Qué emociones afectan a la CARA

 
La cara es la primera parte del Ser que uno presenta  al mundo y en función de ella la gente emitirá juicios y se formará impresiones sobre qué clase de persona somos e, incluso, si resultamos agradables o no.
A través de la cara  no solo mostramos nuestro aspecto exterior, sino también expresamos multitud de sentimientos. 
Con la mirada, los gestos, la palabra y el aliento manifestamos nuestro carácter cerrado o abierto, si estamos felices o tristes, etc.
Todo lo que recibimos, lo que expresamos y la imagen que dejamos ver, todo ello aparece en el rostro.
Las expresiones populares nos muestran diversos aspectos de la cara como lugar de identidad o de expresión.
“Perder la cara”, significa perder prestigio, es decir, indica una pérdida de orgullo o de amor propio.
“Plantar cara”, “dar la cara”, “hacer frente”, etc. Nos habla sobre nuestra valentía y fuerza interior
“Tener  buena cara”, (buen semblante); “mostrar buena cara”, (ser amable); etc.

Los problemas en la cara nos hablan de las dificultades o incertidumbres que tiene una persona respecto de su identidad, una dificultad en aceptar la imagen que vemos o que creemos tener.

Las alteraciones del rostro manifiestan el sentimiento de haber sido herido en la propia imagen.
Como cuando alguien queda en entredicho o cuando ve que su imagen es puesta en tela de juicio y recibe una “bofetada en plena cara”.
Los accidentes con lesiones en la cara manifiestan un profundo cuestionamiento de nuestra imagen personal.
La frente, refleja simbólicamente nuestra manera de “afrontar”, “de hacer frente”, de “vernos confrontado”, ante una situación o ante alguien.
También representa nuestra imagen intelectual.
Asimismo, la nariz está relacionada simbólicante con nuestro padre y con la sexualidad. 
La boca y barbilla, está relacionada con la acción y los impulsos biológicos. Resistencia a mostrar los sentimientos, a expresarlos.
Parálisis facial: Ocurre como consecuencia de haber puesto la cara en un conflicto y haber quedado mal. O por golpes recibidos en el rostro.
Del mismo modo, puede indicar una perdida de dignidad, haber sido  objeto de burla o haber sido ridiculizado.
Conflicto de ser un caradura o tener demasiada cara.
Recomendaciones para recuperar la salud física, emocional y espiritual:  
 
 
 
 

Deja una respuesta