Origen emocional del dolor de HOMBRO


 
 
El hombro es el eje principal del brazo y une éste al tronco. Es una articulación extremadamente móvil que permite efectuar movimientos en todas direcciones. 
 
Representan nuestra capacidad de actuar, nuestros deseos más profundos de actuar con respecto a alguien o algo.

 

También están relacionados con la capacidad para llevar las responsabilidades y las obligaciones de la vida:

“Llevar la carga sobre los hombros”,

“Llevar sobre los hombros todo el peso del mundo”, etc.

Se refieren a la responsabilidad como adulto; bien como padre, madre o como ser humano en la sociedad.

El dolor en los hombros expresa que tenemos dificultades para actuar, que encontramos una resistencia a nuestros deseos de actuar; bien por una falta de ayuda,  por una oposición exterior o por un sentimiento de desvalorización.

Creemos que el mundo exterior nos pone trabas o no nos deja actuar.

La mayoría de los problemas en el hombro están relacionados con mis cargas y mis obligaciones en la actividad que desempeño, (trabajo, deporte, etc.).

Influye, por lo tanto, lo cargado que me siento, lo apoyado o no apoyado, lo reconocido o no reconocido que me siento.

En un menor grado, las molestias en esta parte del cuerpo, atañen a mi capacidad para acoger, para proteger o sentirme protegido.

Conflicto de desvalorización: Tal vez me siento desvalorizado en mi trabajo porque a  pesar de que los demás dejan para mí las cargas más pesadas y asumo mucha responsabilidades.

Nadie me dice o me hace sentir lo valioso e indispensable que soy.

Nadie valora lo mucho que me esfuerzo.

O quizás soy yo el que me desvalorizo porque creo que debería asumir más responsabilidades, hacer más cosas, dedicarle más tiempo y me siento culpable por no hacerlo.

También puedo sentirme desvalorizado si los míos no me felicitan o no reconocen mis logros, mis avances, lo que aporto, lo mucho que cargo.

Del mismo modo, puedo sentir molestias en los hombros cuando me doy cuenta que, por error, elegí cargar con algo y ahora me arrepiento.

Si me duele la parte anterior, significa que yo mismo me desvalorizo con respecto a mis cargas.

Si lo que me duele es la parte posterior, indica que me siento desvalorizado por otros.

Puedo sentirme separado de alguien que me valoraba y que ahora dejó de hacerlo, o tal vez, soy yo quien ha desvalorizado a otra persona y me siento culpable por ello.

Cuando el hombro me duele al levantarlo, me habla de un sentimiento de separación de alguien a quien yo abrazaba o me abrazaba y ya no está, me dejó o se alejó.

Si la molestia la tengo en la unión entre el hombro y la clavícula me está indicando un conflicto de separación, alguien que quiero que se largue de mi vida, que no la quiero más a mi lado.

Si el dolor se manifiesta en la parte superior, justo en el interior, me habla de que quiero separarme de alguien con la que trabajo. 

O quizás, quiero separarme de mi trabajo, porque estoy harto, porque no me gusta, porque estoy cansado de llevar esta carga, esta responsabilidad, pero no lo digo, no lo expreso ni lo hago.

Si, de pronto, siento que mi hombro se bloquea, se paraliza y no puedo moverlo, me está indicando que hice algo, empujé, abofeteé, golpeé a alguien y me arrepiento profundamente.

Luxación o dislocación: Frecuentemente, una luxación se produce después de un golpe, una caída o un movimiento forzado.

Si he sufrido una luxación o sufro de ellas con frecuencia me están hablando de que estoy haciendo algo incorrecto, ilegal, sucio (mentir, defraudar, robar, etc.) en mi trabajo y me siento culpable de llevar esa carga.

También puede indicarnos que tenemos la sensación de estar cogido, “como si nos pusieran en una caja”:

“Quiero más libertad en mi tarea de ser humano”,

“No quiero estar aferrado a mi familia, trabajo, etc., quiero ser yo mismo”.

“Conflicto de desvalorización acompañado de deshonra sobre mí y mis padres”.

Hombro izquierdo: puede indicar un conflicto de desvalorización de la propia imagen como padre o tutor.

Debo revisar si me siento satisfecho con respecto a mis responsabilidades como padre/madre o quizás, con mis obligaciones con mis padres.

Por el contrario, debo analizar si mis hijos, mis padres o amigos me critican, me juzgan, se burlan y me desvalorizan en mi trabajo o en lo que yo hago.

“Desvalorización en la relación padre/madre/hijo o frente a cualquier otra persona que se quiere como a un hijo”.

Conflicto de identidad como padre, madre o hijo.

“Soy un mal padre o soy una mala madre o soy una mal hijo/a ante mis padres”, se afectará la cabeza del húmero izquierdo. 

“No los he protegido suficientemente”, afectará a la capsula.

«No he podido mantener bajo mi ala a alguien muy cercano (afecta a la cabeza del húmero).

Hombro derecho: “Conflicto de desvalorización de uno mismo en referencia a la pareja o a la propia posición social o laboral.

Debo analizar mi relación con mi pareja, si me desvalorizo o me desvaloriza con respecto a mis responsabilidades, a lo que hago.

Tal vez, soy muy perfeccionista en todo lo que hago y me siento culpable por no haber hecho lo suficiente, por no haberlo hecho mejor.

También he de analizar si recientemente he sufrido una vivencia en la que no supe defenderme de un ataque, real o verbal, relacionado con lo que hago.   

Conflicto de identidad como marido/mujer (sin connotación sexual) o como trabajador.

“No soy un buen esposo, una buena esposa, un trabajador reconocido o un buen estudiante”, afectará a la cabeza del húmero.

“Desvalorización afectiva por no haber podido retener bajo el ala a alguien próximo”, se afectará la cabeza del húmero derecho.

“No he protegido suficientemente a mi pareja o compañero de trabajo”, afectará la capsula.

Estas lateralidades son así solo para las personas diestras, para los zurdos será al contrario.

Hombro congelado: Desvalorización en relación a mis responsabilidades con mis hijos y mi pareja.

Conflicto de dar algo y luego retractarse. Doy amor y me retracto, o doy trabajo y me retracto.

Conflicto de no haber sabido proteger a mi hijo o a mi pareja.

Omóplatos: El  omóplato es un hueso llano, largo, delgado y de forma triangular. Con la clavícula, el omóplato sirve para unir el brazo con el tronco.

(Símbolos de libertad) “Me están impidiendo volar con mis propias alas”.

Manguito de los rotadores: Tendones del hombro que permiten el movimiento del brazo.

Conflicto de miedo a lograr la propia libertad o deseo de impedir la libertad del otro.

Conflicto de desvalorización en el gesto (trabajo, acción). Los manguitos rotadores son la señal de que algo de lo que sucede en el trabajo, no va muy bien o ya nos está afectando emocionalmente.

Para el diestro, el hombro derecho: Gestos en relación a algo personal (para mí).

“Mi pareja no considera importante lo que yo hago”.

“Mi jefe, siempre menosprecia mi trabajo”.

“Tengo miedo de que mi pareja desee que yo me vaya / que yo no me vaya”.

El hombro izquierdo: Gestos en relación al clan o algo del clan.

“Mi familia no considera importante lo que yo hago”.

“Mis compañeros de trabajo, siempre menosprecian lo que hago”. 

“Quiero que mi amigo, mi compañero de trabajo, mi hijo, se vaya / que no se vaya”.

“Tengo miedo de que mi compañero de trabajo, mi amigo, mi hijo deseen que yo me vaya / que yo no me vaya”.

Recomendaciones para recuperar la salud física, emocional y espiritual:

 

Tomo consciencia de la libertad que tengo en mi interior y dejo entrar luz interior en todas las situaciones que parecen limitarme.

Tomo conciencia de la carga y decido seguir llevándola voluntariamente o liberarme de ella.

Asumo las responsabilidades.

Cuando hagamos algo por alguien debe ser siempre por amor y no por obligación.

Si desea conocer más acerca del origen emocional de las enfermedades puede adquirir mi libro haciendo clic sobre la imagen.

 

Deja una respuesta