y demanda.

La otra persona es considerada como el proveedor de todo, es su fuente de llenado emocional y energético.

Su corazón siempre está sediento y exige que el otro le dé siempre más: más amor, más atención, más sexo, etc.,

Como su codicia no tiene límites, viene la frustración y entonces culpa a su pareja de su insatisfacción.

Él da poco, pero si lo hace siempre es con la intención de recibir algo a cambio.

Busca la empatía para tratar de manipular a la pareja esperando después que ella le recompense.

Aunque ellos creen que siempre están dando y que pocas veces son correspondidos.

Espera comprensión, simpatía y amor y es excesivamente sensible ante cualquier gesto de frialdad por parte de la pareja.

El temor a la pérdida de la persona amada acecha en el inconsciente y representa una gran amenaza.

A pesar de que las cosas no funcionen, mirará para otro lado y negará el problema, porque nunca será suficientemente fuerte para terminar con la relación y emprender un nuevo camino.

Sería algo aterrador perder a alguien y quedarse solo, con todas las consecuencias negativas que va a suponer para él.

Si la pareja decide «dejar» la relación, se verá sorprendido porque no sería consciente de los problemas y se sentirá devastado, deprimido y hundido.

Por su miedo al abandono se aferra al otro llegando incluso a caer en la posesividad y en los celos.

Es amable, servicial y agradable mientras espera encontrar alguna satisfacción.

Si la otra persona no puede satisfacer sus demandas, puede convertirse en alguien desagradable, y experimentar sentimientos de rechazo, resentimiento y hostilidad que puede desembocar en un súbito ataque de histeria, que afortunadamente suele durar poco tiempo.

Tener descendencia es algo que no entusiasma demasiado al oral, ya que la responsabilidad de ser padre o madre es muy grande y asusta, sobre todo a la mujer.

Al hombre le preocupa más el hecho de que si viene un hijo, su pareja dejará de prestarle apoyo y atención, algo insoportable para él.

Extracto de mi nuevo libro LA TAREA DEL ALMA, si deseas adquirirlo haz clic sobre el enlace de Amazon:

Imagen:mejorconsalud.as.com

Deja una respuesta