Origen emocional del HERPES ZÓSTER

 

 

El herpes zoster o zona es una afección cutánea de origen infeccioso que se caracteriza por una erupción muy dolorosa en el trayecto de un nervio sensitivo, acompañada de sensaciones de escozor.
La zona suele presentarse con mayor frecuencia en personas que tuvieron varicela en el pasado, por lo que se puede considerar como una recaída.
El adulto que padece ésta afección cutánea, es como si no hubiera comprendido e integrado el mensaje de su padecimiento infantil en cuanto a su responsabilidad para defenderse de los demás. 
Y, de alguna forma quisiera llamar la atención para que alguien le cuide y le alimente como si fuese un niño.
El zóster o zona puede traducir el enfado que siente una persona ante una situación o una persona determinada.

Tiene la sensación de haber sido perjudicado en su espacio vital, de tener que arrastrarse o de no poder vivir la vida que desea.

Lo que sucede la quema, pero le falta valor para hacerle frente.
Se manifiesta como consecuencia de haber sufrido un conflicto de separación que, en algunos casos, suele ir asociado a un conflicto de suciedad, de mancha, (he sido ofendido, humillado, menospreciado, etc.).
Si además va acompañado de una noción de contacto no deseado, surgen las molestias, los dolores. 
“Estaba en contacto con…” 
“No quiero estar más en contacto con…”
“Me siento sucio y humillado porque no me tocan, porque no me abrazan, porque no me hacen el amor”.
“Quiero distanciarme de esta separación porque la veo sucia”.
“Me empacha tanta dulzura”.
Si la experiencia está relacionada con algo que le cuesta ver o aceptar (zona oftálmica), si está relacionada con su imagen o identidad (zona facial), o si afecta a su vida cotidiana en el terreno personal o profesional (zona intercostal).
Recomendaciones para recuperar la salud física, emocional y espiritual:
Ya que su sistema nervioso se encuentra cada vez más afectado por su forma de vivir esta situación, necesita aprender a relajarse
Tiene que parar de controlarse tanto, de contener sus enfados, los rencores y aprendera aceptar las desilusiones, decepciones y las traiciones. Practicar un buen ejercicio de perdón y «pasar a otra cosa» .
 
 

Esta entrada tiene un comentario

  1. arianna

    Deberíamos tener un manual , primero para entender y así comprender muchas cosas que nos están ocultas, o más bien diria que es falta de iformación, aunque creo que debemos buscarla o estar abiertos a todo, así todo se dará cuando sea preciso

    Muy interesantes tus aportaciones

    saludos afectuosos

Deja una respuesta