Origen emocional de la NEURALGIA DEL TRIGÉMINO

Es un dolor vivo a lo largo de un nervio y sus ramificaciones. No existe lesión.

Conflicto de separación acompañado de agresividad. Puede presentarse en la zona donde se produjo el contacto por la agresión.

Conflicto de separación vivido con un sentimiento de culpa e impotencia.

Expresa auto castigo por considerarnos culpables, feos.

Exceso de comunicación exterior y carencia de una comunicación interior, con nosotros mismos.

La zona donde se encuentra el nervio nos dará más información sobre el tema del conflicto.

Neuralgia del Trigémino: Es una afección que presenta dolor facial intenso, similar a un calambrazo eléctrico, debido a la afectación del nervio trigémino.

Provoca dolor en los ojos, labios, nariz, cuero cabelludo, frente y mandíbula.

El dolor tan intenso que provoca esta afección aparece en la fase de reparación de un conflicto de separación (piel) asociado a la imagen (rostro) y por el cual me he sentido avergonzado.

Alguien se ha burlado de mí, o no me ha tomado en serio o me ha ignorado. “Se me cae la cara de vergüenza”

También puede manifestarse por un conflicto de separación, tras el cual dejo de ver a alguien la cara, pero que al mismo tiempo esa persona no me escuchaba ni me respetaba:

“Mi cara se ha separado de la otra cara”

Del mismo modo puede aparecer después de un conflicto de separación bestial, en el que incluso hubo gritos, insultos, bofetadas y además, los vecinos lo escucharon todo…

(Separación cara a cara + vergüenza).

Asimismo, puede haber un fuerte dolor en el trigémino como consecuencia de haber vivido un conflicto de separación de mi pareja, mi hijo o de mi nieto, etc., al que ya no podré ver más la cara, por divorcio, muerte, etc.

Otro conflicto que puede afectar a mi nervio trigémino puede ser una vergüenza que siento porque alguien ha hablado mal de mí a mis espaldas, sin decírmelo a la cara y me siento separado de mi “reputación”.

Existen otras situaciones que pueden provocarnos dolor en este nervio, como por ejemplo, el no haber hecho el duelo por alguien cuyo rostro tenemos presente constantemente, a través de una fotografía.

O tal vez, es la consecuencia de haber sentido una bofetada real o simbólica.

Miedo a perder la cara (expresión de uno mismo) “He sentido una bofetada”

¿Para qué me sirve mi cara?

Recomendaciones para recuperar la salud física, emocional y espiritual:

Si desea conocer más acerca del origen emocional de las enfermedades puede adquirir mi libro haciendo clic sobre la imagen.

Imagen: tusterapias.es

Deja una respuesta