Origen emocional del ESTREÑIMIENTO

 
Se considera estreñimiento cuando las heces permanecen demasiado tiempo en el intestino y el ritmo de la evacuación intestinal disminuye de manera variable, con heces duras y secas, y difícil eliminación de las mismas.
El estreñimiento aparece por la excesiva absorción de agua en el intestino.
El agua siempre hace referencia a la madre (el primer referente, procedemos del medio líquido del útero de nuestra madre).
Tener este síntoma nos habla de una persona vulnerable, rencorosa, dependiente, nerviosa, aprensiva, preocupada, etc.
Estas personas suelen depositar su atención en hechos negativos del pasado y se dejan afectar por ellos.
Conflicto por retener algo sucio:

Viví algo que me negué a olvidar a perdonar a liberar, a dejar ir y mi mente lo ha relacionado con no querer soltar una porquería, no suelto mi porquería.

“Eso no lo perdono, no lo olvido”
“Esa marranada no la suelto”
“Quiero retener, quiero guardar en mí”   
“No puedo retener a la persona que quiero”  
¿Qué porquería no quiero soltar? Puede tratarse de algo real o simbólico.
Para descubrirlo he de revisar mis relaciones familiares, sociales, laborales, sentimentales, etc.
Debo buscar traiciones, desengaños, manipulaciones, infidelidades, promesas rotas, mentiras, engaños, personas que nos hirieron, etc. y son cosas que seguimos recordando y rumiando, es decir, diariamente seguimos dándole vueltas y vueltas en nuestra mente.
También está relacionado con el concepto de “temor a soltar”, por la negativa a abandonar viejas ideas.
”Fui educado bajo un riguroso orden y limpieza y no debo ensuciar con mi porquería”
“No puedo cambiar mi cultura, no puedo adaptarme a lo nuevo”
“Me siento atrapado, bloqueado, esclavizado, dominado”

El estreñimiento va acompañado por una actitud testaruda de continuar aferrándose a una situación, a pesar de saber que de ella, no puede derivarse nada bueno.

“Tengo que seguir con esto, aunque sepa que no me va a gustar”
“No sé cómo seguir adelante”
“Esto no conseguirá mejorar, pero no lo dejaré”
“Quiero guardar, controlar todo a mi manera”
También expresa avaricia y tacañería.
A esta persona le cuesta mucho dar e intenta a toda costa retener y conservar sus cosas, aferrarse a sus bienes materiales por si llegara a necesitarlos algún día, pues “más vale pájaro en mano que ciento volando”.
Incluso, si en algún momento se siente obligada  a dar algo, lo dará para no sentirse culpable, pero interiormente no se sentirá satisfecha, porque ella siempre prefiere guardarlo para sí.
Del mismo modo, hay otras vivencias que provocan estreñimiento, por ejemplo: aquellas personas que aún están esperando el amor de su mamá.
La falta de agua (símbolo de la madre) en sus heces, equivale al anhelo de la madre.
“Quiero conservar el amor de mi madre”
“No puedo desapegarme de mi madre”
“Estoy esperando todavía el amor de mi madre”.
También puede padecer estreñimiento la mamá que se siente culpable con respecto al cuidado de sus hijos.
“Mis hijos no están bien, es culpa mía”.

Se puede producir estreñimiento por un conflicto de miedo a “no poder eliminar el pedazo, el bocado”.

Ejemplo: una casa, un terreno, un coche, etc., que hemos puesto a la venta y que no se puede vender. “No puedo encaminar esto que es mío, no puedo darle salida”
Asimismo se puede sufrir de estreñimiento tras un conflicto de identidad en el territorio o por un conflicto de separación.
Ejemplo: cuando alguien se siente aislado en su trabajo, en su comunidad, asociación, etc.
“Me siento separado de mi territorio”
“Carezco de un lugar específico en mi territorio”
“No sé quien soy dentro del territorio”
“Me siento incapaz marcar este territorio como líder, mi padre es el líder” 
“Fui evacuado de mi casa, mi ciudad, mi país”
Estreñimiento del viajero: Se da cuando se viaja. Suele afectar mucho más a las mujeres que a los hombres.

Conflicto de territorio. No estoy en casa y no puedo marcar el territorio.

Enfermedad de hirschsprung: Estreñimiento congénito.
“Es preciso, absolutamente, retener, guardar en mí, en mi vida, un pedazo muy indigesto y muy despreciable y, además, me siento impotente y sumiso”.
Si ninguno de los conflictos anteriores está relacionado conmigo, tengo que revisar mi árbol genealógico y comprobar si alguno de mis dobles fue el que los vivió y yo estoy repitiendo el programa.
Además tengo que buscar historias de bebés abandonados, regalados, dados en adopción, así como historias relacionadas con abandono en el clan, con personas que huyeron del clan o abandonaron al clan.
También he de revisar mi proyecto sentido y buscar si mi madre o mi padre vivieron algunos de estos conflictos emocionales previo a concebirme. 
E incluso, debo averiguar también si ellos padecen estreñimiento, porque pueden haberme heredado la emoción de “no poder soltar” y yo haber asumido que es un problema mío, cuando no lo es.
Recomendaciones para recuperar la salud física, emocional y espiritual:
 

Deseo conocer más acerca del origen emocional de esta enfermedad

Imagen: disciplied.com

 

Esta entrada tiene 3 comentarios

  1. Unknown

    menos mal que a mí no me pasa….sino…cuántas cosas tendría que cambiar!!

    gracias por tanta información interesante..

    besosss

  2. amarinvi

    Me gustan tus escritos, son interesantes i les das un punto de lectura diferente. Però quiero preguntarte, ¿si uno es estreñido desde que andaba con pañales? La consciencia en esa edat dudo que sea nada de lo que cuentas aquí. Lo pregunto no con maldad, simplemente porque és algo que a mi me pasa y que mi madre me ha explicado.

    Un saludo!

  3. Belkis

    Fijate que al volver a leer este artículo que ya había leído en tu libro y relacionarlo con el tema de las alergias, veo que ambas situaciones tienen en común como causa la inseguridad entre otras cosas. Mi hija las padece ambas, así es que voy a prestarle más atención a sus miedos. Pudiera ir por ahí la cosa. Un abrazito y gracias por tus enseñanzas. Saludos

Deja una respuesta