CONOCERNOS ¿qué nos quiere decir el cuerpo con la enfermedad?

CONOCERNOS ¿qué nos quiere decir el cuerpo con la enfermedad?
CONOCERNOS, es un libro de consulta, para que quien sufra de una enfermedad pueda averiguar de una manera sencilla y rápida la verdadera causa emocional de su problema.Pueden adquirirlo en papel y también en versión digital (Kindle) a la derecha.

16 diciembre 2018

NARIZ, problemas de olfato, sangrado, pólipos, tabique nasal, sentido emocional y metafísico


La nariz es el órgano por el que penetra el aire, el que nos permite respirar y por el que percibimos los olores.
La nariz analiza el aire que inspira y nos informa sobre el carácter grato  u hostil del ambiente. Por medio del olfato podemos sentir y percibir a los seres y las situaciones.
La nariz representa simbólicamente el poder (la capacidad o incapacidad para ponerse al frente en la vida personal o social)  la  intuición (tener olfato para los negocios, oler de lejos un problema, darnos cuenta de que un asunto huele mal)  la personalidad (la imagen que uno muestra de sí mismo) el orgullo, la sexualidad, la curiosidad, la inspiración y la espiritualidad.
Nariz: olfato. Al igual que ocurre con los oídos, la nariz tampoco se puede cerrar.  En el mundo animal, el olfato es un sentido crucial. Los olores advierten de la presencia de peligros (depredadores, sustancias tóxicas, etc.). Por el olor se  exponen a ser reconocidos, descubren la identidad, la pertenencia al otro (olor corporal, el aroma, etc.), detectan la situación de la presa, reconocen los buenos y los malos alimentos y reciben los mensajes sexuales (las feromonas).
Conflicto olfativo:
--de no querer oler. ¡Qué mal huele eso!
--de pestilencia: (estar trabajando en un lugar o junto a una persona cuyo olor no soportamos). ¡Qué peste!
Nariz: mucosa. “Quiero deshacerme del olor. ¡Ya no soporto más su olor ni su presencia!
Conflicto de angustia: Se trata de un conflicto de miedo/aprensión. “Huele mal por mi culpa.”
Conflicto de territorio: “Huelo el peligro, al depredador.” “Presiento la presa, la caza, el buen golpe.” “Me huelo que…husmeo que…” ¿Qué están tramando? ¿Están hablando de mí?
Paranoia olfativa: Me esconden algo, andan con tapujos.
Conflicto de miedo/desconfianza: El peligro está delante o alrededor.
“Quiero separarme del mal olor, que no me afecte.”
“Quiero alejar el mundo que me rodea, disminuyo el olfato”.
Fosa nasal derecha (izquierda para los zurdos): Afectividad. Separación de lo afectivo.
Fosa nasal izquierda (derecha para los zurdos): Conflicto de algo sucio que nos despierta ira. Noción de peligro.
Huesos de la nariz: Conflicto de desvalorización respecto al marcaje de mi territorio. “No he podido, o no he sabido oler cómo la agresión llega a mi territorio.”
Fractura del hueso de la nariz: Conflicto de gran desvalorización existencial a nivel olfativo (mi propio ser y mi territorio). Conflicto de gran separación a nivel del clan.
Desviación del tabique nasal: Mi vida está mal tabicada. Deseo de unir la vida laboral con la afectiva, ejemplo: “deseo que todos me quieran en mi trabajo”.
Pólipos nasales: El pólipo es un tumor benigno que se desarrolla en un seno o en la fosa nasal correspondiente y que tiene por efecto el obstruir más o menos totalmente el lado afectado. La presencia del pólipo disminuye el olfato.
Conflicto de pedazo olfativo sucio “oler algo sucio”. A un nivel más fuerte es “miedo por lo que huelo”, “quiero alejarme del mundo de mi alrededor.
Conflicto de hediondez: “No es posible que huela tan mal.”
Algo sucio. Perfume que no me gusta nada.
En la mucosa: "No soporto más su olor, su presencia".
Conflicto de peligro en el territorio. "¿Que traman?"Me esconden algo, andan con tapujos".
Angustia: "Huele mal para mí".
Fosa nasal derecha (izquierda para los zurdos): Conflicto de carácter afectivo. Separación de lo afectivo.
Fosa nasal izquierda (derecha para los zurdos): Conflicto de algo sucio que nos despierta ira. Noción de peligro.
Sangrado de la nariz, epistaxis: Se entiende por epistaxis a toda hemorragia con origen en las fosas nasales.
La sangre tiene que ver con la familia y la nariz con la sexualidad. En la adolescencia es un sistema regulador de la presión tanto sanguínea como sexual.
Relacionado con las cosas ocultas: “Tengo la sensación de que algo pasará.”
Conflicto relacionado con miedo a la muerte (haber presenciado degollar a un animal). Ver fluir la propia sangre, tranquiliza.
Conflicto de tener que dejar la casa contra nuestra voluntad. Sentimiento de culpabilidad por algún conflicto relacionado con la familia. “Quiero irme de ésta familia.” “Quiero que alguien de la familia se vaya.”
Orificio derecho: Emoción.
Orificio izquierdo: Comprensión, análisis.
Edemas y costras nasales: “Quiero separarme del exterior para sentirme en paz”
Rinitis: Separación de un gran peligro.
Puede tratarse de algún conflicto con tema sexual vivido al aire libre. En ese momento ocurrió un incidente difícil que nosotros no quisimos asumir.
Pudo ser cuando nuestra pareja nos informó que nos había engañado, cuando nuestra novia nos comunicó que nuestra relación había terminado, cuando nuestra pareja,  de alguna forma, nos obligó a mantener relaciones sexuales en un lugar que corríamos el peligro de ser vistos, cuando nuestra madre nos comunicó que se divorciaba de nuestro padre, etc.
Pero aunque lo hayamos reprimido dentro de nosotros, cada año, cuando las plantas sueltan su polen, se vuelve a reavivar nuestra vieja herida.
Senos paranasales, Sinusitis: Inflamación de las mucosas de los senos paranasales de la nariz.
Esta inflamación de los senos está vinculada a la impotencia que sentimos frente a una persona o una situación: “No puedo olerla”.
Estamos enfadados con alguien muy íntimo, alguien que está a nuestro lado, que no soportamos, que nos contraría y al que no queremos ni oler. Esta cólera puede estar relacionada con la dificultad y, al mismo tiempo, la necesidad, de defender nuestra  posición o nuestras  ideas, es decir, con el hecho de tener que “hacer frente” a algo en una situación concreta. Expresa las dificultades que tenemos para imponer nuestra autoridad o para “hacer frente” a la autoridad de otro.
Sensación de peligro. Puede que olfatee anticipadamente un peligro o una amenaza. El peligro puede ser real o imaginario.
Conflicto de hediondez: Puedo tener la sensación que “algo no huele bien”, que hay algo dudoso”. “Este asunto huele mal.”
Conflicto de miedo frontal y olfativo. Miedo a una amenaza vaga, disimulada, latente: “Algo me huele mal, sin poder comprender ni preverlo.”
Senos maxilares: Angustia por perder el tiempo y peligro.
Senos frontales: Conflicto con nuestros pensamientos y con el futuro. Conflicto de oler un peligro que se relaciona con la vista.
Senos etmoides: Algo huele mal, junto a un conflicto de desvalorización por una injusticia o por no sentirse a la altura. Conflicto de miedo que presiento por algo muy íntimo y personal.
Senos esfenoidales: Similar al etmoides con una tonalidad de “haber fallado en algo”.
Para las personas diestras (los zurdos al revés):
Senos derecha: Para obtener algo (entrada).
Senos izquierda: Para deshacernos de algo (salida).
Goteo de la nariz, mucosidades (senos): Se trata de un llanto interno porque no nos valoramos y desearíamos que alguien nos protegiera y nos ayudara.
Conflictos de miedo.
“Algo me huele mal, esto me huele a chamusquina.”
Nariz seca: Conflicto de no poder decir “te quiero”. No poder expresar el amor.
Nervio olfativo: Conflicto de no poder soportar algo o alguien porque apesta. Se corta toda información.
Moqueo hacia adentro: Llanto interno, por un sentimiento de víctima.
Nariz taponada y cargada: No nos valoramos, ni nos aceptamos como somos.
A través de los distintos tamaños y variaciones de la nariz podemos conocer muchos aspectos del ser humano.
 “Llevar alta la nariz” es símbolo de orgullo. Una persona con la nariz “aguileña” suele tener un carácter muy riguroso y cierta hipocresía.
Una nariz “respingona” suele decirse que va siempre a su aire.
La nariz larga y afilada tiene la tendencia a meter las narices en todas partes.
Una nariz cubierta de “verrugas” nos recuerda la imagen de la bruja, un ser maligno y lleno de peligro. Una persona alcohólica tendrá la nariz de color rojizo; mientras que una nariz ligeramente curvada denota elegancia y una nariz “basta” es sinónimo de terquedad, etc.