Origen emocional del MELANOMA

La melanina forma parte de la capa basal de la epidermis y es un pigmento de las células encargada de dar color (pigmentar) a nuestra piel.

También se encarga de proteger nuestra piel de la incidencia de los rayos solares ultravioletas. Es decir, evita que el sol queme nuestra piel.

Existe la creencia de que esta enfermedad es causada por los rayos del sol y esto no es así.

Se puede demostrar en aquellos casos en los que el melanoma se presenta en la planta del pie.

Y, la persona,  nunca ha tomado el sol exponiendo esta parte de su cuerpo, directamente a los rayos solares.

Sin embargo, hay que tener en cuenta que el cerebro se motiva exactamente igual por hechos reales o por aquellos símbolos que lo representan.

Y el sol encarna a la figura paterna, en el aspecto simbólico.

Conflictos con la luz solar equivalen a conflictos por haberme sentido invadido por mi padre o alguna otra figura que lo represente.

Real o simbólico: puede ser mi padre, un doble de mi padre, por fecha o por nombre.

Tal vez, puede tratarse de alguien a quien yo considere mi padre, como mi tío, un profesor, mi abuelo, etc.;

Del mismo modo, mi pareja, mi madre, un amigo, etc. también puedo verlos y sentirlos como mi padre, si son dobles de él.

“Me protejo de los rayos del sol (padre)”.

“Me protejo de la mirada de mi padre”.

A través del melanoma mi inconsciente busca protegerme de un conflicto de intensidad fuerte, o  que yo lo he vivido como tal y que me ha superado emocionalmente.

He de buscar, durante un año atrás a la aparición del melanoma, un conflicto emocional en el que he sufrido un atentado a mi integridad, (real o simbólico), de forma física o verbal.

Debo buscar una situación dramática, violenta, en la que me  sentí  humillado, ofendido, deshonrado, etc., y que me causó mucho dolor.  

Conflicto profundo de desvalorización y deshonra:

Me he sentido atacado, a través de algún acto o palabra, por alguien que puede pertenecer a mi familia, a mi trabajo, amigo o al ámbito social, etc.

Que me ha ensuciado, manchado, desgarrado, etc.

Y no he sabido defenderme, aceptar e integrar.

“Siento que me han ensuciado, manchado, humillado, ultrajado, insultado, difamado.”

“Me siento tocado en mi integridad”

“He perdido mi integridad”

“Me siento desgarrado, desfigurado”

“Eres un cerdo, eres una mierda”

Es importante tener en cuenta la parte afectada del cuerpo, para saber su significado concreto:

Cuando aparece en las manos (trabajo, padre) me expresa un conflicto de ataque relacionado con mi trabajo.

En la oreja, se refiere a ataques con palabras, gritos o a una bofetada.

Si aparece en la nariz, (símbolo sexual) buscaré alguna desvalorización o humillación relacionada con la sexualidad.

En el ojo, estará relacionado con algo sucio, violento, humillante, que he visto.

Cuando se manifiesta en la planta del pie (madre), nos habla de situaciones en las que me he sentido ofendido, ensuciado, humillado, por haber “pisado” algo sucio.

Y así sucesivamente, hemos de interpretar la parte afectada y relacionarla con un ataque a mi integridad.

Si en mi vida no soy consciente de haber vivido algo similar…

Entonces he de averiguar si fue mi madre, durante su embarazo, quien vivió alguna de estas experiencias y las proyectó sobre mí.

Si mi madre tampoco vivió algo parecido, deberé buscar en mi árbol genealógico, entre mis dobles y averiguar si alguno de ellos las experimentó y me ha transferido este programa.

Para sanarme he de procurar encontrar el suceso que me ocurrió y expresar el dolor que sentí y que me callé.

Después he de apoderarme de la proyección y responsabilizarme mis sentimientos. Perdonar y perdonarme.

 

Si desea conocer más acerca del origen emocional de las enfermedades puede adquirir mi libro haciendo clic sobre la imagen.

 

Deja una respuesta