Origen emocional: DIVERTICULOSIS

La diverticulosis es una anomalía del colon que consiste en la presencia de divertículos en la pared de éste.

Un divertículo es una bolsa, un receptáculo donde guardar o esconder algo (una guarrada que nos han hecho).

Un divertículo es una bolsa, un receptáculo donde guardar o esconder algo (una guarrada que nos han hecho).

Es un rincón del intestino creado para guardar ese “bocado sucio” que no debemos sacar a la luz ni podemos eliminar.

La diverticulitis, cólera y rabia por lo que nos han hecho, es la inflamación de estas bolsas. Produce síntomas parecidos a la apendicitis y afectan, con mayor frecuencia, a los hombres.

Sentimiento de haber sufrido una gran traición. Las personas que lo sufren a veces niegan la mierda (cosas sucias) de los problemas.

¡Todo va bien!

“La suciedad ha de quedarse en casa”.

Quiero perdonar y evacuar esa porquería, pero se vuelve a presentar o a repetir una y otra vez. “Perdono pero no olvido”.

“Me siento impotente para evacuar una marranada”.

Sentirme en un callejón sin salida con respecto a una situación que me gustaría escapar, eliminar.

Puede estar relacionado con una presión social, educativa, cultural que recibo  de mi entorno y que rechazo, pero me resulta muy difícil poder escapar. Me siento pillado en una trampa.

“Estoy harto de tener que sacrificar lo que es mío por lo demás y, además, ni siquiera me lo reconocen”.

Divertículo vesical: La mismas causas pero haciendo referencia al territorio, casa, trabajo, coche, etc.

El primer paso hacia la solución es la aceptación pero, ¿cómo puedo solucionar algo cuya existencia me niego a aceptar?

Acepto y permito que se marche lo viejo, para hacer espacio a lo nuevo en mi vida.

Me mantengo abierto a la realidad que estoy viviendo y abro mi canal divino para que me ayude a integrar esta experiencia a través del amor que siento en mí.

Deseo conocer más acerca del origen emocional de esta enfermedad

Imagen: tuuon.com

Deja una respuesta