Origen emocional de la COLITIS

La colitis es una inflamación del colon. Todos los dolores del abdomen ocurren realmente en el intestino grueso, pues el delgado no tiene terminaciones nerviosas.

Si yo presento colitis nerviosa se debe en primer lugar a que soy una persona muy aprehensiva, que no sabe «dejar fluir» las cosas.

Que permito que «todo me afecte», y lo que es peor, doy por hecho que «yo soy así» y por más que vaya yo reparando cada uno de los conflictos que me afectan, a diario me dejo afectar por otros más y es un cuento de «nunca acabar».

Soy una persona insegura. No me siento capaz de superar esto. Todo me altera. Todo me preocupa. Soy incapaz de olvidar lo que me ocurre.

Conflicto de sufrir cosas indigesta repetidamente. Lo solucionamos y volvemos a empezar.

Todo aquel hecho que nos haga enfadar, preocupar, angustiar, envidiar, etc. puede provocar colitis.

Las marranadas que me hacen pueden ser en el trabajo, en la escuela, en la casa, etc.

La colitis es como una cólera que nos cuesta expresar frente a la familia o hacia la autoridad, por miedo a afirmar nuestra posición.

La sangre y las mucosidades son sustancias fundamentales que simbolizan la familia, la vida misma y su origen.

El enfermo de colitis  se podría decir que está sacrificando partes de su Ser o de su Alma por el amor del entorno: “Quiere ofrecer su persona al otro, y para eso está dispuesto a sacrificarse”

Me siento obligado a hacer cosas que no quiero, pero las hago igual sabiendo que siempre voy a terminar “cagado”

Pero no es el  amor hacia la familia el que provoca esa reacción; lo que el enfermo está manifestando es el miedo de afirmar lo que es, frente al otro, para evitar el riesgo de caer en la soledad.

Porque vivir la vida desde una personalidad propia y con una opinión individual le exigiría  tener que enfrentarse con firmeza a otras opiniones.

Esto es lo que le falta al individuo que padece colitis, por eso prefiere someterse y abandonar su postura para evitar conflictos.

Colitis hemorrágica: (Diarreas con sangre en heces)

Se manifiesta después de un conflicto de contrariedad indigesta y de jugarreta.

Alguien me ha traicionado y no lo perdono, no lo puedo «sacar», no me lo puedo quitar de encima.

Marranada que me hizo mi familia + líquidos (asuntos relacionados con alcohol o agua).”Vaya marranada que me han hecho”

Debo perdonar. Me libero y me acepto. Sigo con mi vida.

Colitis ulcerosa: Conflicto de identidad en el territorio, sensación de querer evacuar el territorio o quererse evacuar a sí mismo. Quiero irme a la “mierda” de este lugar, casa, trabajo, etc.

Falta de reconocimiento: ¿Quién soy yo en este territorio?

Conflicto de órdenes forzadas por la autoridad. “No me dejan ser yo mismo”

Temor “a que esto sea el fin”, “esto se acaba”, vivido con impotencia y resignación.

Colitis espasmódica: Lucha permanente con una autoridad (a nivel familiar o vivida como tal) que me impide ser yo mismo.

Conflicto de no querer digerir esta “guarrada”, pero “no me queda más remedio… es el jefe, mi padre, etc.”, “no puedo oponerme, le debo obediencia”.

Recomendaciones para recuperar la salud física, emocional y espiritual:

Si desea conocer más acerca del origen emocional de las enfermedades puede adquirir mi libro haciendo clic sobre la imagen:

Imagen: iocir.com

Deja una respuesta