Dolor en el CUELLO significado emocional


Es el canal de unión entre el cuerpo y la cabeza y, en el sentido metafísico, el cuerpo espiritual con el material.
Es una zona de gran sensibilidad porque a través de él pasa todo lo que es esencial para el hombre.
Desde la cabeza fluyen los pensamientos, las ideas, las órdenes, los deseos y descienden por el cuello (nuca) hasta el cuerpo.
El cuerpo representa la acción, el gesto y los actos.
También desde el cuerpo fluyen las emociones y los mensajes que son captados por el cerebro.
Por lo tanto el cuello hace referencia a la comunicación en dos sentidos: de la cabeza al cuerpo y del cuerpo a la cabeza.
Los dolores en ésta parte del cuerpo expresan nuestras dificultades para concretar nuestros deseos.
Es decir, existe un desajuste entre lo que pienso y deseo y lo que hago con ello en realidad.
Por ejemplo: pienso algo, pero hago exactamente lo contrario; deseo algo, pero alguien me lo impide, o soy yo mismo, quien me lo impido realizarlo.
Artrosis cervical: Conflicto de desacuerdo entre lo que pienso y lo que hago. “Pienso una cosa, pero luego hago otra distinta”.
“Hago algo en contra de mis creencias”.
El cuello representa la flexibilidad, la seguridad y el conocimiento.

La persona que está dispuesta a aprender y a experimentar y no se deja influenciar por actitudes negativas como “no puedo o no quiero”, no acumulará tensiones y problemas en el cuello.

Por el contrario se sentirá satisfecho con su actitud ante la vida y se sentirá seguro con sus ideas y sentimientos.
El individuo  que se mantiene en una actitud interna inflexible, que se niega a ver y a reconocer todos los aspectos de una situación, de adaptarse o de dar muestras de humildad y no está dispuesto a cambiar, no le quedará más remedio que ponerse un collarín.
La injusticia, el temor al ridículo, a la humillación, a expresarse, la sobrecarga y el agobio, la actitud de intentar cambiar a otras personas, cualquiera de estos comportamientos erróneos nos ocasionarán dolores y problemas en el cuello.
Recomendaciones para recuperar la salud física, emocional y espiritual:
La flexibilidad, la movilidad y la naturalidad  para tener en cuenta otras perspectivas, otros puntos de vista, otras maneras de ver y de hacer las cosas.
La seguridad y el conocimiento es lo que proporciona al cuello la fuerza y el equilibrio necesario.
 
 

Deja una respuesta