Origen emocional de la GOTA

La gota es una enfermedad metabólica asociada al aumento de la concentración de ácido úrico en la sangre.
Es una inflamación aguda que se encuentra en las articulaciones (rodillas, codos, manos) y en el mayor porcentaje de los casos ataca al dedo gordo del pie.
La gota aparece en la fase de reparación de un conflicto de hueso, sumado a un conflicto activo de los colectores renales.

He solucionado un conflicto emocional relacionado con el soporte, con la estructura familiar y comencé a vivir un conflicto relacionado con dinero.

Ya que simbólicamente la “gota” está relacionada con “líquido”(liquidez).
Puede tratarse  de un gasto grande que tengo que hacer o que siento que se me termina el dinero, etc.
Pueden ocurrir varios conflictos al mismo tiempo:
Conflicto del refugiado: “No estoy en mi lugar, en mi territorio”.
Conflicto de carencia: Por haber perdido  los medios de subsistencia o haber perdido todo.
“No tengo ahorros y no puedo gastar nada, porque tengo miedo de quedarme en la calle”
“No quiero perder ni una gota”
“Me gasto el dinero con demasiada rapidez”
“He tenido que hacer un gasto tremendo”
Conflicto de obligación a la madre (pie o dedo gordo del pie): “Mi madre me obliga a…” “Mi madre me anula”
Conflicto de desvalorización: No sentirse capaz de enfrentar y solucionar el conflicto.
“No soy suficientemente bueno… (En un deporte específico)”.

Conflicto de desmoronamiento de la existencia: Sensación de haberse sentido apartado del clan, de haberse sentido dejado de lado, por parte de la madre o pareja.

O, tal vez, por encontrase enfrentado a un vacío social, familiar, a pérdidas económicas, laborales, etc. y no encontrar la forma de mejorarlo.
“La tierra se hunde bajo mis pies
“Quisiera borrar algo de mi memoria respecto a mis ancestros y principalmente de mi madre.
En muchos casos coincide que estamos viviendo un conflicto emocional relacionado con los cambios de orientación en la vida.
Nos dedicamos a algo o hacemos algo y estamos viendo que ya no nos conviene o lo hacemos por obligación,  pero somos incapaces de cambiar el rumbo.
“Quiero irme y mi madre me obliga a quedarme junto a ella”.
“Quiero renunciar al trabajo porque no gano lo suficiente, pero si me salgo no tendré ni ese poco de dinero”.
“No quiero que la gente se entere dónde voy, ni qué hago en la vida”
“Quiero terminar con mi pareja, pero no quiero lastimarla y, además, tal vez nunca encuentre a otra persona para mí”.
 “Guardaré hasta los desechos de la relación vital”.
Los afectados suelen ser personas orgullosas y fanfarronas, de carácter iracundo, con gran necesidad de dominar (aunque no se conceden el derecho de hacerlo) y muy impacientes, lo que les hace estar siempre en tensión.
Recomendaciones para recuperar la salud física, emocional y espiritual:
 

Si desea conocer más acerca del origen emocional de las enfermedades puede adquirir mi libro haciendo clic sobre la imagen.

 
 
Imagen: serproen.cl

Deja una respuesta