Conflictos emocionales que afectan a los MÚSCULOS

Se corresponden con la energía mental, reflejan modelos mentales ocultos.

Los músculos representan el motor (nos permiten movernos), la motivación, el deseo, la voluntad física, la fuerza, la energía de realización, la movilidad y la flexibilidad.

Los músculos transforman la energía en acción. Los problemas musculares están directamente relacionados con los conflictos mentales, con nuestra conducta y nuestras pautas de comportamiento.

Nos hablan de nuestra adaptación o no, al mundo exterior, de nuestra resistencia o aceptación de las nuevas experiencias.

También expresan  nuestra capacidad o dificultad para actuar, llevar, soportar, avanzar, concretizar, para dar salida a nuestra energía creativa, para resistir, para mantenernos en pie, para movernos y transformarnos de acuerdo con nuestras ideas e interpretaciones.

Los músculos hacen posible el movimiento, por lo que todo problema muscular indica una falta de motivación y sobre todo una falta de voluntad para ir hacia donde la persona desea.

Cuando se nos presenta algún problema, significa necesariamente que estamos viviendo un conflicto de desvalorización con respecto a nuestra impotencia para realizar alguna actividad física.

Del mismo modo, se pueden referir a que estamos viviendo una situación de disconformidad relacionada con el movimiento.

Por ejemplo, cuando hacemos algo en contra de nuestra voluntad o, tal vez, que hacemos algo pero pensamos que no va a valer o que no vamos a obtener ningún resultado positivo al respecto.

Conflicto de desvalorización vinculada al esfuerzo, la capacidad, la actuación.

Los músculos rojos (voluntarios): cuando surgen problemas significan que estamos viviendo una desvalorización relacionada con la impotencia respecto a mis competencias y habilidades  físicas: “No soy capaz de pelearme, de defenderme, de correr, etc.”

Para saber con exactitud el origen de la desvalorización hay que tener en cuenta qué músculo está implicado, dónde se encuentra y para qué se utiliza.

Pantorrilla: Parte posterior de la pierna formada por los músculos gemelos y el sóleo.

Los músculos de la pantorrilla cumplen la función de dar impulso en un salto o en el inicio de un movimiento o desplazamiento.

Conflicto de impulso. Impotencia por no poder ir más allá de lo que nos permitimos.

Imposibilidad de esfuerzo por dejar atrás nuestros límites marcados con anterioridad.

Rechazo cambiar de opinión o de dirección.

Me gustaría terminar cuanto antes.

Gemelos: es denominado de este modo por estar separado en dos mitades. Tiene como misión provocar la flexión plantar del pie y de la pierna. Su importancia radica en ser el motor principal en la propulsión al inicio de la marcha.

Cuando tenemos problemas nos expresan que estamos viviendo un conflicto de impotencia relacionado con la actuación de los colaterales (hermanos, pareja, primos, etc.).

En la mayoría de los casos, la impotencia de los conflictos asociados al gemelo guarda relación con dudas respecto a una decisión que hemos de tomar bajo presión, entre opciones diametralmente opuestas, en las que a menudo intervienen colaterales.

Asimismo, nos habla de un conflicto de impotencia relacionado con emprender nuevas misiones, nuevos retos, en el que necesitamos un impulso inicial.

También traduce nuestra impotencia en relación a una situación en la que debemos levantarnos sobre las puntas de los pies.

Isquiotibiales: Músculos de los muslos que se unen a la pelvis, la tibia, el  peroné y el fémur. Importantes para la flexión de la rodilla y la extensión de la cadera.

Son los músculos responsables del movimiento para subir escaleras, alzarnos, levantarnos, etc.

Cualquier problema en este músculo nos indica que estamos viviendo un conflicto de desvalorización por impotencia ante un reto deportivo.

“Me siento impotente para conseguir los objetivos que me he propuesto”

“No lograré superar esa situación”

“No conseguiré nunca esta marca”

También se pueden afectar cuando estamos inmerso en una competición que nos exige un gran estrés y, de pronto, perdemos la ventaja que teníamos.  

Como están relacionados con la pelvis y el fémur también puede significar: “Me enfrento o me opongo al padre de la mujer con quien tuve relaciones”.

Músculo esquelético: (Estriado)

Músculos voluntarios que proporcionan la movilidad al esqueleto y al cuerpo.

Situación de desvalorización por impotencia con respecto a un movimiento que debo realizar.

Por ejemplo, para evitar una lucha o una pelea: “¿Para qué hacer más músculo o conservarlo si estoy seguro de perder la pelea?”.

Si afecta a las piernas: nos indica que tenemos dificultades para poder escapar.

En los brazos: nos habla de que nos sentimos devaluados por no poder empujar, repeler o agarrar, abrazar algo.

Aductores: están relacionados con la capacidad para atraer o retener algo o alguien.  

Bíceps: tienen que ver con la capacidad para atraer o levantar algo.

Músculos abdominales: Músculos localizados en el abdomen.

Estoy viviendo una situación de impotencia respecto a proyectos que estoy creando o realizando, con respecto a mí mismo o a las personas más cercanas.

Abdominal recto: Estado de impotencia en relación con un padre dominante (real o simbólico), en términos de rectitud.

Quizás también puede reflejar un sentimiento de impotencia frente a un gesto sexual que me desvaloriza.

Abdominal transverso: Hace referencias a un entorno de desvalorización e impotencia por un tema de infidelidad o anormalidad sexual, en relación a la pareja y/o hijos. ¿Quién me impide ir más allá de…?

Miastenia: Se trata de una enfermedad neuromuscular autoinmune y crónica que presenta debilidad muscular en los músculos voluntarios.

La persona ha llegado al convencimiento de que la inmovilidad es más rentable que la movilidad. Nos transmite una gran impotencia frente a la acción, como una rendición ante la vida.

Distrofia muscular: Conjunto de enfermedades en las que los músculos del cuerpo se vuelven más y más débiles y, poco a poco, van dejando de funcionar.

El sentido varía dependiendo a que músculo o grupo de músculos afecta. En general hace referencia a que moverse es peor solución que quedarse quieto.

A veces ante un depredador es mejor hacerse el muerto. La parálisis se produce cuando el afectado no encuentra una solución mejor a su conflicto. Puede estar relacionada con un programa heredado de algún antepasado.

Puede afectar a personas que han padecido un gran estrés por su tendencia a ejercer el control sobre todo y todos, como consecuencia, han quedado cansadas, agotadas, derrotadas y, además, han perdido el control sobre sí mismo.

Se manifiesta normalmente, en individuos con ideas autodestructivas inconscientes y que se desvalorizan con facilidad.

“No me siento capaz de estar a la altura”

“No soy lo suficientemente bueno”

“Mi cuerpo está tan cansado que se autodestruye lentamente”

Suelen mantener un comportamiento poco amoroso hacia sí mismos y a menudo interpreta el papel de víctima, para captar la atención y el cuidado de los demás, lo que le conduce a ser  dependiente de los otros.

Acepto soltar y afrontar mis propios miedos. Cuando me enfrento a mis temores y los integro, ya no necesito controlar y dirigirlo todo.

Estoy dispuesto a avanzar. Me libero de la necesidad de que los otros me amen y aprendo a amarme a mí mismo.

Tumor: El tumor es la consecuencia de un profundo conflicto de desvalorización en relación a la falta de potencia.

“Hay que ser más fuerte”

¿Tenemos algún impedimento, externo o interno, que nos imposibilita actuar?

¿Queremos ir demasiado rápidos en un asunto o estamos haciendo demasiada fuerza?

¿En qué área de nuestra vida estamos sufriendo tensión o nos estamos forzando en exceso?

¿Avanzamos demasiado nerviosos e impacientes?

¿Tenemos miedo a llegar a la meta?

¿Quizás queremos arrancar muy rápidos sin una preparación previa?

Recomendaciones para recuperar la salud física, emocional y espiritual:

Si desea conocer más acerca del origen emocional de las enfermedades o saber acerca del propósito del alma puede adquirir mis libros haciendo clic sobre el enlace de Amazon:
 

Deja una respuesta