Origen emocional del TINNITUS o ACÚFENOS

 

Es el fenómeno que hace que oiga sonidos como silbidos, zumbidos, chisporroteos sin que esto tenga ninguna relación con mi entorno.

Esto puede ser pasajero o permanente y puede producirse con intensidades sonoras diferentes.

El sonido tiene la función de suplir una falta sonora.

Es el propio nervio acústico, el que pretende reparar una separación de un sonido o la necesidad de separarnos de él, produciendo un estímulo que pueda sustituirlo.

Conflicto de separación: Falta de suficientes palabras amables, de explicaciones o de silencio o  “estoy separado del sonido de alguien”.

También es la solución cuando el silencio se hace insoportable y sólo generando sonidos en el interior de la cabeza la persona se siente capaz de sobrellevarlo.

“Demasiado silencio” “El silencio es insoportable”. “Crearse ruido en la cabeza para no estar en silencio”.

El tinnitus es la solución biológica de quien busca taparse los oídos para no escuchar, para no oír algo que considera hiriente, agresivo, desagradable, injurioso, etc.

Construirse un muro de silencio, esconderse dentro de un caparazón.

Porque el hecho de  oír silbidos o estos zumbidos me indica quizás también que hay algo que ya no quiero oír y que estos sonidos van a “ahogar” para evitar que esto llegue a mis oídos.

Esto no es lo que yo quería oír. No soporto oír cosas desagradables, puede tratarse de palabras o ruidos que superan nuestra capacidad de razonar.

“Hago a mi antojo”, rehúso oír ciertas palabras que encuentro desagradables.

Resisto porque tengo miedo de saber la verdad, de estar al corriente de una situación o incluso de tomar eventualmente una decisión.

Conflicto de territorio. Me resulta insoportable haber perdido el territorio propio u oír cómo mi rival penetra en él.

 El sonido que escucho es mi salvación.

Conflicto de no poder soportar un mensaje.

Zumbido grave: Algo considerado “grave” o fundamental. En relación con el padre.

Zumbido medio: En relación con los colaterales.

Zumbido agudo: En relación con la madre.

¿Qué sonido estoy escuchando? Acepto abrir más mis oídos interiores para poder captar mi voz interior.

“Elimino el ruido exterior para oír los sonidos interiores”.

El tinnitus evidencia una negativa a escuchar. Afecta a personas tercas, tozudas, que buscan el aislamiento.

“No me molesten”. ¿Qué es lo que no queremos escuchar?

Sobre todo aquello que puede afectar y hacer tambalear el tipo de vida que llevamos, pues no queremos cambiar.

Preferimos cerrarnos a los consejos de los demás y sólo obrar a nuestro antojo.

Otras veces, se manifiesta en personas sensibles que se niegan a escuchar los problemas de los otros para evitar el compromiso de tener que ocuparse de ellos y ayudarles.

Si no nos identificamos con los resentires mencionados hemos de revisar el proyecto sentido y nuestro árbol genealógico para buscar si el conflicto programante procede de algún doble de nuestro clan y lo hemos heredado.

Para liberarse del tinnitus la solución no es cerrarse a la crítica de los demás, sino todo lo contrario, estar dispuesto a escucharlas y atenderlas y después, que cada cual obre de la manera que considere más oportuna. ¡El que tenga oídos, que oiga!

 
 
Imagen: ocu.org

Deja una respuesta